Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un corazón en llamas

Un peregrino de Nueva Jersey captó en la película un milagro eucarístico ocurrido en Venezuela

En el 8 de diciembre de 1991, un sacerdote en el Santuario de Betania en Cúa, Venezuela estaba celebrando una misa. Después de la consagración, notó que el anfitrión comenzó a sangrar por un lado. El sacerdote rápidamente preservó la hostia y la estudió para asegurarse de que era un milagro.
Según Eucaristic Miracles of the World, el obispo local inició una investigación para asegurarse de que no se explicara por algo natural.

Durante la misa hubo numerosos peregrinos que inmediatamente verificaron que el sacerdote no tenía heridas de las que pudiera haber fluido la sangre presente en la Hostia. Además, a partir de los análisis, el resultado concluyó que la sangre del sacerdote no coincidía con la de la Partícula. La Hostia del Milagro fue sometida a algunos estudios especiales, solicitados por el entonces obispo de Los Teques, Pio Bello Ricardo, y los resultados confirmaron que la sangre era sangre humana de tipo AB positivo que coincide con la que se encuentra en la tela de la Sábana Santa de Turín y en la Hostia del Milagro Eucarístico de Lanciano, que ocurrió en Italia en el 750 dC y fue analizada por 500 comisiones de la Organización Mundial de la Salud.

La Hostia  se consagró más tarde en un convento en Los Teques y se dejó expuesto a miles de peregrinos cada año. En particular, un peregrino de Nueva Jersey llamado Daniel Sanford llegó al convento en 1998. Explica lo que sucedió después.

Después de que terminó la celebración [el sacerdote] abrió la puerta del Tabernáculo que contenía la Hostia del Milagro. Con gran asombro, vi que la Hostia estaba como en llamas, y había un Corazón Latiendo que sangraba en Su centro. Vi esto durante unos 30 segundos aproximadamente, luego la Hostia volvió a la normalidad. Pude filmar una parte de este milagro con mi cámara de video.

El video fue enviado al obispo local, quien alentó la difusión del video con el propósito de difundir la creencia en la presencia real de Jesús en la Eucaristía.

Toy Story 4

Con Toy Story comenzó en 1995 un nuevo capítulo en la historia moderna del cine. El primer largometraje completamente animado dirigido por John Lasseter supuso el inicio de una historia de éxitos: 20 títulos, precedidos por otros tantos cortos, que han ido elevando el listón de la animación conforme iban estrenándose.

Pero no solo la técnica era cada vez más perfecta; lo excepcional de los estudios Pixar reside en que los guiones se iban haciendo –con pocas excepciones– más y más complejos. Buena muestra de ello son las siete nominaciones al Oscar al mejor guion original a lo largo de este casi cuarto de siglo. Las peripecias de los juguetes —en particular el vaquero sheriff Woody y el moderno astronauta Buzz Lightyear—, que tienen vida propia sin que lo sepan los humanos, y cuyo fin último reside en hacer felices a los niños, pero que también compiten entre ellos por el favor de sus dueños, tuvo continuación en Toy Story 2 (1999) y Toy Story 3 (2010). Nueve años más tarde, Pixar lanza la cuarta entrega de la franquicia.

Una vez más, la animación supera el listón que Pixar mismo había puesto: por ejemplo, cuando, al comienzo de la película, un coche con mando a distancia se defiende con todas sus fuerzas de ser arrastrado por el barro y las hojas; la escena no solo rezuma dramatismo sino que sorprende por su brillantez visual. Pero el verdadero fuerte de la película, como es la tónica general en Pixar, reside en las figuras, que pueden ser aparentemente muy sencillas como Forky, que la nueva propietaria de los juguetes, Bonnie, ha hecho con un simple tenedor de plástico y un limpiador de pipas. Forky, sin embargo, sufre una crisis de identidad, pues no se considera un juguete, sino basura, por lo que Woody se verá impelido a convencerle del verdadero fin para el que le ha hecho Bonnie.

Otra de las figuras nuevas es una antigua muñeca, Gabby Gabby, que sufre por haber quedado relegada a una tienda de antigüedades, donde nadie le hace caso. Gabby Gabby recuerda en su amargura al oso de peluche Lotso de Toy Story 3; pero mientras que Lotso se deja someter por la desesperación, Gabby es un personaje mucho más ambiguo, que no ha perdido aún toda esperanza. Toy Story 4 está lleno de extraordinarios personajes secundarios; así, el motorista canadiense Duke Caboom, desdeñado desde hace mucho tiempo, pero que tendrá una segunda oportunidad.

Aunque en algunas situaciones, Toy Story 4 recuerde a Toy Story 3, los guionistas –entre ellos, John Lasseter y Andrew Stanton– y el director Josh Cooley –coguionista de Del revés– dan otra vuelta de tuerca: gracias a sus complejos personajes, construyen una nueva joya que no solo deleita por su animación llena de ritmo y de humor, sino que trata complejos temas filosóficos-religiosos: el amor, la amistad, y la búsqueda de la felicidad en el cumplimiento del propio fin y en el sacrificio para lograr la dicha de los demás.

Quitar cruces con historia no es neutral

sentencia del Tribunal Supremo de EEUU… y lo hispano

La gran cruz de Bladensburg (Maryland) que está en un espacio público y recuerda a 49 hombres de ese condado que murieron como soldados en Europa, en la Primera Guerra Mundial, aunque es un símbolo cristiano, ha ido adquiriendo otras significaciones históricas para los lugareños y tenía otras significaciones seculares (de duelo, recuerdo y respeto) también cuando se erigió hace casi un siglo.

Es algo parecido a lo que pasa con las ciudades que tienen nombres cristianos españoles como Los Ángeles: no implican una acción religiosa gubernamental.

Por lo tanto, esta cruz en concreto no impone ninguna religión a la ciudadanía, contrariamente a lo que denunciaba la Asociación Humanista Americana (de talante militantemente antirreligioso) que pedía su retirada.

Para el Tribunal Supremo, es importante en estos casos mirar cada monumento, su historia cuando se erigió, y cómo lo han sentido y vivido sus vecinos durante décadas, añadiéndole nuevas significaciones o manteniendo las antiguas.

Esa es la conclusión mayoritaria del Tribunal Supremo de EEUU, que ha decidido por 7 votos contra 2 que la cruz memorial permanezca en el parque que es propiedad pública, para fastidio de la Asociación Humanista Americana.

[La sentencia completa y sus argumentaciones se puede leer aquí en inglés]

Mantener la cruz es neutralidad, quitar la cruz no sería neutral

Más aún: mantener la cruz es neutral… pero quitar la cruz no sería neutral, argumenta la postura mayoritaria. Y como ejemplo, mencionan lo que significaría cambiar los nombres españoles cristianos de Los Ángeles o San Diego.

«Puesto que los monumentos de la Primera Guerra Mundial han perdurado con los años y se han convertido en algo familiar en el paisaje físico y cultural, exigir su retirada o alteración no sería visto por muchos como un acto neutral. Pocos dirían que California intenta dar un mensaje religioso por mantener los nombres de muchas ciudades, como Los Ángeles y San Diego, dados por los pobladores originales españoles. Sería algo completamente distinto si el Estado decidiera cambiar esos nombres. Esto es verdad en buena parte en los monumentos a soldados que sacrificaron sus vidas por este país hace más de un siglo», afirma la sentencia.

Esas cruces tienen significados seculares añadidos

La sentencia no niega que la cruz tiene un significado cristiano, pero detalla que tiene además otros significados añadidos seculares.

«Que la cruz se originó como un símbolo cristiano, y que mantiene ese significado en muchos contextos, no cambia el hecho de que el símbolo adquirió un significado secular añadidocuando se usó en los memoriales de la Primera Guerra Mundial. La Cruz [de Bladensburg] también ha adquirido importancia histórica con el paso del tiempo, recordando a los lugareños las hazañas y sacrificios de sus predecesores, al mantenerse entre memoriales de veteranos de guerras posteriores», añade el texto.

Durante el juicio se reflexionó sobre el contexto en que se creó la cruz y su capacidad de ser inclusiva.

«No hay evidencia de que los nombres de ningún soldado judío del lugar quedara excluidointencionalmente de la lista del memorial, o incluido contra los deseos de sus familias. La Asociación Humanista Americana intenta conectar la Cruz y la Legión Americana con el antisemitismo y el Ku Klux Klan, pero el monumento, dedicado durante una época de alta beligerancia racial y religiosa, incluye los nombres de soldados blancos y negros, y tanto clérigos católicos como baptistas participaron en su dedicación», recuerda la sentencia.

Los jueces Breyer y Kagan firman un voto propio detallando que «el Tribunal debe considerar cada caso a la luz de los propósitos básicos que las Cláusulas de Religión buscaban servir:

– asegurar la libertad religiosa y tolerancia para todos
– evitar conflictos sociales basados en la religión
– mantener la separación de iglesia y estado que permite a ambas florecer en su «esfera separada»»

En este voto propio detallan que:

– la cruz latina se asocia de manera única a los soldados caídos de la Primera Guerra Mundial
– sus creadores actuaron «con el motivo innegablemente secular de conmemorar a los soldados locales«
– ninguna evidencia sugiere que se buscara excluir a ningún grupo religiosos 
– los valores seculares inscritos en la Cruz y su lugar, entre otros memoriales, refuerzan su mensaje de patriotismo y conmemoración
– y ha estado 94 años en el mismo sitio sin generar controversia hasta que la asociación humanista (en 2014) hizo su denuncia, y «nada en este tiempo sugiere que la falta de crítica se debiera a un clima de intimidación»

Por lo tanto, la Cruz de Bladensburg no puede entenderse como «el esfuerzo de un gobierno de favorecer una particular opción religiosa» ni de «promover la religión por encima de la no-religión». Y, efectivamente, «ordenar su retirada o alteración en esta fecha tardía sería «una hostilidad contra la religión que no tiene lugar en nuestras tradiciones de Establishment Clause».

Pero… ¿y si hoy se erigiera un memorial con esa forma?

Para Kagan y Breyer «el caso sería distinto si hubiera evidencia de que los organizadores deliberadamente fuera irrespetuosos con miembros de fe minoritaria o si la Cruz se hubiera erigido recientemente, y no tras la Primera Guerra Mundial». «Un memorial nuevo, bajo distintas circunstancias, no sería necesariamente permisible bajo estos criterios«, especifican Kagan y Breyer.

Los defensores del monumento han negado continuamente que se deba ver a la Cruz de Bladensburg como algo pura y exclusivamente seculra o civil: insisten en su valor religioso. Pero junto a este valor, señalan también sus otros valores, que la hacen valiosa para muchos.

Nadie niega su valor religioso

Jeremy Dys, del First Liberty Institute, el grupo legal que defendía la cruz, recordaba a «Christianity Today» que esta cruz es «sin discusión un símbolo religioso» y también el diseño que las madres de los soldados seleccionaron recordando las tumbas de ellos en Europa. Dys proponía lo que el Tribunal al final ha hecho, leer las normas sobre religión (la Establishment Clause) con la motivación con que se escribieron, evitar que las acciones del gobierno ejerzan coacción sobre ciudadanos sobre su comportamiento o creencia religiosa. «Los memoriales pasivos como este no ejercen coacción para que nadie haga ni crea nada. Solo usa una cruz céltica para memorializar el servicio y sacrificio de 49 hombres que murieron en la Primera Guerra Mundial».

Jeffrey Wall, que representaba al Departamento de Justicia, también señalaba que la cruz, junto a su sentido religioso, tiene un sentido secular. «Decir que la cruz tiene solo ese sentido religioso creo que condenaría a todas las cruces de la esfera pública«, prevenía hace unos días. Al tener varios sentidos a la vez, se evita esa situación.

Un reportaje de febrero de 2019 sobre esta cruz memorial de la Primera Guerra Mundial

EUTANASIA: MÉDICOS ACLARAN CONCEPTOS

Los doctores Ignacio Gómez (quien interviene en primer lugar), profesor de Bioética en la Universidad Católica de Valencia, y Justo Aznar, director del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia, aclaran conceptos en torno a la eutanasia, el suicidio asistido, el ensañamiento terapéutico y los cuidados paliativos. La confusión en los términos y el recurso a eufemismos es uno de los instrumentos utilizados por la propaganda a favor de la cultura de la muerte. Fuente: Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia.

La experiencia mística de Marino Restrepo

¿Cómo son el infierno, los demonios, las almas o el cielo?

Marino Restrepo lleva más de 20 años evangelizando sin descanso, como si cada día fuera el último. Lo hace a través de la asociación “Peregrinos del Amor”, centrada en este anuncio del Evangelio, y por el cual ha predicado ya en más de 90 países.

Esta urgencia surgió en él un día que jamás podrá olvidar. Tras llevar 33 años alejado completamente de la Iglesia, asiduo a la New Age y con problemas con el alcohol y las drogas, Restrepo volvió a su Colombia natal donde fue secuestrado por guerrilleros de las FARC. En pleno cautiverio y cuando pensaba que no sobreviviría tuvo una espectacular experiencia mística. Vio el infierno en toda su realidad, el poder del demonio y de los espíritus del mal, pero también se le mostró el cielo y su “luz extraordinaria”.

Esta experiencia le transformó desde ese instante y para siempre. Aunque siguió secuestrado cinco meses más se sentía más vivo que nunca. Y tras ser liberado tuvo claro que su vida debía estar en servir únicamente a Dios. Ahora en un extenso testimonio explica a Religión en Libertad los detalles más profundos de su vida de perdición, su posterior secuestro y esta experiencia mística que le sacó del abismo y le acabó convirtiendo en un misionero itinerante.

Nueva Era, alcohol, drogas…

Restrepo cuenta que nació en una familia católica, siendo el sexto de diez hermanos. Hasta los 14 años creció viviendo las tradiciones católicas hasta que fue enviado a Bogotá a continuar con sus estudios. En plena revolución de los 60, este adolescente pronto cayó en el estilo de vida hippy, el orientalismo, las drogas, el movimiento proaborto y todo lo relacionado con la revolución sexual en marcha.

“Pasaron pocos meses y dejé la fe católica. Me embarqué en una vida entregada a la Nueva Era”, cuenta este misionero, que recuerda que desde aquel momento entró en una “realidad oscura y peligrosa”.

Poco a poco se fue introduciendo en este tipo de vida, adentrándose más en la magia, el ocultismo y la neurología. Y así fue como se trasladó a Alemania para completar sus estudios, especializándose en composición musical. Siete años después, ya con mujer y dos hijos, se trasladó a Los Ángeles donde en el mundo del espectáculo consiguió mucha fama y dinero.

“Me centré en el dinero, la fama y el poder. Esos eran mis dioses. Vivía encantado con esto y nadie en todos estos años me habló de Dios”. Así llegó el año 1997 donde viajó a Colombia a ver a su familia, llena de sufrimiento en ese tiempo tras la muerte en un corto periodo de tiempo de  su esposa, dos de sus hermanos y sus padres. Sus cuatro hermanas vivían este duelo cristianamente, pero él que creía en la reencarnación lo veía desde otro prisma.

Secuestrado por las FARC

Fue este viaje el que dio un vuelco total a su vida. Una de sus hermanas le pidió que por favor le acompañara a la Novena de Navidad del Niño Jesús, pues gracias a ella se podía conseguir una gracia especial. “Para mí, que era materialista, pensé que gracia era algo parecido a suerte. Le pedí un cambio de vida aunque obviamente lo que pedía eran más cosas del mundo. Sin embargo, él me cambió la vida en esa Navidad, pero a su manera”, cuenta Restrepo.

Marino fue secuestrado por la narcoguerrilla de las FARC y trasladado a la selva

Esto ocurrió el 25 de diciembre de 1997. Tras un día entero de fiesta y emborrachándose se fue a dormir a la plantación de café de un tío suyo, pero al llegar de repente fue asaltado y secuestrado por seis guerrilleros de las FARC.

Amordazado y encapuchado, Marino fue llevado a la selva y encerrado en una cueva llena de alimañas. De los seis meses de cautiverio, los 15 primeros días los pasó allí pensando que no sobreviviría, pues el jefe le había dicho que le matarían sí o sí.

La experiencia mística que transformó su vida

Entonces se produjo este éxtasis. Aunque su cuerpo seguía en la cueva, él se vio a la edad de  3 años jugando en el patio de su casa y así fue reviviendo toda su vida, así hasta que pasó “algo doloroso”. “En esos 33 años alejado de Dios mi conciencia se había dormido. Pero de pronto esta conciencia se había despertado. Era un gran dolor espiritual, pero era increíble ver las consecuencias del pecado”, relata Marino, señalando que esto iba aumentando según avanzaba su vida pues los pecados eran mucho mayores.

“De pronto ocurrió algo más misterioso. Lo primero fue una iluminación de la conciencia. De pronto, aparecí en no en la cueva sino bocabajo en una montaña, donde había un silencio perfecto. Cuando levanté la cabeza vi el firmamento, la majestuosidad de la creación. Nunca había visto algo como esto. Miré hacia adelante y vi otra montaña más alta. La cima estaba cubierta de niebla, y poco a poco se fue desvaneciendo. Cuando desapareció me encontré contemplando la ciudad más extraordinaria de luz”.

La voz de Dios y la visión de sus pecados

Estas dos montañas no estaban conectadas entre sí, y en ese instante Marino escuchó una voz que provenía de todas partes. Era –explica- “una voz llena de amor, compasión y misericordia. Cuando me habló en ese instante sabía que era la voz de Dios”.

Este predicador asegura que Dios le explicó el momento en el que Marino se alejó de Él. “Me fue mostrando cómo me fui internando en el pecado y deslumbrado por el mundo entró el espíritu del mal. Después de haberme contaminado con todo esto el demonio comenzó a entrar con una fuerza terrible”.

En ese recorrido por su vida, Dios siguió mostrándole el momento en el que “la autoridad demoníaca empezó a manejarme y me vendió el mundo y estas pasiones por las cosas temporales, haciéndome un instrumento de esto”.

La importancia de los sacramentos

A continuación, el Señor le habló de la Iglesia  y le dijo: “La Iglesia Católica es mi Iglesia, la única Iglesia. Pero la salvación es para toda la humanidad”. Y a continuación le mostró el sacramento de la confesión, “el arma poderosa que nos permite mantener la amistad con Dios”. En este punto, Marino pudo ver “algo terrible” y que era ver que el pecado mortal “es una persona, un nombre propio” y que “cuanto más tiempo estemos en ese pecado más espíritus de esa legión vienen a nuestra vida. Cada día hay una batalla por nuestra alma”.

Después Dios le mostró la fuerza de la Eucaristía. “Me presentó la realidad de la misa, de la consagración de las especies. Cada vez que se celebra la Eucaristía disminuye la fuerza del demonio contra las almas. Si somos católicos preparados para recibir la Eucaristía y somos instrumentos eucarísticos de reparación, al llegar al altar y recibir la Eucaristía nos convertimos en antorchas de luz. Somos sagrarios vivos por donde vamos y los demonios huyen por donde pasamos. Bendecimos los lugres por los que pasamos”, señala Marino Restrepo.

Una visión del infierno

A continuación ocurrió uno de los momentos más extraordinarios de este éxtasis, el hecho de poder ver el cielo, el infierno y las almas purgantes. “Aparecí en un lago en el que el agua me llegaba a la cintura. Al frente vi una roca preciosa color oro viejo, era muy grande y arriba veía una cabeza que miraba de lado».

Luego en el lago vio una bruma y de ellos salían los espíritus del mal. “Eran cientos de ellos y cuando miraba a alguno de ellos veía perfectamente el pecado. Si no hubiera tenido pecados no estarían en ese lago. Pero eran 33 años alejado de la Iglesia”, recuerda.

A renglón seguido, Marino vio como “Satanás tenía trazada mi vida perfecta hacia un abismo. En ese abismo pude ver perfectamente el infierno. Es imposible describir lo que vi en ese abismo, es algo espantoso”.

Las almas purgantes y el cielo

Al otro lado, sin embargo, pudo ver a las almas purgantes. “Estaban ascendiendo poco a poco hacia la luz, que estaba encima de la roca. Estas almas a pesar de las complicaciones  estaban resolviendo lo que quedó sin resolver en la vida terrena. Son preciosas a pesar de que muchas parecían como deformes y no tenían claridad. Pero estaban llenas de amor”, explica

Encima de Marino estaba su ángel guardián, que le mostró más cosas de aquel lago. Entonces, cuenta que “después la roca se llenó de manera extraordinaria de luz. Era la misma luz que vi en esa ciudad de la montaña. Sabía que esa luz era Jesús. Miré hacia el lago porque no podía mirar esa luz. Luego sentí una presencia y miré de reojo y vi que era la Virgen”.

En ese momento salió del éxtasis y volvió a la cueva en la que se encontraba secuestrado. Sabía que había vivido algo extraordinario. “Estuve cinco meses y medio más secuestrado. Yo ya era una persona transformada, pero en ese momento no sabía cuánto”. Ahí empezó la vida de este predicador y evangelizador incansable.

Proyecto amor conyugal: un itinerario espiritual para matrimonios católicos

La Teología del Cuerpo de san Juan Pablo II puesta al alcance de la vida diaria de los matrimonios

En tan solo tres años, los retiros de Proyecto Amor Conyugal se han extendido desde Málaga –donde viven sus creadores José Luis Gadea y Magüi Gálvez– a más de diez ciudades de España. Su demanda es tal, que cuando se abre la inscripción online a un nuevo retiro, las plazas se llenan en menos de dos minutos.

Por Isabel Molina Estrada

José Luis y Magüi son los creadores del Proyecto Amor Conyugal, un itinerario para matrimonios que comenzó gracias a una fuerte experiencia de encuentro con la Virgen que vivieron en Fátima. Allí habían acudido en una peregrinación de su parroquia, en una etapa de crisis matrimonial.  Y entonces comenzaron una andadura que los llevó a descubrir la teología del cuerpo de san Juan Pablo ii, recogida en 129 catequesis que el Papa polaco pronunció semanalmente durante cinco años: entre 1979 y 1984.
Sofía Juste y Ángel Pedrós (matrimonio tutor de este Proyecto) conocieron a José Luis y Magüi en un viaje a Madrid.  “Llevábamos un tiempo estudiando la teología del cuerpo y nos parecía una maravilla, pero nos resultaba muy elevada y teórica. No sabíamos cómo aterrizarla en nuestro matrimonio”, cuenta Sofía.  “El día que conocimos a José Luis y Magüi nos quedamos charlando con ellos hasta las tres de la mañana, porque vimos que ellos habían logrado llevar esa teoría a la práctica”, precisa Ángel.
Desde ese momento, cada vez que José Luis y Magüi viajaban a Madrid se reunían con grupos de matrimonios.  “Organizamos un grupito que iba rotando por diferentes casas, y así estuvimos un año y medio. En 2016, ellos nos anunciaron que iban a organizar un retiro donde resumirían la teología del cuerpo que habían estado repasando en sus grupos de matrimonios”, recuerda Sofía.

Retiros y catequesis

Así tuvo lugar en Málaga el primer retiro de Proyecto Amor Conyugal, que se ha ido extendiendo a Sevilla, Córdoba, Jerez, Madrid, Barcelona, Salamanca, Valladolid, Pamplona, Valencia y Toledo. Más de 1.000 matrimonios ya han hecho esta experiencia de 48 horas (de viernes a domingo) que  “permite que te enamores de tu vocación matrimonial. Ahí te das cuenta de que el matrimonio es un camino de felicidad, no un intento por sobrevivir en una mera convivencia pacífica”, aseguran María José Lucena y Agustín Conde, otro matrimonio tutor.
Después del retiro, los matrimonios pueden continuar este itinerario en grupos de catequesis mensuales que se organizan en parroquias.  “Una vez haces el retiro, te quedas deslumbrado y caes en la cuenta de la belleza del matrimonio. Entiendes que necesitas seguir formándote, porque si vives el matrimonio como Dios lo pensó, te puede hacer inmensamente feliz”, dice Agustín.

Abierto a todos

Proyecto Amor Conyugal está abierto a todos los matrimonios:  “Los que se lleven bien, regular o fatal; aquellos que pertenecen a un movimiento de la Iglesia (porque Proyecto no es un movimiento) o a ninguno”, comenta Agustín.  “Si estás bien en tu matrimonio, Proyecto Amor Conyugal te ayuda a poner a Dios en el centro; si tienes una crisis puntual, la sanas; y también ha ayudado a matrimonios que tenían ya puesta la demanda de divorcio o en los que uno de los dos había tomado la decisión de irse de casa”, añade Sofía.
“Nosotros no veníamos de vivir un matrimonio en estado de destrucción radical –señala Agustín–. Nos habíamos llevado siempre bien”. María José, su mujer, puntualiza:  “Fuimos al retiro por buscar un camino en la fe que pudiéramos vivir juntos como matrimonio, pues hasta entonces habíamos vivido una espiritualidad cada uno por separado. Ahí vimos que el matrimonio es realmente una vocación querida por Dios, porque hasta entonces pensábamos que Dios prefería la vocación religiosa y los demás éramos el cajón de sastre. Y lo cierto es que si tu vocación es el matrimonio, se concreta en tu esposo, y en él está tu respuesta a Dios”.
Y es que, según lo han contado José Luis y Magüi en distintas ocasiones, Proyecto ofrece ese camino para vivir la espiritualidad matrimonial. Ellos se han encontrado con matrimonios donde uno de los dos cónyuges es más religioso y se refugia en Dios, dejando de lado al otro,  “pero Dios no quiere eso” , aseguran.  También otros, de misa diaria y que llevan muchos años intentando ser santos, “pero a quienes nadie ha orientado en su vocación matrimonial y lloran emocionados al encontrar estas catequesis”, comentan en sus charlas.

Una ayuda adecuada

Al preguntarles a estos matrimonios tutores cómo les ha ayudado Proyecto Amor Conyugal en su vida diaria, Ángel comenta que él ha entendido que realmente  “el cónyuge es la ayuda adecuada que Dios ha puesto a tu lado para que seas feliz. Lo dice el Génesis:  ‘No es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle su ayuda adecuada’. Entonces empiezas a ver que todas las diferencias que tenemos (carácter, forma de ser, etc.) que antes eran motivo de discusiones, te complementan y, si las pones a trabajar juntas, lo que sale de ahí es muchísimo más fuerte”.
Como remarca Sofía, vivir esa complementariedad no es una utopía: “Hemos visto que encajamos a lo bestia, con todas nuestras diferencias.  Porque, además, sus defectos me ayudan a crecer, y viceversa. ¡Es una manera tan bonita de vivir la diferencia!  Y, además, es posible”.

Además de los retiros de fin de semana y de las catequesis mensuales, Proyecto Amor Conyugal ofrece acompañamiento semanal de un matrimonio tutor a las parejas que lo deseen. “Nos dedicamos a ayudar a los matrimonios a poner a Dios en el centro de su relación. Y cuando lo haces, alcanzas esa unión que da la felicidad en el matrimonio”, explican Sofía y Ángel. Y esas tutorías son un camino de doble sentido, pues tal como comentan María José y Agustín, “la grandeza de Proyecto la hemos descubierto a base de servir ­a otros matrimonios. Cada vez que ayudamos a otros, profundizamos aún más en lo que hemos aprendido”.Orar juntos: el diálogo que pasa por Cristo

“Lo que más me ha ayudo de  Proyecto Amor Conyugal –relata Sofía Juste– es descubrir la oración conyugal. Al principio nos costaba muchísimo porque llevamos toda la vida escuchando ‘tenéis que rezar juntos’ y entonces rezábamos un padrenuestro o un Rosario… Con Proyecto hemos aprendido a hacer oración juntos”. Su marido, Ángel Pedrós, explica que san Juan Pablo ii se remitió al Génesis y ahí vio que al atardecer Dios se paseaba por el jardín para estar con Adán y Eva. “Y de eso se trata la oración conyugal: de buscar un momento del día para estar los dos a solas con Dios. Son veinte minutos donde Sofía y yo nos ponemos en presencia del Señor, leemos el Evangelio del día, las meditaciones del Evangelio que aparece en la web de PAC (proyectoamorconyugal.es) y, luego, cada uno va hablando con Dios en alto”. Gracias a esta oración, ellos han notado que ciertos temas que antes desembocaban en una discusión, llevados a la oración se acaban solucionando. “Cuando dejas la comunicación en el plano humano, hay temas en los que nunca te pones de acuerdo. En cambio, en la oración, en vez de confrontarnos el uno al otro, miramos hacia arriba y las cosas empiezan a encajar, porque el diálogo lo hacemos pasando por Cristo”, aseguran.

EWTN se presenta en Madrid

La mayor televisión católica del mundo

Imagen de la primera presentación que se hizo de EWTN en España

Este miércoles 5 de junio se presenta en Madrid EWTN España, la versión española de la mayor cadena de televisión religiosa y católica del mundo (Eternal Word Television Network).

EWTN fue fundada el 15 de agosto de 1981 por la Madre Angélica (Rita Antoinette Francis Rizzo, 1923-2016) desde el garaje de la casa de las religiosas de las Clarisas Pobres de la Adoración Perpetua en Alabama (Estados Unidos).

Madre_Angelica_EWTN

Ha crecido mucho desde aquellos humildes inicios. EWTN emite hoy en una treintena de lenguas y está presente en cerca de 150 países en todo el mundo, en EEUU, Canadá, en toda Latinoamérica, en África y en Asia–Pacífico.

En Europa opera y emite en Alemania, Reino Unido, Italia, Francia, Bélgica, Holanda, Ucrania, Hungría, Croacia y, desde hace pocos meses, en Polonia y Suecia.

Actualmente llega a más de 310 millones de hogares diariamente.

EWTN es también propietaria de la estación de radio de onda corta privada más grande del mundo, WEWN, con sede en Alabama.

Desde 2016, EWTN está afiliada con más de 350 emisoras de radio en EEUU y más de 500 globalmente.

En 2011, EWTN adquirió el National Catholic Register, el periódico católico más antiguo de EEUU, fundado en 1924. Desde ese mismo año también es la propietaria de Catholic News Agency, el servicio de noticias católico con oficinas en América y Europa, y propietaria de Aciprensa y de una cadena de editoras de libros.

Este miércoles 05 de junio de 2019 a las 20:00, el Presidente y el equipo directivo de EWTN España presentarán el proyecto con contenido y programación destinadas a nuestro país.

FECHA: 05 de junio de 2019

HORA: 20:00

Lugar: Fundación Lázaro Galdiano Calle Serrano, 122, 28006, Madrid.

Los mártires de Jaén

El sacerdote Rafael Higueras Álamo ha llegado a Roma con cajas y cajas de documentación: más de 20.000 folios que cuentan la vida y martirio de los 130 mártires de Jaén, el “Proceso del Martirio de D. Manuel Izquierdo Izquierdo y 129 compañeros”, asesinados por ser católicos entre 1936 y 1939.

La Congregación de la Causa de los Santos examinará estas informaciones y documentos que entrega la diócesis de Jaén y que buscan la beatificación como mártires de sus protagonistas. Los mártires incluyen:

– 109 sacerdotes que fueron asesinados en la diócesis
– 17 seglares varones, muchos de Acción Católica o Adoración Nocturna
– un matrimonio 
– una religiosa de clausura
– una viuda
– un sacristán con discapacidad intelectual

El proceso diocesano se inició el 9 de abril de 2016, el mismo día en el que el Vaticano anunciaba el nombramiento como obispo de Jaén de Amadeo Rodríguez Magro. Ese día, después de una solemne celebración eucarística, la Sacristía mayor de la Catedral sirvió de tribunal para inaugurar este proceso de martirio. Extraoficialmente, la diócesis ya llevaba años recogiendo testimonios y documentos. Se entrevistó a testigos; se recrearon lugares, se buscó a personas…

Parecen cajas con papeleo, pero son
historias de santidad y amor hasta la muerte

Tres años después, al acto de clausura de la fase diocesana acudió una mujer de cien años, pariente directa de uno de los mártires, José María García de la Hoz. Los parientes y vecinos dicen a la Iglesia no no guardan rencor y solo quieren la alegría de ver beatificados a los mártires.

Aparecen testimonios de gran carga humana, y también divina. El padre Higueras, en VaticanNews explica una de estas historias. “Todos conocemos la historia de San Maximiliano Kolbe. Pues precisamente otro, Francisco de Paula, un hombre de Jaén, hace exactamente igual, ve a un hombre llorando en la fila de los prisioneros que iban a ser asesinados recordando a su mujer y sus hijos y pide al carcelero sustituirlo y da la vida por otro”.

Era 1937 y Francisco de Paula Padilla tenía 43 años y era sacerdote. Acababa de celebrar una misa clandestina de Jueves Santo en la Catedral de Jaén, convertida en cárcel.

La causa lleva el nombre de Manuel Izquierdo Izquierdo, por ser el más anciano: un sacerdote de 83 años, el párroco de Villardompardo, que “vivió en soledad las primeras semanas de la Guerra, recluido en su domicilio, en espera de una muerte que daba por segura”.

Rafael Higueras, en el acto de clausura, recordó: «En algún caso sus cadáveres fueron quemados, o descuartizados simulando hacer una matanza de animales; o abandonados en el campo como pasto para los animales. Pero ellos no murieron odiando, no murieron matando».