La Armada española desata pasiones en Irlanda

El homenaje por el hundimiento de tres buques se convierte en un evento en honor a Francisco de Cuéllar: banderas de España, gaitas gallegas, niños disfrazados de soldados españoles y niñas de flamenca…

Hicieron falta años de trabajo para que en España se reconociese pública y oficialmente la figura del héroe Blas de Lezo, mientras éste ya era homenajeado en Cartagena de Indias desde hacía mucho tiempo. Algo similar ocurre con Francisco de Cuéllar, un capitán español que sobrevivió al naufragio de tres buques de la ‘Armada Invencible’ o ‘Gran Armada’ frente a las costas irlandesas, y que hoy es recordado allí como un “héroe”.

El Confidencial Digital publicaba esta semana una fotografía en la que se veía una larga playa del norte de Irlanda cubierta con cientos de cruces dibujadas en la arena. Se trataba de la playa de Streedagh (en el término de Sligo), donde en 1588 murieron más de un millar de soldados españoles tras naufragar sus buques.

Este suceso histórico para la Armada española se recuerda desde hace años en esta zona con un gran festival celta y decenas de actividades populares. Los organizadores han denominado al evento ‘Remembering the Armada’ –‘recordando a la Armada’- en la misma playa a donde llegaron los supervivientes y los cadáveres de aquellos que murieron ahogados.

Izado de la bandera de España y corona de flores

Este año se reunieron en el arenal más de un millar de personas, muchos de ellos niños, para presenciar el homenaje póstumo a los fallecidos de la Armada española. Un grupo de buzos dejaron una corona de crisantemos rojos y amarillos en el lugar exacto donde los buques naufragaron, hubo simulaciones de batallas de espadas, un concurso infantil de castillos con cruces en honor de los difuntos, e incluso un izado de la bandera de España al son de un grupo de gaitas gallego.

Uno de los actos principales fue una recreación, por parte de niños de cinco escuelas locales, de los hechos que acontecieron aquel 21 de septiembre en la playa de Streedagh, contando la historia del “héroe” y capitán español Francisco de Cuéllar. Los niños caracterizados de soldados ingleses iban ‘ejecutando’ con espadas de madera a aquellos que hacían el papel de marinos españoles. Tras ello se sirvió una paella a los participantes y espectadores.

Recordar a esas “pobres almas perdidas”

Está iniciativa está impulsada por la Asociación ‘Grange and Armada Development’, cuya misión –según figura en sus estatutos- es rememorar el naufragio de los buques españoles en la costa irlandesa y conmemorar a “todas esas pobres almas perdidas.

Además, esta asociación impulsa al Centro de Interpretación para la Armada Española de 1588, cuya misión es estudiar la historia de este suceso. Esta primavera, por ejemplo, fue rescatado del fondo del mar una pieza de artillería de uno de los buques, que fue recibida con solemnidad por parte de la población local como se ve en el siguiente vídeo:

 Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda         Homenaje a la Armada española en Irlanda Homenaje a la Armada española en Irlanda
Homenaje a la Armada española en Irlanda

El papa Francisco canoniza al fray español Junípero Serra

lainformacion.com

Jueves, 24 de septiembre del 2015 – 01:40

  • El español fue responsable en el siglo XVIII de la introducción de la fe católica en el territorio estadounidense y cuyo legado es objeto de críticas por parte de poblaciones originarias.
  • El papa Juan Pablo II había admitido en 1992 los daños provocados por la iglesia católica a los nativos americanos
El Papa pide a los obispos estadounidenses que acaben con los abusos sexuales
El Papa pide a los obispos estadounidenses que acaben con los abusos sexuales

El papa Francisco canonizó este miércoles en Washington al fray español Junípero Serra, responsable en el siglo XVIII de la introducción de la fe católica en el territorio estadounidense y cuyo legado es objeto de críticas por parte de poblaciones originarias.

«Declaramos y definimos Santo a Junípero Serra, y lo inscribimos en el Catálogo de los Santos, y establecemos que en toda la Iglesia sea devotamente honrado entre los Santos», expresó el Pontífice, siguiendo la tradicional fórmula en latín.

De acuerdo con el rito católico, el cardenal Donald Wuerl, de la arquidiócesis de Washington, formuló el pedido solemne para «inscribir al beato Junípero Serra entre los santos».

La ceremonia de canonización tuvo lugar durante una misa al aire libre, en el pórtico de la basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, el mayor templo católico de toda América del Norte, situado en el campus de la Universidad Católica, en el noreste de Washington.

Unas 25.000 personas se congregaron en los jardines de la enorme basílica, muchos de ellos desde las primeras horas de la mañana, a pesar de un fuerte sol.

Familias enteras aguardaron durante horas en las largas filas para ganarse un lugar entre la multitud para escuchar al papa argentino, quien ofició la ceremonia en español, un gesto hacia el nuevo santo español y a la enorme comunidad católica latina.

Francisco ingresó al jardín del templo a bordo del papamóvil, en medio a una interminable ovación, mientras desde la basílica era saludado por las campanas.

Serra nació en Mallorca en 1713 y en la segunda mitad de ese siglo fundó misiones religiosas en la región costera que actualmente forma parte del estado de California, donde falleció en 1784. Entre otras, fundó la misión de San Gabriel en una zona actualmente situada en el área metropolitana de Los Ángeles.

Beatificado por el papa Juan Pablo II en 1988, Serra fue este miércoles introducido por Francisco en el canon católico en condición de santo.

Sin embargo, la figura de Serra y su legado es objeto de severos cuestionamientos por parte de grupos originarios estadounidenses, en especial aquellos relacionados con las culturas que vivían en Alta California en la época de la fundación de las misiones religiosas.

Toypurina Carac, portavoz del grupo Kizh Gabrieleño, dijo a AFP que se opone «radicalmente a que nombre santo al responsable por la muerte de nuestra gente y de nuestra cultura».

En su homilía, Francisco defendió el legado de Serra, alegando que en su labor evangélica buscó proteger a los grupos originarios que encontró en la región de California.

Serra, expresó el Papa, «buscó defender la dignidad de la comunidad nativa, protegiéndola de cuantos la habían abusado. Abusos que hoy nos siguen provocando desagrado, especialmente por el dolor que causan en la vida de tantos».

Francisco destacó en su homilía la determinación de religiosos que salen a recorrer el mundo, y recordó que Serra dejó «su tierra, sus costumbres, se animó a abrir caminos, supo salir al encuentro de tantos aprendiendo a respetar sus costumbres y peculiaridades».

La ceremonia de canonización de Serra incluyó una oración en chochenyo, un idioma nativo estadounidense.

Se trató de la primera misa oficiada por Francisco en Estados Unidos desde su llegada el martes para una gira de seis días, en la que también viajará a Nueva York y Filadelfia.

El papa Juan Pablo II había admitido en 1992 los daños provocados por la iglesia católica a los nativos americanos, y el propio Francisco mencionó en julio, durante un viaje a Bolivia, los «serios crímenes cometidos contra los pueblos nativos de América en nombre de Dios».