Rezar por el no nacido y por su madre

La oración que Dios ama por encima de todas es la Santa Misa, y en segundo lugar, el Santo Rosario. Una sola Avemaría rezada de corazón tiene el poder de parar una guerra, traer a la naturaleza a la armonía con Dios, convertir a un no creyente, salvar una vocación, liberar a un alma del purgatorio y cambiar el futuro de modo definitivo. Satanás sabe que el Rosario es el arma que traerá su derrota, por eso trata de distraernos para que no lo recemos. Cada vez que recitas una Avemaría con devoción y atentamente, el poder del demonio es debilitado en alguna zona, en algún alma.

¿Seremos una generación pervertida? Pasaremos a la historia como una generación especial en que los papás son capaces de matar a sus hijos (aborto), y daremos paso a una generación en la que los hijos serán capaces de matar a sus papás (eutanasia). ¿Quién lo sabe?

La historia y el futuro de todas las naciones ha cambiado por la atrocidad del aborto. El aborto supone el rechazo de un don de Dios. Si rezamos el Rosario para que el aborto se detenga en el mundo, se mitiga el castigo que vendrá por estos crímenes y, además, da alivio al Corazón de Jesús.

Con su divina providencia Dios nos protege como con una gran sombrilla, sin embargo, Dios no interviene en la libre decisión de los hombres. Ahora muchos eligen oponerse a la voluntad de Dios y pecan, y es como si hicieran un hoyo en la sombrilla, entonces esa protección no es completa como Él lo tenía planeado. Ello permite a satanás entrar y ejecutara sus planes. El hombre elige y Dios permite que se haga según su elección.

El pecado trae destrucción. La estabilidad de una nación está determinada por el respeto a la vida del no nacido, la no legalización del aborto, es el factor determinante de la seguridad nacional. Esto no es una amenaza es un conocimiento verdadero, un don.

La seguridad del bebé en el útero materno es violada cuando se le saca y no se le deja desarrollarse. Nunca antes en la historia la maternidad había sido tan maltratada y tergiversada. Nunca antes la vida del no nacido había estado en tan grave peligro, pero si rezamos el Santo Rosario, los planes de satanás se pueden ver frustrados. No hay bien que nos venga de ninguna parte excepto de Dios. Cuando nos rendimos a Él, podemos crecer en fe, esperanza, caridad, humildad, simplicidad, confianza, mansedumbre. Al rezar con el corazón, con los labios o con alguna pequeña acción, nos estamos sometiendo a la Divina Voluntad.

La Virgen María reza con nosotros cuando rezamos el Rosario, nos acompaña cuando se lo pedimos, y lo hace sin tardanza. Su Corazón es un canal a través del cual nuestras oraciones suben al Cielo y recibimos la gracia de lo alto. Son oraciones de ida y vuelta. Dios recibe el sacrificio de la oración y lo usa como arma contra el mal. Cambia la oración en gracia que supera el mal en los corazones.

No importa el curso de cada acción, todo depende de Dios. Cree en esto. El alma que confía sólo en ella misma, está perdida.

La oración es como un rayo de sol. Los rayos caen del cielo y nutren las flores y la yerba, florecen y su belleza da gloria a Dios. El alma que se sumerge en la oración, se vuelve hermosa a los ojos de Dios y le da gloria. La oración es sometimiento y sacrificio. Pero el alma también debe aceptar el modo en que sus oraciones son aceptadas y respondidas. A través de la oración el alma recibe lo que necesita para su salvación; debe aceptar la Voluntad de Dios con humildad y agradecimiento, como la flor acepta lo que necesita. Dios se complace con la oración que es hecha de corazón y con sinceridad. Este tipo de oración cambia a las personas y los acontecimientos.

En el rezo de una decena del Rosario podemos añadir esta jaculatoria: “Jesús, protege y salva a los no nacidos”. Cada vez que el hombre asume ser dueño de vidas y muertes, toma el rol de Dios y el mundo cambia de algún modo.

Lo último de lo último que se ha descubierto es la importancia de las heridas de la infancia. Esas heridas están en el inconsciente o en el subconsciente. Hay heridas que el bebé ha sufrido por faltas de amor durante el tiempo de gestación, han sido rechazados y lo captan neuro-hormonalmente, esa gente requiere de oraciones de sanación interior desde el seno materno; y requieren perdonar (cfr. P. Javier Luzón, http://oraetlabora-ahora.blogspot.com/2018/02/oracion-de-sanacioninterior-desde-el.html).

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: