Inicio > Audiovisual, Historia, Mundo, Religión > A los 10 años de «La Pasión» de Mel Gibson

A los 10 años de «La Pasión» de Mel Gibson

Juanjo Romero

13541200873_d2d2c01589_z

Diez años de la película «La Pasión de Cristo», de Mel Gibson. ¿Diez años ya? Si querido lector…[dejo un prudente espacio para poder emitir las consabidas exclamaciones: ¡cómo pasa el tiempo!, ¡no puede ser!, ¡qué mayores!, etc] Todavía recuerdo el día que la vi. A los dos o tres días era el estreno en salas comerciales. Me quedé mucho rato rezando, pensando, llorando…, bueno ya no lloraba, pero los efectos eran evidentes. ¿Recordáis la primera impresión?

Para los que consideren que el cine también es un arte, «La Pasión» es quizá la obra artística religiosa de más impacto y más catequética de la historia. ¿Exagero?, creo que no. Quien la haya visto, y son millones, no puede abstraerse a su iconografía y sus referencias. Me explico: ¿habéis intentado acompañar al Señor en el Vía Crucis, o habéis leído el Evangelio sin que os vengan sus imágenes? Lo dudo.

Evidentemente es muy dura. Como decía el director unos días antes del estreno:

–La pasión de Cristo, tal como la narran los Evangelios, fue muy violenta. Si usted es sumamente fiel a esa narración, ¿no cree que la gente podría presenciar escenas demasiado violentas?

–Mel Gibson: Para algunas personas podrían resultarlo, pero…, ¡eh!, fue así. No hay nada de violencia gratuita en esta película. Creo que un menor de doce años no debería verla, a no ser que sea muy maduro. Es bastante fuerte. Nos hemos acostumbrado a ver crucifijos bonitos colgados de la pared. Decimos: «¡Oh, sí! Jesús fue azotado, llevó su cruz a cuestas y le clavaron a un madero», pero ¿quién se detiene a pensar lo que estas palabras significan realmente? En mi niñez, no me daba cuenta de lo que esto implicaba. No comprendía lo duro que era. El profundo horror de lo que Él sufrió por nuestra redención realmente no me impactaba. Entender lo que sufrió, incluso a un nivel humano, me hace sentir no sólo compasión, sino también me hace sentirme en deuda: yo quiero compensarle por la inmensidad de su sacrificio.

La campaña que se montó para que no se emitiese fue brutal, los de mi quinta la recordarán. Mel Gibson no conseguía distribuidora, asumió los gastos y a día de hoy es la película de habla no inglesa (está rodada en arameo y latín) que mayores ingresos ha obtenido en la historia del cine en USA. La reciente «Hijo de Dios» no le ha llegado a la mitad con todo el aparato hollywoodiense en marcha.

Si yo fuera el demonio también habría intentado que no la viese nadie. Si yo fuera el demonio también estaría tan «enfadado» con Mel Gibson que le habría dedicado horas extra. Intentaría por todos los medios que no pusiese sus manos y utilizase su talento nunca más.

Este año, como los nueve anteriores comenzaremos en mi casa la Semana Santa viéndola, el Viernes de Dolores. Os animo, y también os animo a aprovechar los créditos iniciales para rezar por el director.

Gracias, Mel Gibson, por lo que has hecho. Es de justicia dártelas.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: