Inicio > Mundo, Religión > Ir a Retiro espiritual

Ir a Retiro espiritual

orar-praying-1319101_960_720De cuando en cuando el Señor se retiraba lejos de la muchedumbre en compañía de sus Apóstoles, como lo relata San Marcos. Venid vosotros solos a un lugar apartado y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, y ni siquiera tenían tiempo para comer. Se marcharon, pues, en la barca a un lugar apartado ellos solos (Mc 6, 31-32).

Nos enamora esta solicitud de Cristo por los Apóstoles, y vemos como se reproduce en los retiros esta escena evangélica. Nosotros nos apartamos de la muchedumbre cuando vamos a un retiro. Con esos medios tratamos más al Señor, y tenemos luego más fortaleza para las complicaciones de la vida ordinaria.

Desde el principio del Cristianismo, muchos fieles se retiraban a un lugar tranquilo para orar y tratar de mejorar su vida espiritual. Lo enseñó Jesús mismo, con sus cuarenta días de ayuno y oración. Esto es lo que pretendemos con los días de retiro, tanto mensuales como anuales.

San Jerónimo daba el siguiente consejo en el siglo IV, a una madre de familia: Lleva de tal modo la solicitud de tu casa, que des también algún reposo a tu alma. Escoge un lugar oportuno, un tanto apartado del estrépito de la familia, y acógete a él como a un puerto, como quien sale de una gran tormenta de preocupaciones. Calma, con la tranquilidad del retiro, las olas de los pensamientos, excitados por los asuntos de fuera. Pon allí tanto empeño y fervor en la lectura de las Sagradas escrituras, sucédanse tan frecuentes tus oraciones, sea tan firme y denso el pensamiento de la vida futura, que fácilmente compenses con este reposo todas las ocupaciones del tiempo restante. No digo esto porque intente retraerte de los tuyos; lo que intento más bien es que allí aprendas y allí medites cómo has de comportarte con los tuyos (Epístola 148, 24).

El Padre Javier Echevarría, decía a los que iban a comenzar un curso de retiro: “Vais a considerar las verdades eternas y la vida de Nuestro Señor Jesucristo para aprender de él. Cuantas menos palabras digáis, mejor, y cuanto más tiempo podáis pasar en el oratorio, mejor también”.

Las grandes cosas ocurren en el silencio del corazón. Moisés no tenía con quien hablar en el Sinaí, estaba en silencio con Dios.

Teresa de Calcuta dijo: “El propósito de un retiro no es otro que el empeño de progresar en la conciencia y el amor de Dios, de purificar nuestra propia persona, de enmendar y transformar nuestra vida en conformidad con la vida de nuestro modelo, Jesucristo”.

Todos los seres humanos necesitan retiros donde hacer oración, donde poner las cosas en una balanza. Cuando Dios quiere atraer un alma generalmente la lleva a un sitio solitario y allí le habla con palabras de fuego que derritan su alma, preparándola para doblegarse a sus mandatos y a recibir la forma de vida que Él quiere para cada uno (Catalina Rivas, La Puerta del Cielo, en  LoveAndMercy.org).

En el retiro, pasar muchos ratos, sin prisa, con Él, mirándole, hablándole, preguntándole y aprendiendo a escucharle. Se guarda silencio, pero no se trata de no hablar con los demás y ya, sino de percibir que tratamos de hablar con Dios y dar vueltas a asuntos de Él.

La gran enfermedad de la edad moderna —advertía el Papa Pío XI— es la falta de reflexión: un verterse febril y constante hacia las cosas exteriores, una apetencia inmoderada de riquezas y placeres, que poco a poco van atenuando en las almas los más nobles ideales, hasta sumergirlas en las cosas terrenas y transitorias, sin permitirlas elevarse a la consideración de las verdades eternas, de las leyes divinas, de Dios (Pío XI, Litt. enc. Mens nostra, 20-XII-1929).

El ritmo de la vida actual y la abundancia de imágenes que entran por los sentidos, ha conducido a que millones de personas vivan sólo de sensaciones pasajeras, totalmente olvidadas de su alma y de Dios. Por eso hoy mucha gente anda “anestesiada”, “narcotizada”.

Los bautizados, que por vocación divina hemos de santificarnos en medio del mundo, estamos expuestos a las mismas influencias y a idénticos peligros que los demás. Por eso hemos de cuidar con esmero el Curso de retiro mensual o anual. Los retiros contribuyen a serenar el alma y a fortalecer las potencias espirituales. Asistir al retiro es como ir al médico divino para hacer un reconocimiento de cómo estamos.

Categorías:Mundo, Religión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: