Ama al mundo

Alejandro Manzoni en su obra literaria, Los Novios, describe gráficamente como conseguir el bienestar: “El hombre, mientras permanece en el mundo es un enfermo que, metido en la cama con más o menos incomodidad, ve alrededor de sí otras camas, muy aseadas por fuera, muy lisas, y al parecer muy bien mullidas, y se figura que ha de ser muy feliz quien las ocupe. Pero si llega a cambiar, apenas echado en cualquiera de ellas, empieza a sentir de un lado una paja que le punza, en otro una dureza que le mortifica, y pronto se halla, poco más o menos, como en la cama primera. Y esta es la razón de por qué debemos antes pensar en hacer bien, que en estar bien, que es el modo de llegar a estar mejor” (cap. XXXVIII).

Una señora muy pobre de Hermosillo (Sonora) telefoneó a un programa cristiano de radio pidiendo ayuda. Un brujo que oía el programa consiguió su dirección, llamó a sus secretarios y ordenó que compraran alimentos y los llevaran a la mujer, con la siguiente instrucción: “Cuando ella pregunte quién mandó estos alimentos, respondan que fue el diablo”. Cuando los secretarios llegaron a la casa, la señora los recibió con alegría y fue inmediatamente guardando los alimentos que le llevaron. Al ver que no preguntaba nada ellos le dijeron: “Señora, ¿no quiere saber quién le envió estas cosas?”. La mujer en su simplicidad respondió: “No, hijo mío, no es preciso. Cuando Dios manda ¡hasta el diablo obedece! Además, el donador ha de querer que su mano izquierda no sepa lo que hace la derecha”.

La “mentalidad laical” es esencial a la santificación del laico en medio del mundo y, en particular, a la santificación del trabajo ordinario. Hemos de ir por todos los caminos de la tierra para convertirlos en caminos del Señor. La mentalidad laical consiste en saber estar en el mundo sin ser mundanos, es saber disfrutar de las cosas buenas y nobles que da el mundo. Es comprometerse con lo que se comprometen las personas valiosas. Es pasar oculto y ver esto como muestra de predilección. No significa ver mucha TV o comprar muchas cosas.

Escribe Peñalosa: “En la negrura del mundo hay millones de almas creciendo en la noche, silenciosas y humildes, constructoras y ardientes. No salen en los periódicos, pero ellas sostienen al mundo.” En efecto, los contemplativos sostienen al mundo.

Ernst Burkhart y Javier López, dicen en su libro que, al ser adoptado como hijo de Dios en el Bautismo, el cristiano recibe una participación en el sacerdocio de Jesucristo, y por eso tiene “alma sacerdotal”. Además, el hombre es hecho por Dios heredero de la gloria, herencia que incluye las realidades creadas.

Alma sacerdotal es vivir según el espíritu, no según la carne; los que viven según el espíritu son los que tienen alma sacerdotal. La Santa Misa “alimenta” las buenas obras que se hacen en el mundo. Es tan grande la Misa que podemos encomendar en ella a todo el pueblo chino y les llega. Podemos encomendar que haya más judíos mesiánicos en Israel, actualmente hay 35 mil. Están haciendo mucho bien.

El Papa Benedicto XVI les dijo a los sacerdotes (L’Osservatore Romano, 27 feb-5 marzo, 2010): Jesús es hombre de Dios pero también “hombre en todos los sentidos”, llamado a cultivar su inteligencia, sus sentimientos y sus afectos según la voluntad del Creador… Un elementos esencial en la vocación del sacerdote es la compasión, el sufrir con los demás. No puede vivir sólo para sí. Debe tomar sobre sí mismo la “pasión” de su tiempo, de las personas que le han sido encomendadas. Luego, en otro momento, citó al final a México: Quiero terminar extractando algunos preciosos versos de una canción que entonaban los cristeros mexicanos y que revelan el valor y el anhelo de eternidad que debemos tener. Dicen así: “El martes me fusilan / a las seis de la mañana / por creer en Dios eterno / y en la Gran Guadalupana. […] Matarán mi cuerpo, pero nunca mi alma. / Yo les digo a mis verdugos / que quiero me crucifiquen, / y una vez crucificado / entonces usen sus rifles. […] No tengo más Dios que Cristo, / porque me dio la existencia. / Con matarme no se acaba / la creencia en Dios eterno: / muchos quedan en la lucha / y otros que vienen naciendo. […] ¡Viva Cristo Rey!” (noviembre del 2010).

La vida cristiana consiste en hacer todo con Jesús; rezar, discurrir, amar, trabajar, caminar, descansar, divertirse… Los disgustos, enfermedades, contradicciones, dolores… sin incorporarlos a Cristo, carecen de valor. Si estoy en gracia, todo lo que ocurre en mi vida es voluntad divina. Dios se gloría en sus hijos si le obedecen.

Dios ha amado al mundo. Y tanto ha amado el Padre al mundo que le ha dado a su Hijo Unigénito, por ello debemos de hablar y anunciar al Señor Jesús. Dios no es un tirano exigente, es el Cordero que se ha inmolado.

Alma sacerdotal y mentalidad laical significa hacer de nuestra existencia un altar, un holocausto, una ofrenda total. Parece que fue el espíritu que vivió la Virgen.

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: