Inicio > Biografias, Historia, Matrimonio, Mundo, Testimonios > Una historia real de amor

Una historia real de amor

Él tenía 92 años; ella tenía 88 

Llevaban 68 años casados y murieron juntos y tomados de la mano: una historia real de amor 

Actualizado 24 octubre 2013

Aciprensa / ReL

Los poetas y el Cantar de los Cantares dicen que el amor es más fuerte que la muerte, y está prometida una tierra nueva y un cielo nuevo

Los poetas y el Cantar de los Cantares dicen que el amor es más fuerte que la muerte, y está prometida una tierra nueva y un cielo nuevo

Era una pareja de ancianos. Llevaban 68 años casados. Murieron hace unos días en un accidente de tráfico en Estados Unidos. 

Las autoridades descubrieron a la mujer, agonizante, tomada fuertemente de la mano de su esposo que ya había fallecido.

Floyd y Margaret Nordhagen, de 92 y 88 años respectivamente, fueron encontrados uno al lado del otro y sostenidos de la mano, tras sufrir un accidente vehicular en la localidad de Spokane, estado de Washington (Estados Unidos).

El accidente se produjo el 13 de octubre, cuando el vehículo en el que viajaban Floyd y Margaret fue embestido por una camioneta al intentar hacer un giro.

Cuando las autoridades llegaron a la zona del accidente, encontraron a Margaret Nordhagen aún con vida, sosteniendo fuertemente la mano de su esposo.

El policía Rob Spencer dijo a un medio local que “realmente tuvimos que pedirle que lo suelte, para que podamos sacarlo del vehículo”.  “No ves eso todos los días”, aseguró.

Margaret Nordhagen falleció algunos instantes después, en la misma zona del accidente.

Un amor fecundo
La pareja de ancianos celebró su 68 aniversario de matrimonio en julio. Tuvieron cuatro hijos, 11 nietos y 23 bisnietos.

Los amigos del matrimonio Nordhagen recuerdan a Floyd, que era dueño de una granja y criaba ganado, como un esposo cariñoso, que siempre se mostraba orgulloso de cuán bella era su esposa, y aseguraba que todos los días la besaba y abrazaba.

Un amigo de los ancianos esposos, Britches Peden, dijo que “no sé si se estaban sosteniendo las manos antes o después de que él muriera, o si ella lo agarró después, pero no importa. Ellos se habrían estado sosteniendo las manos si ellos hubieran podido, y así es como queremos recordarlos”.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: