Un empresario con 3.000 trabajadores, futuro santo

El argentino Enrique Shaw 

Un empresario con 3.000 trabajadores, padre de nueve hijos y encarcelado por Perón, futuro santo 

Además fundó una organización empresarial, estaba comprometido en Acción Católica y era miembro de un partido político.

Actualizado 30 agosto 2012 

Álex Rosal/ReL 

Podría ser el primer empresario contemporáneo en subir a los altares. Se llamaba Enrique Shaw, era argentino y murió con 41 años en 1962.

Aquejado de un severo cáncer, en los últimos meses de su vida eran los propios trabajadores de su empresa, la famosa Cristalerías Rigolleau, los que acudían voluntariamente al hospital para donar su sangre, y contribuir así con sus transfusiones a alargar la vida de su jefe.

Un santo con americana y corbata

«Enrique era un santo», decían muchos de él cuando murió en 1962, y esa llama de santidad no se apagó con los años. En 1997, el cardenal argentino Jorge Mejía soltó ante un grupo de empresarios la espoleta necesaria para emprender la causa de beatificación. «Creo que la vida de Enrique merece la apertura de una causa«. Y con la aprobación del arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio, se inició la causa diocesana de beatificación con la recogida de testimonios, que acaba de concluir estos días. A partir de ahora será la Santa Sede la que dictamine la santidad del empresario Shaw.

¿Un empresario santo?

Enrique Shaw era un místico enfangado en los quehaceres de la vida diaria. Tenía que cuidar de su mujer y sus nueve hijos, dirigir una empresa de 3.000 empleados, atender la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) por él fundada, sacar tiempo para la Acción Católica y el Movimiento Familiar Cristiano de Buenos Aires, dar conferencias y seminarios de formación por todo el país, así comoparticipar en política a través del Partido Demócrata Cristiano. 

Su frenética actividad estaba impregnada por una honda espiritualidad que la expresaba de forma natural: “La gracia divina no me quita libertad; al contrario, la perfecciona y nunca me siento más libre que cuando estoy bajo el influjo de la suave energía que nace de la luz proporcionada por Dios”.

“Cuanto más me creo amado por Dios -escribirá Shaw-, más me siento capaz de amar al prójimo, y de devolver a Dios amor por amor, dándole la única correspondencia que Él me pide: amor a nuestros hermanos”.

¿Un místico al frente de una empresa?

Su modo de dirigir a los 3.000 trabajadores que tenía en Cristalerías Rigolleau estaba basada en su experiencia del Evangelio. Su manual de empresa era el propio Evangelio. A Shaw le gustaba repetir que “debemos aplicar la doctrina y el mensaje de Cristo a los problemas concretos de la función empresarial. El empresario ha de encarnar a Cristo en la empresa y la forma de hacerlo es aplicar sus enseñanzas. El problema más agudo es la carencia de gente cristiana capaz de actuar en los niveles más altos de las empresas”.

Por eso, ante colegas empresarios que sólo se preocupaban por la rentabilidad económica de su negocio, sin atender a las condiciones de vida de sus empleados, les recordaba que “un empresario con sentido social moderará su espíritu de lucro, reconocerá el valor y la dignidad del trabajo ajeno, tratará al obrero con consideración, y se esforzará para quelleve su trabajo a la elevación económica y moral correspondiente a su dignidad”. Sin duda, toda una revolución para la Argentina de los años cincuenta.

La empresa, una comunidad

Para Shaw la función de director en la empresa no era ningún privilegio sino un don con el que posibilitar la creación de una comunidad que hiciera elevar la humanidad del trabajador: “Que en la empresa haya una comunidad humana; que los trabajadores participen en la producción y, por lo tanto, den al obrero el sentido de pertenencia a una empresa; que le ayude a adquirir el sentido de sus deberes hacia la colectividad, el gusto por su trabajo y de la vida, porque ser patrón no es un privilegio, sino una función”.

O en otra ocasión recordaba a algún amigo empresario que se quejaba de los abusos que cometían algunos trabajadores: “Es indispensable mejorar la convivencia social dentro de la empresa. Hay que humanizar la fábrica. Para juzgar a un obrero hay que amarlo”. Y añadía: «Como empresario, hay que sembrar esperanza, ver la realidad, renunciar al beneficio del momento, ser un puente entre quienes conocen el problema y los sumergidos que piensan en su situación inmediata».

Cristianizar a los empresarios 

Shaw quería implantar un nuevo modelo empresarial, basado en la Doctrina Social de la Iglesia, pero para eso debía «cristianizar la clase patronal argentina«. 

Interpelado por unas palabras del Papa Pío XII, en las que reclamaba un tipo de empresario que mirara más allá de la cuenta de resultado, decide fundar la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE).

El general Perón lo encarcela

Todo hombre respetado por sus conciudanos es un peligro para el poder, por eso no es de extrañar que el general Juan Domingo Perón, presidente de Argentina, acabará encarcelando a un personaje como Enrique Shaw en mayo de 1955. ¿La acusación?Conspirar para derrocar al Presidente de la República. Él y otros 18 dirigentes laicos de la Acción Católica son detenidos y encarcelados durante diez días tras ser señalados como responsables de un «complot político». 

Son obligados a dormir en el suelo, soportar interrogatorios de hasta 10 horas, sufrir presiones psicológicas para «reconocer» un «falso complot» y, con todo ello, la amenaza de la tortura sobrevuela por sus mentes por la insistencia de su carceleros en obtener una declaración jurada de su «delito»… además son incomunicados de sus mujeres y sus abogados. Al final, la presión internacional puso cordura en el Gobierno de la nación, yShaw y sus compañeros de la Acción Católica fueron liberados sin mediar disculpa alguna. 

Participación política

Pero este atropello de su libertad individual empuja a Shaw a comprometerse en la vida pública de su país colaborando con el Partido Demócrata Cristiano, de reciente creación. 

Su colaboración política no fue muy intensa. Sus escritos dejan claro lo que esperaba de la acción política: «El remedio a los problemas sociales en el orden espiritual es una vuelta sincera a las enseñanzas del Evangelio (…) En el reconocimiento de las prerrogativas reales de Cristo y la vuelta de los individuos y de la sociedad a la ley de su verdad y de su amor está el único camino de salvación«.

Agradecimiento a sus trabajadores

La enfermedad se agrava y los médicos no se atreven a operar… sólo le mantiene vivo las continuas transfusiones de sangre que le donan sus trabajadores. Shaw, en una emotiva despedida con los empleados de Cristalerías Rigolleau, les agradece en público «la vida» que le están regalando entre todos. 

«Cuando alguien me hace un regalo- por ejemplo, una lapicera- yo le escribo en seguida para agradecer el obsequio. Pero en este caso he tardado en agradecer el regalo que me han hecho, porque no se trata de expresar mi agradecimiento por el obsequio de un objeto, sino de algo tan vital, tan lleno de sentido como símbolo de la propia vida como essu propia sangre para ser transferida a mis venas. Sólo ahora que estoy reunido con todos ustedes les puede decir con emoción: Gracias, mis queridos compañeros».

Es posible que algún día podamos decir de este Siervo de Dios: san Enrique Shaw, intercede por nosotros… 

Más información: www.enriqueshaw.com.ar

 

Ante la muerte de un hermano sacerdote

Actualizado 30 agosto 2012

Al llegar a este rincón asturiano en donde me encuentro, nos enteramos que acababa de morir Santiago, el único sacerdote ordenado hace unas semanas, como informa nuestra página. La noticia ha causado gran consternación en la Archidiócesis de Oviedo, en especial en su pueblo natal y en las numerosas parroquias que lo esperaban como párroco a partir del día 11 de Septiembre.

En el día de su Ordenación

Gozaba de buena salud, muy trabajador según nos cuentan. Su madre viuda estaba feliz por poder acompañar a su hijo allí donde lo mandaran. ¿Quién le iba a decir que un día como ayer lo tendría muerto en sus brazos a consecuencia de un infarto fulminante? ¡Qué sorpresas nos guarda la naturaleza! Muchos se preguntarán, y con razón, ¿cómo Dios permite esto con la falta que hay de curas? Yo siempre en estos casos cambio el “por qué” por el “para qué”.  ¿Para qué permite Dios esto? ¿Qué intenta conseguir? Este sacerdote iba a dar mucho fruto en la tierra, pero sin duda dará mucho más fruto desde el cielo. Esas parroquias que se quedan sin él, van a recibir los frutos abundantes de su ministerio desde el cielo.

                Nos agobia en la Iglesia la falta de clero, pero Dios sabe más, y El suplirá con creces lo que nosotros no podamos hacer. Los seminarios andan medio vacíos, algunos cerrados, pero Dios proveerá. Es verdad que esto no es un bien, y que la causa de la falta de vocaciones se debe, entre otras razones, a la increencia, al materialismo, a la profunda tibieza espiritual que venimos padeciendo. Todo culpa del ser humano pecador.

                Y los sacerdotes cada vez nos sentimos más urgidos a suplir las carencias clericales con más trabajo. Hay sacerdotes que merecerían ya un descanso por sus años y enfermedades, pero ahí están, ahí estamos, a pié de obra mientras el cuerpo aguante. ¿Qué puede hacer la feligresía? Colaborar con generosidad en todo lo que esté en su mano, ser muy compresivos con nuestras limitaciones, rezar por los sacerdotes… Y  no digo que nos lo agradezcáis porque es nuestro deber, estamos cumpliendo de por vida, lo mejor que sabemos y podemos, con la misión que el Señor  nos ha encomendado.

                 Cuando la otra tarde íbamos tres sacerdotes con nuestro clerigman por las calles de León nos llamó la atención que todo el mundo nos mirara con cierta complacencia. Muchos nos saludaban con una sonrisa, otros con un adiós. Es de agradecer estas actitudes respetuosas, incluso cariñosas. No siempre ocurre así. Pero estamos acostumbrados a servir sin pedir nada a cambio. Los defectos que tenemos  nos recuerdan que también somos de barro, un barro que se puede romper, como el del sacerdote Santiago de Oviedo, pero que Dios lo recompone para seguir sirviendo, aquí o en la otra vida.

                Mis condolencias al Sr. Arzobispo D. Jesús Montes,  a la pobre madre viuda que ha perdido a su único hijo, sacerdote de Jesucristo, y todo el clero asturiano que ve frustrada una esperanza de relevo generacional. Dios sabe más.

La escena de uma madre abrazando a su hijo sacerdote muerto me ha recordado la imagen de la Virgen del Camino de León:

También la Virgen abrazó y lloró a su Hijo, primer sacerdote, muerto por todos.

Juan García Inza

Juan.garciainza@gmail.com

 

Convertir a 300 personas al cristianismo

Arrestan a hombre por convertir a 300 personas al cristianismo

ROMA, 28 Ago. 12 / 09:08 pm (ACI/EWTN Noticias).- El líder cristiano Bountheung fue arrestado recientemente por las autoridades policiales de Laos, acusado de “haber convertido a 300 laosianos a la fe cristiana”.

En la región, muchos creyentes sufren habitualmente abusos contra su libertad religiosa por las autoridades locales, que consideran como religiones aceptables solamente al budismo, el brahmanismo y el animismo, mientras que el cristianismo es considerado una “religión extranjera”.

Según informó la agencia vaticana Fides, Bountheung fue detenido por las autoridades en el distrito de Khamkerd donde reside, en la parte central del país, luego de ser citado dos veces en agosto para ser interrogado sobre la conversión al cristianismo de 300 laosianos en su poblado, en mayo de este año.

La orden de arresto contra el líder cristiano también implica su expulsión de la aldea en la que radica y presiona a los 300 recién conversos al cristianismo a renunciar a su fe para poder seguir viviendo en el poblado.

La ONG Human Rights Watch for Lao Religious Freedom denunció que la orden de arresto contra Bountheung viola el derecho a la ciudadanía del líder cristiano y el derecho a afiliarse libremente a cualquier religión, tal como lo garantiza la Constitución de Laos.

En Nahoukou, otra aldea del país, Tongkoun Keohavong, líder laico de la comunidad cristiana del pueblo, ha sido interrogado por las autoridades para que explique las razones del crecimiento del cristianismo en su pueblo.

Tongkoun Keohavong explicó que desde febrero de 2012 más de 30 aldeanos abrazaron la fe cristiana, ejerciendo su derecho a la libertad religiosa. A pesar de esto, las autoridades ordenaron que él y los otros creyentes renuncien a su fe e interrumpan sus reuniones de culto, bajo amenaza de ser expulsados de su pueblo.

De las Tinieblas a la LUZ

La estadounidense Donna D´Errico 

De posar desnuda para la revista Playboy a rezar el rosario todas las noches con sus hijos 

Además, prepara un documental para la televisión sobre los últimos descubrimientos sobre la localización del Arca de Noé. 

Actualizado 29 agosto 2012 

Aci 

Donna D’Errico ha dado un giro total a su vida. De haber posado en la revista Playboy en 1995 y tras participar entre 1996 y 1998 en la conocida serie televisiva Baywatch (Vigilantes de la playa) ahora es una devota católica y prepara un documental sobre el Arca de Noé.

Una persona religiosa

Al ser preguntada sobre si se considera una persona religiosa, Donna D’Errico afirma que “totalmente. No me gusta el término espiritual porque creo que encierra una excusa. O eres religioso o no. No existe el ser espiritual, es un término tonto que se ha convertido en un cliché. Si no eres religioso, no lo eres y ya. ¿Qué significa ser espiritual? Voy a Misa todos los domingos y rezo el Rosario todas las noches con mis hijos”.

La madre de familia explica así la oposición que muchos en Estados Unidos intentan establecer entre los términos “religioso” y “espiritual” para justificar la postura de quienes, en el segundo caso, dicen tener alguna experiencia trascendente pero sin contar con religión alguna o “estructuras” como la Iglesia, por ejemplo.

Su pasado de chica Playboy

Sobre su pasado en la revista Playboy, Dona D’Errico afirma que “he cometido errores y he tomado opciones en mi pasado que no tomaría hoy. Ese es un capítulo en mi vida en el que he cerrado la puerta. Me parece que fue otra persona. No es quien soy hoy”.

La ahora catalogada como “actriz exploradora” permanece en Turquía realizando una serie de grabaciones para el documental que produce sobre el Arca de Noé.

Documental sobre el Arca de Noé

Dona D’Errico es madre de dos hijos y exesposa del líder de la banda de rock Motley Crye, Nikki Six, esta católica de 44 años. Confiesa a FoxNews su fascinación desde pequeña con el Arca de Noé y afirma que viajó a Turquía, específicamente al Monte Ararat, en donde algunos científicos afirman estaría la emblemática barca, para cumplir el sueño que tuvo desde pequeña cuando la historia bíblica la deslumbró.

Hace unos días, mientras escalaba el Monte Ararat sufrió un accidente y se golpeó el rostro y otras partes del cuerpo. Por error colocó una de esas fotos en su cuenta de Twitter para enviarlas a su familia y las imágenes se hicieron virales en Internet.

Sobre el Arca de Noé relata que “creo en lo que la Biblia dice. Además con el paso de los años ha habido registros históricos sobre el hecho de que el Arca de Noé puede estar en el Monte Ararat, así que no soy ingenua ni creo sólo en lo que dicen las Escrituras. Hay datos de la historia de gente respetable que han visto esto”.

En efecto, uno de estos registros data del año 2006 cuando la revista Space en Estados Unidos dio cuenta de unas investigaciones realizadas con fotografías de satélites sobre una “anomalía” que podría ser el Arca de Noé.

La anomalía está a 4.663 metros de altura, en la zona noreste del Monte Ararat. El tamaño de la formación, de acuerdo a las imágenes del satélite, 309 metros, equivaldría a los 300 por 50 cúbitos que medía el Arca de Noé, como explica el libro del Génesis.

En esta investigación, también están incluidas imágenes tomadas por la unidad aérea GeoEye´s Ikonos del satélite QuickBird, el Radarsat 1 de Canadá, y otras imágenes tomadas por varias agencias de inteligencia de Estados Unidos.

Apocalipsis 2012 (II)

Blogueros con el Papa

Hablemos de Medjugorje

Dentro de la amplia serie de mensajes que se presentan como advertencias venidas del Cielo, me atrevo a afirmar que ningún evento tiene tanta difusión, impacto y polémica como Medjugorje. Los comentarios a mi anterior post creo que así lo demuestran. Muchos de quienes creen firmemente que pronto vendrá una Gran Señal, y que habrá Tres Días de Oscuridad, sienten que les autoriza nada menos que la voz de la Virgen, que según creen, se ha dejado escuchar en Medjugorje. Y dentro de la opinión de sus partidarios, estas apariciones deben tomarse como ciertas porque los enormes frutos espirituales, y singularmente las conversiones y las confesiones, apuntan decididamente hacia un veredicto de veracidad.

Es importante percibir bien la relación mutua de estos tres elementos tal como los ven quienes son favorables al carácter sobrenatural y providencial de lo sucedido en el lugar:

  1. Medjugorje es un sitio único en el mundo, en términos de conversiones, confesiones, adoración eucarística y presencia pública de la fe. Eso significa que Dios está obrando allí.
  2. Dios no respaldaría algo que fuera un engaño o una trampa. Por consiguiente, las apariciones de la Virgen María en Medjugorje son ciertas.
  3. En Medjugorje, como en otros lugares, la Virgen ha llamado y está llamando a la conversión, y ha dado severas advertencias sobre lo que viene sobre el mundo, incluyendo anuncios de señales portentosas. Esto confirma que esas señales no pueden fallar; el Cielo nos está apremiando a actuar.

Respuestas habituales a las objeciones

Obsérvese que ese planteamiento contiene ya la respuesta a las objeciones principales. Hago una breve lista de estas objeciones y las respuestas típicas que dan los partidarios de las apariciones:

  1. ¡Son demasiadas apariciones y mensajes! Respuesta: eso sólo indica la gravedad del tiempo en que vivimos. El pecado y la dureza del mundo han llegado a extremos y por eso Dios está tomando medidas extremas.
  2. Los obispos y algunas comisiones de investigación reprueban el fenómeno y consideran que no tiene origen sobrenatural en Dios. Respuestas: (A) La jerarquía siempre se toma su tiempo para aprobar esta clase inaudita de hechos pero hay testimonios de que Juan Pablo II o el entonces Cardenal Ratzinger creían en la veracidad de las apariciones. (B) Hoy hay mucha incredulidad en el clero. Los sacerdotes son los primeros en negar los milagros, así como niegan también que exista el demonio o niegan la existencia de los ángeles. tenemos que orar para que tanta ciencia humana y tantos estudios teológicos no los confundan más o los llenen de la arrogancia que enceguece. Dios es sencillo y se deja conocer de los sencillos. (C) Así como algunos pocos reprueban, hay también gente de Iglesia, como el reconocido René Laurentin, que no sólo están de acuerdo, sino que difunden con entusiasmo lo que ha sucedido en Medjugorje.
  3. El género de vida de los videntes es propio de gente muy adineradaRespuesta: los videntes no andan pidiendo dinero. Han consagrado su vida a este servicio, y no es pecado que reciban donaciones libres de la gente. Además, no se supone que la Virgen quiera que sus hijos vivan en condiciones deplorables.
  4. Aunque el mensaje principal es de la Reina de la Paz, hay grave división entre el obispado y los franciscanosRespuesta: Lamentablemente es verdad que existe esa división pero el tiempo mostrará que fue la humildad y el corazón bondadoso de los frailes llevaba la razón. Si bien algunos de ellos han caído en extremos y necesitan enmendarse como todo ser humano. No olvidar tampoco que como esta es una obra de Dios, el demonio no está nada feliz con lo que sucede y por eso trata de ensuciar todo y perturbar.
  5. ¿Y por qué ninguno de los videntes se ha consagrado a Dios en la vida sacerdotal o religiosa, como sí sucedió con Santa Bernardita, de Lourdes, o Sor Lucía, de Fátima? Respuesta: la vocación es un misterio y no debemos presumir que Dios obra siempre del mismo modo en todas partes. Además, este es el «tiempo de los laicos,» como lo declaró Juan Pablo II, y por eso no es extraño sino hasta muy razonable que Dios quiera poner delante de nosotros modelos de vida cristiana laical.
  6. Cuando los lugares se ponen de moda se producen fácilmente fenómenos de histeria o sugestión colectivaRespuesta: Si algo caracteriza el lugar es la tranquilidad. Lo que muchos vienen buscando es oración, serenidad, y una manera de poner su vida en perspectiva. No hay invitaciones a la histeria ni a desbordamientos emocionales. Si alguna vez suceden hay que atribuirlos más al pasado confuso y tormentoso de la gente que va, no a la Virgen ni a los mensajes.
  7. Mucha gente va y no encuentra nada ni de especial ni de sobrenatural.Respuestas: (A) Dios no se impone. Él invita pero no obliga. (B) Dios tiene su hora para cada persona; el hecho de que algunos no descubran nada no borra los innumerables testimonios de personas que han visto, sentido, experimentado el amor de Dios y de la Virgen; y eos ha cambiado sus vidas.

Aclaraciones útiles desde la historia y la teología

Cuando una discusión lega a un punto muerto, o peor aún, cuando se polarizan las opiniones y llegan a descalificarse mutuamente, ha llegado el tiempo de ampliar el ámbito de información.

