Inicio > Mundo, Religión > Adivinación, magia y brujería

Adivinación, magia y brujería

bruja-web-witch-green-ugly-mask-close-nemodus-photos-ccLa brujería está al orden del día. En París hay más brujos que sacerdotes católicos. En México está de moda el culto a la Santa Muerte porque, dicen, la muerte fue la única que “venció” a Jesucristo. En realidad no es así; Jesús venció a la muerte con la resurrección, y con ella nos ganó la vida eterna. Se lee en la Escritura: “El último de los enemigos en ser aniquilado, será la muerte” (1 Cor 15, 28). El ser humano está creado para la inmortalidad, para vivir después de la muerte, para vencer a la muerte por obra del Dios verdadero.

La persona que cree en la Santa Muerte hará bien en aprender a hacer oración, a hablar con Dios, para que lo saque de las tinieblas de ese hoyo.

El documento cristiano más antiguo, la Didaché (del año 70 d.C), dice claramente: “no te entregarás a la magia, ni a la brujería”. Y explica: Si aceptaste a Cristo ponlo en tu mente, piensa como Él. Las estrellas no van a definir tu vida, creer eso indica incapacidad de orientar la propia vida, eso es tener mente mágica. La vida depende de nuestras decisiones, no de los astros; creer en los astros eso es anticuado, primitivo… Vivimos con la tecnología del siglo XXI y con mentalidad precristiana cuando creemos en fatalismos.

El primer mandamiento prohíbe honrar a dioses distintos del único Señor que se reveló a su pueblo: “NO HABRÁ PARA TI OTROS DIOSES DELANTE DE MI”.

El Catecismo de la Iglesia Católica dice: La idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios. Trátese de dioses o de demonios (por ejemplo, el satanismo), de poder, de placer, de la raza, de los antepasados, del Estado, del dinero, etc. “No podéis servir a Dios y al dinero”, dice Jesús (Mt 6,24). (CEC, n. 2113).

La idolatría es una perversión del sentido religioso innato en el hombre. El idólatra es el que “aplica a cualquier cosa en lugar de Dios su indestructible noción de Dios” (Orígenes, Cels. 2,40).

Todas las formas de adivinación deben rechazarse (…) La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a “mediums” encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de conciliarse los poderes ocultos.

El Catecismo de la Iglesia Católica también explica que todas las prácticas de magia o de hechicería son gravemente contrarias a Dios. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar, o cuando recurren a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también detestable ante el Señor. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas.

Un experto en el tema, Domenico Mondrone escribe: “El Diablo es el mayor maestro de los engaños, es un embustero de incomparable astucia, que no actúa el descubierto, sino en lo escondido; trabaja en la sombra, y siempre considera como inteligentes a quienes no creen en sus artimañas, e incluso niegan su existencia. Así, los primeros en caer en sus redes son precisamente los sabiondos, los llamados “espíritus fuertes”, los grandes iluminados de la ciencia de este mundo. «La astucia más perfecta del Demonio, ha escrito Charles Baudelaire, consiste en persuadirnos de que él no existe».”.

Al exorcista José Antonio Fortea le preguntan: ¿Cuáles son las causas de la posesión diabólica? Y contesta:  Las causas de la posesión son:

  1. El pacto con el demonio.
  2. Asistir a sesiones espiritistas, a cultos satánicos o a ritos esotéricos.
  3. Que un hijo haya sido ofrecida por su madre a Satanás
  4. El maleficio, el hechizo…

Y continúa: “Hay que decir que las personas que practican maleficios contra la salud de otras personas o para que queden posesas no suelen hacerlo durante mucho tiempo, ya que este tipo de personas suelen encontrar el castigo divino muy pronto. Pocas cosas atraen tanto el castigo divino como practicar maleficios o hechizos contra otros. Este tipo de personas pueden practicar sus malas artes por poco tiempo antes de que Dios les reclame la vida y los llame a su juicio terrible.

Categorías:Mundo, Religión Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 9 diciembre 2016 en 5:44 pm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: