Inicio > Educación Sexual, Mundo, Sexo > Sexo con alma y cuerpo

Sexo con alma y cuerpo

14303844272284

El ‘boom’ de las novelas eróticas ha vivido en los últimos años un nuevo despegue gracias a la trilogía ’50 sombras de Grey’. Las librerías llenan sus estanterías de libros de contenido sexual empujados por el gran éxito de las novelas de de la autora británica E. L. James. Lo que parece sorprendente es que a este ‘boom’ también se haya apuntado el Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, con su libro educativo ‘Sexo con alma y cuerpo’ (Ed. Freshbook).

Junto a la “seglar consagrada, especializada en la educación afectivo-sexual, Begoña Ruiz, el clérigo recoge una serie de consejos para “ayudarte -en especial a los jóvenes- a acercarte a la realidad superando los condicionamientos culturales del momento”. Condicionamientos que, según recoge el libro, “llegan a impedir que percibamos la profunda crisis en la identidad y la vivencia de la sexualidad”.

El documento no ha dejado indiferente a nadie, ya que Munilla y Rivas no sólo intentan explicar cómo se debe vivir la sexualidad bajo las ordenanzas eclesiásticas sino que también entran en aspectos como la masturbación, la castidad o las diferencias entre hombres y mujeres.

“La ideología de género y la revolución sexual son una forma clara de manipulación”

Para Munilla “en nuestros días, la ideología de género y la revolución sexual son una forma clara de manipulación y de sometimiento al servicio del poder”.

Ya desde el prólogo, el Obispo realiza declaraciones cuanto menos sorprendentes. “Los lobbies gays levantan su dedo acusatorio a quien tenga la osadía de desmarcarse de la ideología de género. Sin embargo, la experiencia confirma que los jóvenes y adultos con atracción hacia el mismo sexo (AMS) necesitan la sanación de las heridas afectivas provenientes de la infancia y la adolescencia”. Así describe la homosexualidad, por ejemplo.

A la mujer ‘le da por la limpieza’

Munilla también establece las diferencias entre hombres y mujeres. Por un lado las físicas: “Anatómicamente, hombres y mujeres presentamos una diversa condición; es obvio y visible que los hombres tienen testículos, pene (…) Es también obvio y visible que las mujeres tienen vulva, labios mayores y menos, clítoris…y que, en la pubertad, fruto de un proceso de hormonación diferenciado su cuerpo se redondea, aparece el desarrollo mamario, etc. (…) Un hombre no va a tener que ir al ginecólogo, ni una mujer al urólogo (por motivos del aparato reproductor)“.

14303833065301Pero también las que, según él, son físicas, e incluso, sociales. Así describe a la mujer: “Una persona, por el hecho de ser mujer, va a ser cíclica, y tendrá unos procesos hormonales concretos en relación a su fertilidad. Hay mujeres que se enteran poco de estos cambios, pero otras los sienten mucho, de tal manera que afectan incluso a sus estado de humor: pueden estar más sensibles o susceptibles, a algunas les da por la actividad o por la limpieza, se sienten más o menos vitales…”

Opiniones que plasma en el libro, pero que son habituales en el clérigo, el cual ya ha demostrado en más de una ocasión que no tiene pelos en la lengua y que no tiene problemas en expresar sus pensamientos. De hecho, el pasado mes de octubre escribió polémicas palabras sobre los homosexuales a los que acusó de sufrir “una desviación neurótica”.

En el libro, uno de sus principales objetivos es que quede claro que amor y sexualidad deben ir siempre juntos. “Cuando desgajamos amor y sexualidad, esta última se convierte en una sustancia con poder adictivo, como ocurre con el alcohol, determinados fármacos o el juego”, afirma.

‘La brújula se llama castidad’

Y qué consejos da para no “caer” en el sexo antes del matrimonio. Pues, la castidad. “¿Hay brújula? ¿Hay orientación? ¿Hay guijarros que nos ayuden a volver a casa, a ser dueños de nosotros mismos? (…) La brújula se llama castidad, es decir, llamados a vivir en verdad”.

Para ello Munilla no escatima en ejemplos: “El joven que más se esfuerza por vivir la castidad es más sensible y si está muy enamorado, una simple caricia puede propiciar una reacción desproporcionada (no sería eyaculación precoz) con la consiguiente confusión e inquietud moral. El joven muy enamorado que en los comienzos da un abrazo o beso perfectamente adecuado a su novia, ve que esto le ha provocado una eyaculación que ni esperaba ni quería”.

“La masturbación es una especie de violencia sobre el cuerpo, porque pretende arrancarle el placer”

Munilla también relaciona el sexo esporádico con la ingesta de alcohol. De hecho, el clérigo da una descripción de lo que conocemos como ‘lío’, del que afirma “es el contacto íntimo con alguien con quien no se tiene un compromiso”, para a continuación lanzar la siguiente pregunta: “¿Tiene algo que ver con el hecho de beber alcohol? Aquí las respuestas se dividen, pero la mayoría afirman que sí, bastante. (…) Decíamos que se comienza a beber alcohol a la vez que a buscar lío. La cantidad de alcohol necesaria para cogerse el puntillo ha ido haciéndose cada vez mayor, porque con 16 años no se bebe lo mismo que con 13. ‘Lío’ e ingesta de alcohol aumentan en paralelo“.

El mal de los anticonceptivos

Los anticonceptivos también son un problema para Munilla. Según recoge en su libro, la aparición de los anticonceptivos “ha permitido un cambio drástico en la mentalidad de las personas a la hora de vivir una relación íntima, porque si en el pasado significaba la probabilidad altísima de concebir una nueva vida, resultaba muy difícil banalizar el acto. La mentalidad ha cambiado a fuerza de eslogan repetido: ‘Protégete y disfruta‘”.

Y añade: “No existen las relaciones sexuales seguras: protección no es igual a seguridad. Los más de 100.000 abortos que cada año se realiza en España así lo atestiguan”.

No te vayas a vivir con tu novio

Otra parte muy importante del libro es diferencias el matrimonio y el noviazgo, justificar por qué no se deben mantener relaciones sexuales antes del matrimonio o por qué no es correcto irse a vivir con tu pareja antes de casarse.

“Irse a vivir juntos antes de casarse revela miedo al matrimonio”

Para ello, el obispo de Intxaurrondo mantiene “una cosa es el amor que se tienen los novios y otro el de los esposos. El primero es un amor que se pregunta acerca del compromiso es un amor que se pregunta acerca del compromiso y el otro es un amor comprometido”.

Para él la convivencia previa al matrimonio “no garantiza una unión más sólida”. Irse a vivir juntos antes de casarse revela “miedo al matrimonio”. “Creo que estamos dando razones para entender que este paso es precipitado, no conforme a la verdad del momento e imprudente”, asegura.

La masturbación y la pornografía

Y por último, la masturbación y la pornografía de las que se encarga al final del libro. Según Munilla y Ruiz, la masturbación “consiste en arrancarle al cuerpo un orgasmo”. “La masturbación es una especie de violencia sobre el cuerpo, porque pretende arrancarle el placer, sin vivir a cambio la verdad que del amor que le da sentido”, insiste.

Y lo mismo con la pornografía, de la que asegura “es un problema predominantemente masculino”. Y es que, según relata el obispo, La pornografía no sólo daña a quienes se ofrecen para ser fotografiados: daña a quienes lo contemplan”.

Categorías:Educación Sexual, Mundo, Sexo
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: