LA GUERRA ESPIRITUAL #4

“Jehová es varón de guerra; Jehová es su nombre” Éxodo 15:3

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devora”

1 Pedro 5:8

En esta sección continuaremos explicando el resto de la armadura que Dios ha proveído al creyente. Es importante recalcar, que una de las estrategias de ataque de satanás y sus demonios, es el provocar el desánimo espiritual, ya que ellos conocen el riesgo que conlleva un creyente conectado a la palabra de Dios, y al poder del Espíritu Santo. Puedes tener por seguro que cuando tú estás dispuesto a estudiar las escrituras, ellos provocarán situaciones que te hagan desistir de ese meta. Observa lo que Jesús mismo dijo acerca de esto:

“Y estos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones

Marcos 4:15

Los poderes satánicos saben perfectamente el peligro que representa una persona que crezca de acuerdo a la palabra de Dios. Ellos no esperan, sino que “en seguida” salen a provocar circunstancias que ahoguen esa semilla, que es la palabra de Dios. A través de los años, estas fuerzas de las tinieblas, diseñaron un plan para que en las congregaciones no se enseñe la palabra como está escrita; e introdujeron muchos patrones paganos, y de hombres, los cuales hacen inefectivo al creyente en contra de las fuerzas diabólicas. Dios cambiará eso muy pronto, ya que en la condición en la que la iglesia está, no podremos alcanzar las metas que Dios ha diseñado para nosotros. Así que te animo a que sea “consistente en estudiar la palabra de Dios”, estoy seguro que tu vida cambiará de forma radical.

Una punto muy importante que hay que resaltar, y es que en el libro de Isaías se hace una referencia al Mesías usando el mismo tipo de armadura descrita en Efesios 6:13-17.

“Y vio que no había hombre, y se maravilló que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvó su brazo, y le afirmó su misma justicia”

Isaías 59:16

El pasaje es relacionado con “la restauración de Israel por el Mesías”; y en el mismo “Dios vió que no había hombre que pudiera restaurar a Israel”.

“Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto”

Isaías 59:17

Debe de recordar que las parte de la armadura son usadas en forma metafórica para representar las acciones que debemos de tomar.

Rev. Jay Werman


“yelmo de protección”

“Y tomad el yelmo de la salvación”. Vamos a definir la palabra original usada para “yelmo”, la cual es “perikephalaia”, la cual obviamente describe la parte protectora en la cabeza. Ahora bien, metafóricamente que significa “la protección del alma que consiste en (la esperanza de) la salvación”. Recuerde que Dios creó al hombre en 3 partes:

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”

1 Tesalonicenses 5:23

Permítame explicarle ese pasaje; Nosotros somos espíritu, tenemos un alma, y vivimos en un cuerpo. El espíritu del hombre es la parte que conoce y se comunica con Dios. Si una persona no ha nacido de nuevo, esa persona posee “muerte espiritual”, lo cual “separación de Dios”. Esa muerte espiritual es erradicada del hombre cuando esa persona recibe a Jesús como Señor, y Salvador. No quisiera desviarme del tema acerca de la guerra espiritual, pero creo que es necesario explicar este punto. Observe la base bíblica acerca de los puntos expresados:

“Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”

Romanos 10:9-10

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)

Efesios 2:1-5

Estos versos corroboran el hecho de que toda persona que no haya confesado a Jesús como Señor, ese esta en “muerte espiritual”.

  1. “Y él (Jesus) os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados“. Esa es la condición espiritual de todos aquellos que no han nacido de nuevo. Lo único que imparte esa vida espiritual es el nuevo nacimiento, y no la religión.
  2. en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundoconforme al príncipe de la potestad del aire“. En esos caminos anduvimos en el tiempo pasado, pero al recibir a Jesús como Señor, nuestras vidas cambiaron. Ya no andamos guiados por “la corriente del mundo”, sino por el Espíritu Santo. El príncipe de la potestad del aire es satanás, y todos aquellos que están bajo esa muerte espiritual son llevados por esa corriente del mundo, y conforme a satanás. Por esa razón es importante nacer de nuevo, el cual es una nueva naturaleza.
  3. “el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia”. Todos aquellos que andan bajo el control de ese espíritu satánico andan bajo esa misma desobediencia que satanás. Pero los hombres tienen la oportunidad de cambiar su presente estado, mientras que satanás, y sus huestes ya están condenados. Como dicen en Juan 16:11 “y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado”.
  4. entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás“. Todos los que hemos nacido de nuevo estuvimos en esa condición pecaminosa, existiamos solamente para satisfacer los deseos pecaminosos de la carne. Éramos por causa de esa condición “hijos de ira”, ya que la ira de Dios vendrá sobre todos aquellos que rechazan su plan de salvación. Si observa bien, aquí existen dos tipos de personas; “aquellos que viven satisfaciendo los deseos de la carne”, y “aquellos que vivimos en otro tiempo”.
  5. “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo”. Dios envió a su hijo a morir por nosotros que estábamos en otro tiempo “muertos espiritualmente en pecado”. El amor de Dios es que no frontera, ni limites!!

También acerca del nuevo nacimiento espiritual, Jesús dijo:

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es

Juan 3:3-6

Si desea conocer más acerca del nuevo nacimiento, le sugiero estudiar el siguiente tema: “Explicación bíblica acerca del nuevo nacimiento”

En el siguiente pasaje Jesús hace referencia a la naturaleza satánica que poseen aquellos que están bajo el control del mismo.

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”

Juan 8:44

Desearía seguir explicando la muerte espiritual pero creo que es suficiente por ahora, explicamos más acerca de este tema en otra enseñanza.

Aparte de ser seres espirituales, también tenemos un “alma”. ¿Qué es el alma? El alma es donde nosotros tenemos nuestra “Mente, voluntad, intelecto, emociones, y la razón”. Después de haber nacido de nuevo, debemos de crecer espiritualmente, y renovar nuestra alma. Por ejemplo, nuestra voluntad necesita ser “quebrantada” por Dios, ya que estábamos acostumbrados a hacer lo que nos placiera. Pero ahora en Cristo debemos de hacer la voluntad de Dios para nuestra vida. Si desea aprender más acerca del quebrantamiento, puede buscarlo aquí en nuestro website.

Observe lo que dicen las escrituras acerca del alma, después que hemos sido nacido de nuevo:

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”

Romanos 12:2

El entendimiento es parte de nuestra “mente”, la cual debe de ser “renovada”, y esta acción producirá una “transformación” en nuestro interior. La palabra griega usada para “entendimiento” por Pablo en este pasaje es “nous”, la cual significa; “la mente, que comprende tanto las facultades de percibir y comprender cómo juzgar, determinar, examinar; también cubre las facultades intelectuales”. El alma no puede comprender las cosas espirituales, ya que estas han de discernirse espiritualmente. El alma debe de ser renovada por la palabra de Dios. Observe lo que dicen las escrituras:

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente

1 Corintios 2:14

Toda persona que no ha conocido a Jesús como Señor, y ha nacido de nuevo, esa persona está gobernada por su alma; mente, razón, voluntad propia, intelecto, y emociones. Al nacer de nuevo, esas áreas todavía tienen dominio de esa persona, y por eso debemos de crecer espiritualmente para que nuestro espíritu nuevo pueda tomar control de nuestras vidas. Es fácil para satanás controlar a toda persona que tenga la naturaleza de muerte, no así con aquellos que han nacido de nuevo. El problema es que muchos están estancados espiritualmente, y están caminando como cualquier persona que no ha nacido de nuevo. Ya que ellos están siendo controlados por su mente, razón, intelecto, voluntad propia, y emociones, lo mismo que los que no han nacido de nuevo. El mundo controlado por esa naturaleza satánica, cuestionan todo lo relacionado con Dios, y su palabra.

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”

Efesios 4:22-24

“El viejo hombre” es una referencia a la vieja naturaleza espiritual que poseíamos antes de nacer de nuevo, de la cual debemos “despojarnos” completamente. ¿Cómo logramos eso? Al vestirse del nuevo, lo cual implica “crecimiento espiritual”. ¿Qué significa “renovaos en el espíritu de vuestra mente? ¿Tiene la mente un espíritu? No, la mente no tiene un espíritu; lo que el verso 23 implica es “que tengamos una actitud espiritual en nuestras mentes. ¿Cómo se logra ese cambio? Romanos 12:2 lo explica.

Entonces, somos espíritu, tenemos un alma, y vivimos en un cuerpo. 1 Tesalonicenses 5:23. Ese cuerpo presente volverá al polvo después de morir; lo cual es la separación del espíritu y alma del cuerpo físico.

“Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás

Génesis 3:19

¿Por qué hemos explicado todo estos detalles? Porque la definición del texto griego acerca del “yelmo” está relacionada con el alma del hombre. Es lamentable que muchos siguen aún ignorantes acerca de este tema, pero recuerda que la ignorancia no te exime de la culpa. Dios te ha proveído con su Espíritu y su palabra para que no sigas en ignorancia; y satanás no tome ventaja sobre tu vida.

El yelmo de la salvación es un lenguaje metafórico usado por Pablo para describir la forma en que debemos de proteger nuestra alma, la cual necesita ser renovada. La palabra “salvación” usada en conexión con el yelmo en Efesios 6:17, es extraída de la palabra griega “sōtēria”. El adjetivo usado en Efesios 6:17 es “sōtērion”, el cual significa “salvar, o traer salvación”. El sustantivo del griego es “sōtēria”, la cual significa lo siguiente:

  1. Salvación, liberación de“. En hebreos 11:7 esa palabra implica preservación de la destrucción y del juicio en el caso de Noé.
  2. Salvación de los enemigos“. ‘Salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron’. Lucas 1:71
  3. Salvos del pecado“. ‘Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación‘. Romanos 10:1; ‘Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos‘. Hechos 4:12
  4. Liberación de la esclavitud“. ‘Pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así’. Hechos 7:25
  5. Salud; preservación de la vida, y salud física“. ‘Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros perecerá‘. Hechos 27:34
  6. Sanidad física“. ‘sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano‘. Hechos 4:10; También Hechos 3:1-16
  7. Salvación en términos generales“. ‘Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos’. Juan 4:22. También Romanos 1:16; 11:11; 2 Corintios 1:6; 6:2; 7:10; Efesios 1:13

Cuando una persona recibe a Cristo, y nace de nuevo, esa persona recibe la salvación; Si esa persona muere en ese momento esa persona es llevada al paraíso en el tercer cielo. Aunque esa persona ya es salva, esa persona no pudo acumular ningún tipo de obra por la cual fuese galardonada en el tribunal de Cristo. Toda persona que ha nacido de nuevo ha recibido de Dios un llamado específico para después recibir recompensas si esa persona hizo de acuerdo al llamado divino. La salvación es un regalo de Dios por medio de la fe en Jesús:

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”

Efesios 2:8-9

Las obras que hagamos después de haber recibido la salvación serán evaluadas por el Señor en aquel día:

“Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego

1 Corintios 3:10-15

Si la obra que hiciste después de ser salvo permanece después que el fuego la pruebe; recibirás recompensas, las cuales son eternas. Pero si tus obras se queman, tú sufrirás pérdidas de recompensas. La expresión “aunque así como por fuego” implica que la salvación en ese juicio para creyentes no será juzgada. Ya que si estas presente en el tribunal de Cristo es por que fuiste glorificado por la gracia de Dios, y no por tus obras.

Analicemos un pasaje que expone el trabajo que debemos de hacer después de haber nacido de nuevo.

“Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas

Santiago 1:21

Este verso está lleno de tanta sabiduría que pasariamos un buen tiempo explicándolo pero nos limitaremos al tema en cuestión. Si lees el verso 19 notarás que Pablo le está hablando a creyentes, y él les está diciendo que “ellos tienen que desechar todo inmundicia, y abundancia de malicia, y también deben de recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede ‘SALVAR SUS ALMA’”. ¿Sí los hermanos ya han sido salvos, cómo es que Pablo está diciendo que la palabra implantada puede salvar sus alma? La palabra griega usada por Pablo para “salvar” es “sōzō”, este verbo es usado en las siguientes formas: “salvar, es decir,liberar, o proteger (literal o figuradamente): – sanar, preservar, salvar (a sí mismo), hacer bien, ser (hacer) completo”. En Santiago 1:21 es usada en el sentido de hacer el alma completa. Recuerde que en el alma nosotros tenemos nuestra mente, voluntad, intelecto, razón, y emociones, y todas estas áreas necesitan ser limpiadas, procesadas, y rendidas al Señor. Eso envuelve un proceso progresivo donde nuestro nuevo hombre crece y todas las demás cosas las vamos sometiendo al Señor. Por esa razón debemos de desechar “toda inmundicia y abundancia de malicia”. ¿Qué significa la palabra “inmundicia”? La palabra griega usada es “rhyparia”, la cual significa; “Hacer inmundo, profanar, deshonrar, ensuciar (moralmente). Específicamente aquí en Santiago 1:21 significa “inmundicia moral, o contaminación de la carne”. ¿Y la palabra “malicia”? La palabra usada es “kakia”, la cual significa “Maldad que procede de la depravación”. En otras palabras Pablo está diciendo que como creyentes debemos de rechazar toda “abundancia de maldad depravada”.

Ahora bien, la palabra clave en Santiago 1:21 es “implantada”, la cual procede de la palabra griega “emphutos”, que significa “Nacido, implantado por naturaleza, implantado por instrucciones de otros”. Esta expresión implica que “la palabra de Dios, la cual es sembrada en nuestro espíritu renacido, tiene el poder suficiente en sí mismo para transformar nuestras almas”. Pero esa palabra debe ser recibida con “mansedumbre”, lo cual es “apacibilidad de carácter, mansedumbre de espíritu”. Debemos de recibir la palabra de Dios sin ningún tipo de resistencia; ya que el alma siempre va a tratar de dominar, ya que siempre lo había hecho antes de nosotros haber experimentado el nuevo nacimiento. Observe lo que Jesús dijo acerca de recibir la palabra de Dios:

“El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios”

Juan 8:47

También dice que si rechazamos el conocimiento de Dios, nosotros seremos rechazados:

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos

Oseas 4:6

Sí realmente queremos ser guerreros espirituales efectivos en la guerra debemos de proteger nuestra alma. Satanás y sus demonios siempre van a traer dudas, razonamientos, debates, y cualquier otra cosa que impida que la palabra de Dios sea “implantada en nuestras almas”, pero depende de nosotros el colocarnos el yelmo de salvación.

“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”

Santiago 4:7-8

La palabra “resistir” usada en Santiago 4:7 no significa “que toleres al diablo”, de hecho la palabra griega es “anthistēmi”, la cual significa “ponerse en contra, resistir, oponerse”. No tienes porqué tolerar los ataques del diablo, ya que Cristo nos dio autoridad sobre él y sus fuerzas de tinieblas. Lucas 10:18-19. Las personas de “doble ánimo” son aquellas que son “fluctuantes de mente”. ¿Cuál es la razón? Todavía no le han rendido sus almas al Señor, y la palabra todavía no ha sido implantada en sus almas. Tenemos que someternos a Dios si queremos ser usados como él quiere.

“ni deis lugar al diablo”

Efesios 4:27

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo”

1 Pedro 5:8-9

Al diablo le hacemos resistencia permaneciendo “firmes en la fe”; sin descuidarnos sino estando siempre alerta.

“Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia”

Romanos 6:17-18

Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”

Juan 6:66-69

la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios“. Esta parte de la armadura puede ser usada para atacar, y defenderse, pero que en la naturaleza de esta arma es primordialmente ofensiva. Existen 2 términos usados para expresar la palabra de Dios. Una es Logos, y la otra es rhema; ambas significan palabra, la diferencia está en el uso de su contexto.

En los últimos 20 años se ha creado una exageración de personas que han escrito libros describiendo las palabras “logos y rhema”. Desafortunadamente muchos han comercializado estos conceptos bíblicos para enriquecerse, y han creado confusión, y división entre los creyentes. Yo creo firmemente en el poder que tiene la palabra de Dios, pero no soy participante de aquellos que mezclan el poder positivo de la mente, con el poder Dios. Tampoco lo soy con aquellos que usan ciertas “palabras mágicas”, extraídas fuera del contexto bíblico. ¿Cómo podemos diferenciar entre aquello que es de Dios, y aquello que procede de los hombres, o demonios? Primero, aprende a escuchar la voz del Espíritu de Dios; al crecer espiritualmente. Segundo, Aprende la palabra de Dios, y asi sabras como discernir entre la verdad y el error. Es triste ver creyentes que son movidos por las corrientes doctrinales de hoy en día; y eso irá incrementando cada día mas. Asi que, te animo a que tomes las cosas enserio, y pases más tiempo escudriñando las escrituras. “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” Juan 5:39

Ya que las palabras “logos y rhema” están asociadas con la palabra de Dios; hagamos la definición de cada una de ellas, y la aplicación bíblica de las mismas.

Explicación del uso la palabra griega “Logos”, y su aplicación: En el lenguaje griego “logos”, significa:

  1. “Una palabra, pronunciada por una voz viva, encarna un concepto, o idea; lo que se declara, un pensamiento, una declaración, un proverbio, un dicho de peso, una proclamación”
  2. “Declaraciones divinas, como la palabra escrita”
  3. “Profecías expresadas por los profetas en el A.T.”
  4. “la facultad del habla, la habilidad y la práctica del habla”
  5. “Un asunto en discusión, cosa de la que se habla, asunto, asunto en disputa, caso, demanda judicial”

Como podrás observar la definición de la palabra “logos” es bastante extensa; pero en esta sección solo nos concentraremos en el uso relacionado con el tema. Dentro del contexto biblico, Logos es el pensamiento de Dios expresado en un lenguaje en que los hombres puedan entenderlo. Es importante recalcar que el A.T. fue mayormente escritas originalmente en Hebreo, y otras partes en arameo. Mientras que el N.T. fue escrito en griego. Jesús NO HABLÓ GRIEGO, sino en hebreo; los escritores de los evangelios fueron los que usaron el griego para comunicar a otros lo que Jesús hizo y dijo. Muchos cometen el error de aferrarse a la traducción de la biblia en el idioma de ellos, ignorando que esa traducción es una copia traducida, de otra traducción. En los años que llevo enseñando las escrituras me he encontrado con creyentes que solo se aferran a la traducción que ellos poseen en su idioma, y muchas veces se molestan por que les motivo a buscar el significado de ciertas palabras en el idioma original de la escrituras. Las escrituras no pueden ser manifiestas a personas que tienen ideas preconcebidas como el centro de su conocimiento, sino que hay tener un espíritu de mansedumbre. Una cosa es segura, y es que tu no puedes argüir con aquellos que tienen esas ideas arraigadas en sus huesos.

La palabra “logos” es usada con referencia a Jesús; ya que él es “la expresión de Dios manifestada en carne”. Observe lo siguiente:

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”

Juan 1:1

La palabra traducida “verbo” es la palabra “logos”, en el texto expresa “la divinidad y eternidad” de Jesús. Antes de nacer en este mundo de una virgen.

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”

Isaías 9:6

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel”

Isaías 7:14

Muchos no han comprendido el significado de la expresión “la virgen concebirá”, la cual indica que “esa virgen iba a quedar en estado siendo virgen, y permanecería en ese estado hasta dar a luz”. Dios lo hizo de esa manera para que nadie pusiese en duda la divinidad del ser que nacería. Cuando Jesús nació, ese sello se rompió al María dar a luz, y Jesús nació como el primogénito de Dios, y el primogénito de María. Jesús fue el unigénito hijo de Dios, luego Maria tuvo mas hijos con su marido, José. Lucas 8:19-21. Maria no dio a luz a Dios, sino que ella dio a luz a un hombre, quien era a la misma vez Dios. Muchos le atribuyen el título de “madre de Dios” a Maria, pero la realidad es que ella dio a luz “un hijo varón”. En Juan 1:1 expresa la eternidad y divinidad de ese ser que María dio a luz. Muchos también ignoran que antes de nacer, ese ser que Maria iba a dar a luz “se despojó a sí mismo” de sus poderes como Dios. Observe lo que dijo Pablo acerca del tema:

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”

Filipenses 2:5-8

Las palabras claves; “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse”; y también “sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Cuando Jesús nació ya “él había renunciado a usar sus poderes divinos”, y quien nació fue un hombre santo llamado Jesús, quien era el unigénito hijo de Dios.

Jesús nació siendo el pensamiento de Dios expresado en forma humana; por esa razón Juan usa la palabra “logos” conectada a Jesús en Juan 1:1. Este es uno de mis temas de estudio favoritos de las escrituras. Es necesario conocer todos estos detalles para poder tener una idea sólida del uso de la palabra logos en las escrituras.

Continuaremos…!

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: