Inicio > Historia, Mundo, Religión > En Fátima también San José se apareció en el Milagro del Sol de 1917

En Fátima también San José se apareció en el Milagro del Sol de 1917

fatima_pastorcillos

Cien años después de las apariciones de Fátima, cientos de miles de niños, incluso millones, se crían en el Occidente rico sin un padre, o viéndolo sólo de vez en cuando, o de lejos. Si 1917 dejaría a muchos niños sin padre debido a los caídos en la Primera Guerra Mundial, en nuestra época los padres varones se hacen “invisibles”: abandonan el hogar, o no llegan a casarse, o son inmaduros y se desentienden, o a veces es la madre de los niños quien no les deja tratarse con sus hijos. A veces también es la emigración una causa de esa ausencia. El siglo XXI es un siglo de padres varones ausentes.

También respecto a esto Fátima tiene un mensaje profético, de transformación, porque cuenta la vidente Sor Lucía en sus “Memorias” que el día del Milagro del Sol en Fátima, el 13 de octubre de 1917, se apareció San José junto a la Virgen y el Niño, al final de las manifestaciones de esa ocasión.

o-seculo-fatima-300x227

El periódico laicista O Século se hizo eco del día del Milagro del Sol en Fátima

Más allá del debate sobre si el sol danzó, si el calor secó las ropas milagrosamente cuando unos minutos antes todos estaban empapados, si hubo una señal en el cielo que vieron miles de asistentes, como reflejó el periódico laicista “O Século”, la visión de San José con la Virgen y el Niño es un manifiesto a favor de la familia.

“Desaparecida Nuestra Señora en la inmensa lejanía del firmamento, vimos al lado del sol, a San José con el Niño y a Nuestra Señora vestida de blanco, con un manto azul. San José con el Niño parecían bendecir al mundo, con unos gestos que hacían con la mano en forma de cruz”.

Por “vemos” se entiende que Sor Lucía, que escribe ya siendo religiosa, entre 1931 y 1945, se refiere a ella y los otros videntes, Francisco y Jacinta Marto, que el Papa Francisco canoniza en su viaje a Portugal cien años después. Fue, por lo tanto, una visión de los tres pastorcillos videntes.

San José, Fátima y la paternidad
El sacerdote Joseph Cirrincione, estudioso por más de 40 años de las apariciones de Fátima, detalló en su librito de 1989 St. Joseph, Fatima and Fatherhood que las apariciones son un importante recordatorio del papel crucial de la paternidad.

“La paternidad de San José, como con todos los padres humanos, es el reflejo en una criatura de la paternidad de Dios Padre. La visión de San José y del Niño Jesús bendiciendo al mundo, con María al lado del sol, que no ha dejado su lugar, es la seguridad de Dios de que, aunque el hombre pueda rechazarlo, Dios nunca rechazará al hombre”, enfatizó.

san_jose_jesus-300x228

Cuando la pacífica escena familiar es interrumpida por los giros del sol durante el Milagro del Sol, Cirrincione cree que se trata de “un presagio siniestro de las consecuencias para el mundo, que seguramente se sentirán si la verdadera paternidad de Dios y el tradicional papel fuerte del padre de la familia son rechazados por la humanidad”.

“El Milagro del Sol representa no tanto una amenaza de males venideros, sino un presagio del destronamiento de Dios Padre y una indicación de las terribles consecuencias que seguirán”, resaltó.

milagro_sol_foto_clasica-300x212

Cirrincione explicó “que la paternidad humana, como reflejo de la paternidad de Dios, fue diseñada para ser el pilar de la familia” y que la “desaparición de la estima por la paternidad ha llevado al colapso de ese pilar y a la desintegración de la familia”.

El papel de un padre
Mike Wick, casado y con cuatro hijos, director ejecutivo del Institute on Religious Life, un apostolado que promueve y apoya el crecimiento, desarrollo y renovación de la vida consagrada, en el National Catholic Register consideraba que la presencia de la Sagrada Familia en la última aparición de Fátima es un “recordatorio oportuno” de que la Iglesia debe ser “la familia de Dios”.

“Esto reitera la importancia del papel de San José dentro de la Iglesia. Dice tanto para nuestro mundo de hoy. Es el gigante silencioso, el amigo olvidado que está constantemente presente”, añade.

“San José, que es jefe de la Sagrada Familia, nos da una gran instrucción sobre el plan de Dios”, constata.

Categorías:Historia, Mundo, Religión Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: