Inicio > Beatos, Mundo > Avanza la causa de beatificación del Arzobispo Fulton Sheen

Avanza la causa de beatificación del Arzobispo Fulton Sheen

FultonSheen_FacebookArchbishopFultonJSheen_160616

WASHINGTON D.C., 17 Jun. 16 / 03:15 am (ACI).- La causa de beatificación del Arzobispo Fulton Sheen, famoso por evangelizar a través de los medios de comunicación en Estados Unidos, pronto podría reanudarse gracias a la petición de algunos familiares para trasladar sus restos a la Diócesis de Peoria en Illinois.

Joan Sheen Cunningham, el pariente de más edad del fallecido Arzobispo, junto a otros familiares, presentaron la petición legal ante el Tribunal Supremo del Estado de Nueva York para que el cuerpo sea trasladado a una cripta en la Catedral de Santa María (Peoria).

“Con el progreso conseguido para la causa, una beatificación podría ser celebrada poco después de la llegada de los restos a Peoria y con la aprobación del Papa Francisco”, expresó el 14 de junio la Diócesis de Peoria.

Asimismo, señaló que el traslado podría concretarse tan pronto la corte garantice la aprobación del pedido, y que “en un futuro muy cercano” el Vaticano ordenará que la ceremonia de beatificación se produzca en Peoria.

El Obispo de Peoria, Mons. Daniel Jenky, dijo que su diócesis está “inmensamente agradecida” por la obra de Cunningham y su familia; y aseguró estar a la espera de la reanudación de la causa de beatificación del prelado.

Mons. Jenky abrió la causa de canonización del Arzobispo Sheen en 2002. En el 2012 el Papa Benedicto XVI reconoció que Fulton Sheen tenía virtudes heroicas y en marzo de 2014 un panel médico del Vaticano certificó que el milagro atribuido a su intercesión no podía ser explicado por la ciencia.

El estudio de este posible milagro también obtuvo el visto de la Comisión de Teólogos en junio de 2014.

A pesar del progreso de la causa de beatificación, el cuerpo del Arzobispo Sheen se convirtió en objeto de discusión entre la diócesis de Peoria y la arquidiócesis de Nueva York.

El cuerpo del Prelado está enterrado en la cripta de la catedral de San Patricio en Nueva York y la diócesis de Peoria fue incapaz de obtener el permiso para exhumar y trasladar sus restos. Por tal motivo, Mons. Jenky suspendió la causa de beatificación en septiembre de 2014.

La Arquidiócesis de Nueva York alega que el Arzobispo Sheen fijó expresamente su deseo de que sus restos fueran enterrados en Nueva York. También citó una instrucción oficial de la Santa Sede de hace 10 años, la cual indicaba que el cuerpo de Sheen no sería trasladado a Peoria.

Debido a tal instrucción, el Cardenal Timothy Dolan, Arzobispo de Nueva York, dijo en el 2014 que era reacio a retirar el cadáver antes de recibir permiso explícito del Vaticano y de los miembros cercanos de la familia.

“Estoy seguro de que la Arquidiócesis de Nueva York va a cooperar plenamente con la petición de la familia del Arzobispo Sheen”, dijo Mons. James Kruse, Vicario General de la Diócesis de Peoria.

“No me puedo imaginar que la arquidiócesis se oponga a la petición de la familia presentada en la corte. Es nuestra esperanza que la arquidiócesis ofrezca su consentimiento para agilizar estos asuntos”, agregó.

De acuerdo con la diócesis, la Congregación para las Causas de los Santos no se opone a la transferencia del cuerpo. También expresó que la congregación ha expresado en repetidas ocasiones su reconocimiento por la promoción a la causa de beatificación.

El Arzobispo Sheen nació el 8 de mayo de 1895 en Estados Unidos. Fue ordenado sacerdote en 1919 y más adelante se convirtió en una popular personalidad de la radio, en la década de 1930.

Fue anfitrión del programa radial “Hora Católica y del programa televisivo “La Vida vale la pena vivirla”, ganador del Emmy, y llegó a una audiencia de millones durante su carrera en los medios de comunicación.

El Siervo de Dios Fulton Sheen fue autor de muchos libros y dirigió la Sociedad para la Propagación de la Fe en Estados Unidos.

Asimismo, dedicó el dinero obtenido con sus libros a las misiones en el extranjero. Su trabajo ha ayudado a crear nueve mil clínicas, diez mil orfanatos y mil doscientas escuelas. Las instituciones a las que ayudaron sus donaciones ahora educan a 80 mil seminaristas y nueve mil religiosas.

El Siervo de Dios continuó siendo una figura líder del catolicismo en Estados Unidos hasta su muerte, en 1979, a la edad de 84 años.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

 

Categorías:Beatos, Mundo Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: