PROFECÍA DE SAN LUIS MARÍA DE MONTFORT

PROFECÍA DE SAN LUIS MARÍA DE MONTFORT SOBRE LOS HIJOS DE LA VIRGEN MARÍA EN EL FINAL DE LOS TIEMPOS

“Pero en la segunda venida de Jesucristo, María tiene que ser conocida y puesta de manifiesto por el Espíritu Santo, a fin de que por Ella Jesucristo sea conocido, amado y servido»

“El poder de María sobre todos los demonios resplandecerá, sin embargo, de modo particular en los últimos tiempos, cuando Satanás pondrá asechanzas a su calcañar, o sea, a sus humildes servidores y pobres hijos que Ella suscitará para hacerle la guerra. Serán pequeños y pobres a juicio del mundo; humillados delante de todos; rebajados y oprimidos como el calcañar respecto de los demás miembros del cuerpo. Pero en cambio, serán ricos en gracias y carismas, que María les distribuirá con abundancia; grandes y elevados en santidad delante de Dios, superiores a cualquier otra criatura por su celo ardoroso; y tan fuertemente apoyados en el socorro divino, que, con la humildad de su calcañar y unidos a María, aplastarán la cabeza del demonio y harán triunfar a Jesucristo”.

PERO ¿QUÉ SERÁN ESTOS SERVIDORES, ESCLAVOS E HIJOS DE MARÍA?

“Serán fuego encendido , ministros del Señor que prenderán por todas partes el fuego del amor divino.

Serán flechas agudas en la mano poderosa de María para atravesar a sus enemigos: como saetas en manos de un guerrero .

Serán hijos de Leví , bien purificados por el fuego de grandes tribulaciones y muy unidos a Dios . Llevarán en el corazón el oro del amor, el incienso de la oración en el espíritu, y en el cuerpo, la mirra de la mortificación.

Serán en todas partes el buen olor de Jesucristo para los pobres y sencillos; pero para los grandes, los ricos y mundanos orgullosos serán olor de muerte.

Serán nubes tronantes y volantes , en el espacio, al menor soplo del Espíritu Santo. Sin apegarse, ni asustarse, ni inquietarse por nada, derramarán la lluvia de la palabra de Dios y de la vida eterna, tronarán contra el pecado, lanzarán rayos contra el mundo, descargarán golpes contra el demonio y sus secuaces, y con la espada de dos filos de la palabra de Dios traspasarán a todos aquellos a quienes sean enviados de parte del Altísimo.

Serán los apóstoles auténticos de los últimos tiempos . A quienes el Señor de los ejércitos dará la palabra y la fuerza necesarias para realizar maravillas y ganar gloriosos despojos sobre sus enemigos.

Dormirán sin oro ni plata y lo que más cuenta sin preocupaciones en medio de los demás sacerdotes, eclesiásticos y clérigos . Tendrán sin embargo, las alas plateadas de la paloma, para volar con la pura intención de la gloria de Dios y de la salvación de los hombres adonde los llame el Espíritu Santo. Y solo dejarán en pos de sí, en los lugares en donde prediquen, el oro de la caridad, que es cumplimiento de toda ley .

Por último, sabemos que serán verdaderos discípulos de Jesucristo. Caminarán sobre las huellas de su pobreza, humildad, desprecio de lo mundano y caridad evangélica, y enseñarán la senda estrecha de Dios en la pura verdad, conforme el Santo Evangelio y no a los códigos mundanos, sin inquietarse por nada ni hacer acepción de personas; sin perdonar, ni escuchar, ni temer a ningún mortal por poderoso que sea.

Llevarán en la boca la espada de dos filos de la palabra de Dios; sobre sus hombros, el estandarte ensangrentado de la cruz; en la mano derecha el crucifijo; el rosario en la izquierda; los sagrados nombres de Jesús y de María en el corazón, y en toda su conducta la modestia y mortificación de Jesucristo.

Tales serán los grandes hombres que vendrán y a quienes María formará por orden del Altísimo para extender su imperio sobre el de los impíos, idólatras y mahometanos. Pero ¿cuándo y cómo sucederá esto? ¡Solo Dios sabe! A nosotros toca callar, orar, suspirar y esperar: Yo esperaba con ansia al Señor ”.

“¡Ah! ¿Cuándo llegará ese tiempo dichoso –dice un santo varón en nuestros días, ferviente enamorado de María-, cuándo llegará ese tiempo dichoso en que la excelsa María sea establecida como Señora y Soberana en los corazones, para someterlos plenamente al imperio de su excelso y único Jesús? ¿Cuándo respirarán las almas a María como los cuerpos respiran el aire? Cosas maravillosas sucederán entonces en la tierra, donde el Espíritu Santo –al encontrar a su querida Esposa como reproducida en las almas- vendrá a ellas con la abundancia de sus dones y las llenará de ellos, especialmente el de Sabiduría, para realizar maravillas de gracia.

¿Cuándo llegará, hermano mío ese tiempo dichoso, ese siglo de María, en el que muchas almas escogidas y obtenidas del Altísimo por María, perdiéndose ellas mismas en el abismo de su interior, se transformen en copias vivientes de la Santísima Virgen para amar y glorificar a Jesucristo? Ese tiempo sólo llegará cuando se conozca y viva la devoción que yo enseño: ¡Señor, para que venga tu reino, venga el reino de María!”.

Camino del Rosario en Garabandal (1)

Actualizado 17 septiembre 2012

Garabandal no ha muerto. Sigue silenciosamente acercando a muchos a Dios a través de María. ES verdad que hoy los peregrinos y devotos de la Virgen toman otros caminos, pero el que va a Garabandal no viene de vacío. Como le ocurrió a un matrimonio que este verano visitaban aquel lugar. Ya cercanos al sitio de las «apariciones», notaron, sobre todo el marido, algo muy extraño que le hizo «ver» toda su vida, hasta el punto que experimentó una radical conversión.

El camino del Rosario en el pueblo de S.S. de Garabandal es un sendero que comienza a un costado de los Pinos subiendo en zig-zag por todo el monte hasta llegar a una Cruz Gloriosa colocada a la misma altura del Monte Calvario en Jerusalem (738m). 

Se ve todo el sendero que conduce a las 20 estaciones del Rosario, el paisaje del pueblo y los pinos a medida que se va alejando y un cielo y nubes maravillosos que se abren a medida que se va subiendo.

 

El audio de fondo es original de las niñas en éxtasis rezando y cantando con la Stma. Virgen María acompañados por gestes del pueblo y otras partes.

www.virgendegarabandal.com/videos.htm 

El Rosario es la Oración mas frecuente
de las niñas durante los éxtasis.

Jacinta da a besar a la Virgen un Rosario 

La Virgen enseñó a las niñas a rezar bien el Rosario y al principio iba Ella delante rezándolo todo, para enseñarlas a rezarle bien. Después solamente rezaba la parte que le correspondía.

Don Valentín Marichalar, el párroco, nos dice que un sacerdote, al oír el Rosario dijo:

– «No necesito otra prueba. En ningún Seminario o Institución religiosa nunca he visto ni oído un Rosario como el que se reza aquí con las niñas en éxtasis».

Tanto los rezos como los cánticos se pueden escuchar aquí, en Rezos y canciones a Nuestra Señora.

 El Rosario es una parte muy importante del Mensaje de la Virgen en Garabandal.

Dice Miguel, el hermano de Conchita:

«Cuando era joven y trabajaba en el campo, la campana de la Iglesia del pueblo tocaba al mediodía. Todos parábamos de trabajar, incluso los que estaban con el ganado, y rezábamos el Angelus. Después, a la tarde, todos, hombres, mujeres, niños, todos volvían a sus casas para luego ir a rezar el Rosario en la Iglesia. Y esto sucedía cada dia».

PRECIOSAS ANÉCDOTAS Y TESTIMONIOS DEL REZO DEL SANTO ROSARIO EN GARABANDAL:

El Rosario es la Oración más frecuente en los éxtasis de las niñas en Garabandal.

Dice Conchita:

— El Rosario es una parte muy importante del Mensaje de la Virgen en Garabandal.

Todos los Papas hablan maravillas del Rosario. San Pio X escribió en su Testamento que:

— El Rosario es la Oración más hermosa y la más llena de gracias.

El Papa Pio XII, en una carta del 31 de Agosto de 1946 al Obispo de Manila, escribió que el Rosario es:

— El breviario de todo el Evangelio.

Tanto el Papa Juan XXIII, como Pablo VI lo rezaban cada día.

La Virgen María se apareció en Garabandal en cuya Iglesia se rezaba el Rosario todos los días y el pueblo asistía masivamente a él.

La Virgen enseñó a las niñas a rezar bien el Rosario y al principio iba Ella delante rezándolo todo, para enseñarlas a rezarle bien. Después solamente rezaba la parte que le correspondía.

El Rosario contiene las Oraciones más bellas:

El Padre Nuestro, la Oración que Jesús nos enseñó para orar a Dios nuestro Padre… Es una perfecta alabanza a la Santísima Trinidad a quien se Glorifica. Es una meditación de los Misterios de la Vida de Jesús, nuestro Redentor.

La Virgen lo rezaba con una voz dulcísima y una especial unción. Cuando llegaba el Gloria, la Virgen:

— inclinaba la cabeza con extraordinaria reverencia.

 

Dice Conchita en su diario que ya el primer día que la vimos:

— Rezamos el rosario viéndola a Ella. Ella rezaba con nosotras para enseñarnos a rezarlo bien.

El 18 de Agosto de 1961:

Lo primero que nos dijo fue que recemos el Rosario y nosotras, como nunca le habíamos rezado delante, nos dijo Ella:

— Yo voy a rezarlo delante y vosotras me seguís.

Ella rezando muy lento. Ella decía «Santa Maria» y nosotras decíamos «Santa María», rezábamos así. Cuando nos tocaba «Dios te Salve María», pues igual que se reza el Rosario, pero todo muy despacio, y la Salve nos mandó cantarla y nosotras la cantamos.

Don Valentín Marichalar, el párroco, nos dice que un sacerdote, al oír el Rosario dijo:

— No necesito otra prueba. En ningún Seminario o Institución religiosa nunca he visto ni oído un Rosario como el que se reza aquí con las niñas en éxtasis.

Tanto los rezos como los cánticos se pueden escuchar aquí, en Rezos y canciones a Nuestra Señora.

Las videntes afirman:  

Debemos pensar lo que rezamos; rezar es hablar con Dios y la Virgen.

Cuando decimos el Padre nuestro o el Ave María estámos hablando con Dios y la Virgen y hay que decirlo como cuando hablamos con una persona a quien amamos mucho, despacio y con corazón.

Dice Simón, el padre de Jacinta:

Cuando más me emocioné fue la noche de la Encarnación, porque yo pensaba:

— Esto, si es cosa de Dios, el día de la Encarnación tiene que haber algo especial.

Llegó el día 24 de marzo de 1962. A las doce de la noche cayó Jacinta en éxtasis en casa, salió a la calle y nosotros con ella. Fue al portal de la iglesia, estuvo un poco allí y se fue a casa de Ceferino adonde había poca gente. Era ya cerca de la una cuando cae Loli en éxtasis también. Salieron a la calle las dos y salíamos con ella y, al salir a la calle, pasaba Conchita en éxtasis con su familia y se juntaron allí las tres.

Van al portal de la iglesia y comienzan a rezar el rosario. Empezaron a cantar los misterios, lo que no habían hecho nunca. ¡Unas voces angélicas!. Y lo que más me emocionó es cuando dijeron:

— Dice la Virgen que canten todos en voz alta.

Yo cantaba con una emoción grandísima. 

Después de rezar el rosario yo dije para mi:

— Mira, para la Encarnación deberían cantar unos cantares.