  1. Muchos creen que las apariciones cambiaron dramáticamente la fe o las costumbres del lugar; eso no es cierto. La página web oficial de Medjugorje y las apariciones tiene una amplia sección de historia, de la cual conviene entresacar algunos datos: «El Cristianismo se hace presente en el área de Medjugorje, ya en el tiempo de los Romanos. A juzgar por la cantidad de ruinas de Iglesias, estaba extensamente difundido. Un gran número de ellas fue destruido, y en el tiempo de la migración en los siglos sexto y séptimo después de Cristo, las Iglesias fueron derribadas. Los pobladores croatas aceptaron muy pronto el Cristianismo. Empezaron a ser bautizados ya desde el siglo séptimo.«
  2. Es natural preguntarse por qué tienen tanta influencia los franciscanos. La respuesta de nuevo la da la historia. Misioneros que supieron llegar al corazón croata ya desde la Edad Media, han sabido estar al lado del pueblo sencillo en horas felices o tristes. Un sacerdote croata me decía hace un año en Lima, donde reside: «Para mucha gente sencilla la única imagen que existe de un hombre consagrado es el hábito franciscano.» En términos prácticos, eso explica la íntima identificación del pueblo con los frailes, entre los que hay que contar decenas o quizás centenares que fueron apresados, torturados y asesinados, sobre todo en la época de la dominación turca. Debe subrayarse que la fe como horizonte existencial de la vida, y el sentido de la oración permanente son un legado multisecular en la región, mucho antes del 24 de Junio de 1984, cuando se inicia la época de las apariciones.
  3. La Bosnia-Herzegovina católica ha seguido una dirección opuesta al laicismo cada vez más común en Europa Occidental. La gran mayoría de los peregrinos a Medjugorje provienen de ambientes severamente laicizados en los que rezar es casi exótico, y celebrar a Dios en público se vuelve casi impensable. El impacto es intenso y causa una saludable impresión: He aquí un sitio donde lo natural y lo público es creer. He aquí una parroquia donde los sacramentos se viven al ritmo del amor y no del reloj. He aquí un ambiente donde se puede hablar del amor de Dios sin tener que defender a cada paso la racionalidad de creer. El visitante a Medjugorje debe recordar que está presenciando esencialmente un pueblo de sobrevivientes a tres o cuatro persecuciones, todas brutales: la intolerancia de los turcos (de religión musulmana); la presión del imperio austro-húngaro; la farsa de un país artificial, la llamada «Yugoeslavia;» las torturas de los comunistas. Todo esto es anterior a 1984, y todo tiene que ver con la predicación franciscana y con una fe vivida obstinada y heroicamente en familia.
  4. Los supuestos mensajes, que resultan comparativamente recientes en esta historia, han tenido una evolución notable, del anuncio de grandes transformaciones y un tono apocalíptico fuerte, a una serie de recomendaciones que son perfectamente estándar en la práctica de un católico que tome en serio su fe.Milenko Bernadic, croata de nacimiento, que vio y vivió los orígenes de todo este fenómeno, subraya el hecho de este cambio, refiriéndose a un supuesto «signo» que la Virgen debía dejar y que convencería a todos de la verdad de las apariciones. Escribe Milenko: «Al principio se anunciaba este signo a bombo y platillo; no lo decían los comunistas, se anunciaba desde el altar de la iglesia parroquial de Medjugorje (“Será pronto”, 27/08/1981; “Un poco más de paciencia”, 29/08/1981; “Solamente un poco más de paciencia”, 31/08/1981). Luego, poco a poco, se decía que eso no tiene importancia («El signo llegará, ¡pero no lo esperéis! La única palabra que ha querido decir a todos ha sido: ¡Convertíos! Decid eso de una manera más urgente a todos mis hijos e hijas. A mi no me cuesta trabajo sufrir por vosotros. Rogaré a mi Hijo que no castigue al mundo. Pero vosotros lo que tenéis que hacer es convertirse. Vosotros no podéis saber nunca lo que pasará, ni lo que el Padre mandará al mundo. ¡Renunciad a todo!»)…» Y con esa claridad y sentido práctico que suelen tener los mediterráneos, añade el mismo autor: «La cuestión del signo es importante en cuanto a la verificación de la autenticidad de las apariciones. No puede ser que algo se diga una y otra vez, que va a haber, que va a haber, en tal y cual lugar, y luego… desaparezca el tema. Naturalmente es mejor que desaparezca, porque el tema es cachondo, no tiene otro nombre. Pero no me vengas diciendo una cosa, y luego como que no. Y si es que no, las apariciones no se pueden tomar en serio.» [Más sobre las múltiples contradicciones de este supuesto «signo» aquí, en inglés.]
  5. Los actuales mensajes mensuales son un reciclaje de unas mismas exhortaciones, precisamente las que han ayudado a sostener la fe católica en esta área de tantas disputas y persecuciones. Por favor, léanse los últimos treinta o cuarenta mensajes para verificar lo que estoy diciendo. El problema ya no es si uno cree o no en esos mensajes. Me atrevo a repetir: todo buen católico que conozca y practique su fe sentirá que se le está diciendo el ABC de su vida cotidiana: orar, ayunar, ser agradecido, ofrecer las dificultades, amar al prójimo, adorar con fervor a Dios por su providencia y en los sacramentos. Ese tipo de recomendaciones no hacen daño. Hacen mucho bien. Pero lo que no necesariamente hace bien es ligar las recomendaciones a una historia que presenta graves incongruencias y vacíos, como ha explicado mejor y con más conocimiento de causa Milenko en el artículo citado.

Intento de un balance

  1. Ante todo, la Iglesia no ha dado un pronunciamiento vinculante y definitivo sobre estas supuestas apariciones. Desde ya me inclino con amorosa y religiosa obedienciaante aquello que, con su autoridad tenga bien decirnos el Papa, o aquellas personas o entidades que hablen con su conocimiento y autorización.
  2. Mientras llega una declaración de alcance universal, lo más claro que tenemos son las declaraciones de los obispos de la diócesis correspondiente a Medjugorje, es decir, Mostar-Duvno. La página web de la diócesis señala una serie extensa de razones de desconfianza frente a los hechos alegados [link en inglés; hay versión enitaliano también]. Destaca el hecho de que Marija, hija de Vicka, que supuestamente ha tenido ya alrededor de 10.000 apariciones, ha empezado a ver a la Madonna. es decir, esto puede volverse hereditario, anuncia la citada página web. Cabe recordar que la misma vidente había anunciado en 1981 que se había inscrito como religiosa pero tal noticia. muy publicitada en su momento, no tuvo continuidad. En todo caso, sigue siendo posible que su hija sí sea religiosa.
  3. Nadie niega el inmenso bien espiritual que pueden recibir o han recibido muchas personas en visita a Medjugorje. Este bien resulta particularmente «subyugante» para quienes viven su fe con dificultad en medios hostiles a la simple mención de Dios o de su Hijo Jesucristo. Como el que encuentra un oasis; como el que al fin puede proclamar su credo sin que lo interrumpan ni se burlen; como el que puede echar a un lado la arrogancia y aprender a orar como un niño… eso descansa, refresca, y crea un ambiente de acogida y de escucha a la Palabra. Todo eso es bendición. Pero nada de eso requiere apariciones. Y me atrevo a decir más: nada de eso prueba las apariciones; más bien demuestra cómo la constancia de un pueblo que ha sufrido y ha perseverado deja frutos perdurables.
  4. La enseñanza que deja Medjugorje es mucho más importante que esa extraña cocción de sobrenaturalismo desbordado: si un pueblo vive su fe hasta sufrir por ella, y si la fe se practica en la familia y no teme mostrarse en la plaza pública, se genera un clima que hace posible que más y más personas entren en caminos de oración y de gracia; en caminos de práctica sacramental y testimonio evangélico, que después se vuelven caminos de misión y de santidad. El bien que se está cosechando en Medjugorje es el bien profundo que sembraron con su sangre los muchos mártires, los héroes anónimos… que no tuvieron vidas de gran riqueza ni fueron mimados por los medios de comunicación.
  5. Es un precedente muy peligroso que la Virgen supuestamente haya mandado a algunos frailes a desobedecer al obispo del lugar. Si es verdad que uno puede ser comprensivo en cuanto a los mensajes actuales, que en su mayoría no pasan de ser recomendaciones repetidas y voces de ánimo, no debemos olvidar que pesa sobre la historia de los visionarios presentar a una Virgen en contradicción y oposición con la autoridad legítimamente constituida que demanda cosas dentro de su ámbito legal y canónico. Nunca se ha dado una explicación satisfactoria de esta desobediencia, que es sencillamente inconcebible dentro de nuestra Iglesia, incluso si pastoralmente pareciera recomendable que los frailes hicieran lo que la «Virgen» dijo. ¿Entendemos todos qué puede suceder en la Iglesia si un visionario se convierte en el altavoz del cielo por encima de los sucesores de los apóstoles? Y hay otros escándalos que nunca fueron denunciados por la «Virgen»: en varias ocasiones sacerdotes franciscanos, usando mitra sin ser obispos, han pretendido dar el sacramento de la «confirmación» a algunos fieles [véase el punto 7 de este enlace.]
  6. El hecho de que haya incongruencias y rebeldías no excluye que Dios pueda seguir actuando. Dios a menudo se vale de mediaciones indignas e insuficientes; así sucede de hecho en la práctica de los sacramentos. Pero puede servir más otro ejemplo: Hubo en la Edad Media una intensa devoción a los lugares de peregrinación, muchas veces bajo aliciente de ver o tocar reliquias de distintos santos. En tales actividades religiosas se dieron muchas conversiones e incluso milagros. Luego se ha sabido que muchos de esos sitios tenían reliquias falsas. Caso clamoroso el de aquella santa que tenía tantos «dientes» en tantos lugares que resultaba risible tratar de imaginarlos todos en su boca. nuestro Dios es un Dios compasivo que usa muchos recursos, incluso gravemente imperfectos, para ayudar a la conversión de sus hijos. No me extrañaría que, en virtud de lo realmente sobrenatural de la fe de los mártires croatas, Dios colme de bendiciones y gracias de conversión a tantos peregrinos que buscan un poco de solaz espiritual en Bosnia-Herzegovina.
  7. Hacia futuro, cuando ya se vea que no hay ni habrá el tal signo anunciado como «inminente» en 1981, y cuando hayan terminado las visiones de los seis actuales videntes (en el deseo de que las visiones no sean hereditarias), lo importante es y será vivir las recomendaciones que hacen que un católico sea un buen católico, aunque haya menos medios de comunicación, menos espectáculo y menos peregrinos. La Medjugorje de ese futuro será más humilde, y por ello mismo, más autentica.

– Fray Nelson Medina, O.P.

Apocalipsis 2012

Blogueros con el Papa

A mi buzón de correo electrónico, y seguramente al tuyo, no paran de llegar mensajes con avisos y advertencias sobre hechos catastróficos. Los agrupo en tres categorías: (1) Los que aluden a fenómenos astronómicos o pseudocientíficos, como el famoso calendario maya; (2) Los que aseguran que hay grandes conspiraciones que ya están sucediendo, como el Club de Bilderberg o el chip del 666; (3) Los que recopilan mensajes de “instrumentos” o “videntes” que, en diversas partes del mundo estarían recibiendo ya no sólo advertencias de Cristo o de la Virgen María, sino incluso: instrucciones de cómo sobrevivir a los desastres que vienen sobre el mundo. Estos tres tipos de mensajes se conectan de varios modos, por lo menos en el hecho de que unos se alimentan del ambiente de pánico sordo que van creando los otros, de manera que el que no cree en los mayas pero ve que la Virgen supuestamente dice algo que va a suceder en este año 2012 termina pensando que “algo debe haber de cierto” en la expectativa para el 2012.

Contexto reciente de los mensajes catastróficos

Antes de continuar, conviene recordar varios hechos:

  1. No es nuevo anunciar el fin del mundo, o hechos apocalípticos a gran escala. De hecho, la lista de personas, fechas y obras que han hablado de catástrofes es muy extensa. Sin siquiera intentar esa lista recordemos para qué fechas se han anunciado eventos sin precedentes: Para el año 1000, por asociación con esa cifra que aparece en el Apocalipsis; para el siglo XIV con la peste negra que diezmó brutalmente a Europa; para el siglo XIX con los Mormones; para el siglo XX con los Testigos de Jehová (varias veces); para el año 1998, que es 666×3; para el 2000; para el 2006; ahora para el 2012.
  2. Llama la atención también que la fiebre de “fin del mundo” no afecta por igual a todos los pueblos. Cuando uno tiene ocasión de viajar un poco, se da cuenta que mientras que en un país hay un vidente que de parte de la “Virgen” pone en vilo a decenas de miles de personas, en otro país la misma “Virgen” está más sosegada, y únicamente reclama que se respete más la vida o se vaya más a menudo a misa. Hay países que parecen muy poco amados por la “Virgen,” porque todavía no les ha mandado vidente, y otros en cambio tienen grupos numerosos de visionarios que en algunas coinciden y en otras se contradicen. En lo que todos se parecen es en crear una atmósfera de gravedad última y de máxima alerta, de modo que anda por Internet un archivo en PDF que se titula “Escritura Sagrada” (que algo se me parece a la “Sagrada Escritura,” la Biblia), el cual ha sido “dictado” directamente por Jesucristo, incluyendo alguna sfaltas de ortografía y de sintaxis.
  3. Por supuesto, el único calificativo que merecemos los que no aceptamos que tales revelaciones sean celestiales y equiparables a la autoridad de la Biblia, es que somos incrédulos. O que somos parte del humo de Satanás. O masonería infiltrada, o un complot más en contra del Papa. O que la teología nos secó la fe. O que estamos de parte de la pandilla de cardenales que están a punto de tomarse el Vaticano, precipitando así la huida angustiosa de Benedicto XVI (esto último se afirma que sucederá en este año 2012).
  4. Como consecuencia lógica, los entusiastas de estos mensajes no pueden discutir con nadie porque discutir ya sería poner una sombra duda sobre un hecho que es indiscutible y venerable, a saber, que Cristo mismo ha hablado o que la Virgen ha hablado: no creerles sería ofenderles; de modo que no cabe discutir nada. Sólo hay que aceptar y obedecer. Por supuesto: esta es la estructura mental y comunicativa de toda secta. Así han funcionado las sociedades secretas, los grupos de “iniciados” y en general los mismos archienemigos que estos entusiastas dicen batallar.

Respuestas de los entusiastas a las objeciones

Los que creen estas cosas aún deben responder a ciertas objeciones; sobre todo tres:

  1. ¿Y por qué la Iglesia no dice nada? Esta sería la respuesta: “Porque el Papa está manipulado, amordazado y casi encarcelado. No es libre sino que le manejan sus cosas y lo extorsionan sin tregua y sin cuartel. Él sí quisiera hablar y advertir; él ya sabe todas estas cosas;él sufre en silencio. Pero sigue hablando de temas laterales, como los Padres de la Iglesia, o el Año de la Fe, porque la presión que tiene en el Vaticano no le deja hablar como él quisiera.”
  2. ¿Y los obispos y tantos sacerdotes por qué no informan? Según los entusiastas de los mensajes, la respuesta sería esta: “Porque de hecho muchos obispos son inflitrados, es decir, enemigos de la Iglesia que han llegado a posicionarse como obispos para destruirla desde dentro. Hay unos pocos obispos buenos y santos pero les pasa lo mismo del Papa: nadie los deja hablar. En cuanto a los sacerdotes, muchos están engañados mientras que otros son del bando del enemigo. Así piensan, de verdad, muchos de estos fanáticos de los mensajes. Para ellos, por consiguiente, la Iglesia está a las puertas de un gigantesco cisma en que se notará que muchísimos clérigos habían abandonado la fe. Pero el pequeño resto que quede saldrá de los que aceptaron los mensajes.”
  3. ¿Y qué pasa si termina el 2012 y el Papa no ha huido del Vaticano ni ha llegado el llamado “Gran Aviso” (que según varios correos durará siete minutos, sucederá en todo el mundo y producirá aludes de conversiones)? La respuesta de los entusiastas va en esta línea: “¡Dios escuchó nuestras oraciones! Ha pospuesto un poco el tiempo del castigo, pero no está muy lejano; esta vez será en el año 2015. O en el 2018. O en ambas fechas, y otras más.”

La Virgen Conversadora

Sin ánimo de desprecio ni traza de ironía, uno puede preguntar por qué hay tantos mensajes, o supuestos mensajes, en estos tiempos. Alguien dijo que la Virgen se había vuelto “parlanchina.” Como sabemos que hay mensajes que han recibido amplio aval de la Iglesia, cual es el caso de La Salette, o sobre todo, de Fátima y Lourdes, esa expresión puede ser innecesariamente fuerte. Pero son muchos mensajes. Se supone que los videntes de Medjugorie reciben uno diario. La respuesta de los entusiastas a la cuestión de por qué son tantos es siempre la misma: Porque la gravedad del asunto, la sordera de la gente y la urgencia del tiempo ya breve reclaman esa insistencia.

Hay escritores, como el colombiano Rafael Arango, o el mexicano Luis Eduardo López Padilla, que han hecho amplias y profundas investigaciones de centenares de mensajes, buscando una línea común, como quien arma un gigantesco rompecabezas. Al parecer, la Virgen ha soltado piezas aquí y allá, y sólo la gente muy aguda, como estos autores, logra poner todo junto y en orden. Personalmente, el hecho de que algo tan vital, si así lo fuera, pareciera requerir de tan avanzados esfuerzos por parte de gente tan intelectual, me parece que habla en contra de los mensajes mismos. ¿No habíamos quedado en que el mensaje de la Buena Nueva es para los pobres y los sencillos?

Y luego viene la otra recomendación. Jesús o la Virgen María parecen recomendar en documentos recientes, con abundancia de detalles además, cuáles han de ser las velas, la cantidad de agua, el volumen de ropa que hay que guardar para cuando sobrevenga el desastre. Uno se pregunta qué sucedería con los pobres, que no tienen la ropa para hoy, cuando se les manda de parte del Cielo que tengan ropa “para varios años.” Queda también un tufillo de mercantilismo de oportunidad cuando algunos de los archivos con mensajes ya muestran la foto del morral de supervivencia con todos su aditamentos. ¿Qué vendrá en posteriores ediciones, el link para comprarlo en amazon.com?

Fray Nelson

Pone a los padres «en su sitio»

En casa, con los suyos

Chuck Norris pone a los padres «en su sitio»

El actor plantea una reflexión sobre las consecuencias del exceso de dedicación al trabajo en la familia y en otros ámbitos de la vida personal.

Actualizado 26 agosto 2012

C.L. / ReL

 «Chuck Norris pone a los padres en su sitio». Así, en tercera persona, firma el actor un artículo en World Net Daily. En tercera persona, como corresponde a los populares Chuck Norris Facts, sentencias humorísticas de gran éxito que reflejan la intersección entre su filosofía personal y el estereotipo de los personajes de acción que ha encarnado.

Ese «en su sitio» quiere decir ocupándose de los suyos el tiempo que los suyos necesiten. Habla de «los padres», pero el subtítulo añade: «Y a las madres, y a los solteros, y a cualquiera que esté tentado de ser un workaholic [trabajólico, adicto al trabajo]«. Sobre todo, por el tiempo que se quita a la familia

Norris es un líder social muy respetado entre los sectores de opinión más conservadores, y en particular promueve las causas de la familia, el matrimonio y la cultura de la vida. Apoyó a Micke Huckabee para la nominación republicana en 2008, y a Newt Gingrich en la de 2012. Y explicó por qué su apoyo iba a Gingrich en vez de a Rick Santorum («ambos buenos cristianos»): la mayor experiencia política del primero ante un previsible conflicto con Siria o Irán y ante la batalla de la Administración de Barack Obama contra las libertades ciudadanas.

Por tanto, su opinión en temas familiares, si además están vinculados a la felicidad y el bienestar personal, métodos que también difunde, es muy escuchada. Y sigue dedicando su tiempo a esa labor de crear opinión, aunque sea en plena campaña de lanzamiento de la última película en la que interviene: Los mercenarios 2, de estreno en España estos días.

Las estadísticas cantan

En su artículo, Norris lamenta que la adicción al trabajo se haya convertido en asunto de comedias de enredo en televisión, cuando «no es un asunto de risa»: «El exceso convulsivo de trabajo se ha convertido en la nueva norma. El trabajo ya no es un lugar, sino un estado mental«.

Una encuesta plurianual publicada en USA Today señalaba que desde 1987, la mayoría de los entrevistados declaraba sentirse más atareado que el año anterior, y las mujeres más que los hombres. 

En esa encuesta, de entre las cosas que sacrificaban al trabajo el 30% incluía la familia.En 1987, el 50% hacía al menos una comida al día en casa. En 2008, el porcentaje había caído al 20%.

«¿Cuánto tiempo tardaremos en comprender que estar ocupado no es lo mismo que ser productivo?», se pregunta Norris. Y cita un estudio de las Fuerzas Armadas según el cual la pérdida de una hora de sueño en una noche produce la misma degradación cognitiva que un nivel de 0,1 g/l de alcohol en sangre.

Un cuestionario para la reflexión

Así que el actor propone una serie de cuestiones para reflexionar si uno tiene o no tiene un problema de adicción al trabajo:

– ¿Te motiva más trabajar que la familia u otra cosa?
– ¿Trabajas más de 40 horas a la semana?
– ¿Te parece bien trabajar muchas horas si lo que estás haciendo te gusta?
– ¿Temes perder tu empleo si no trabajas más de la cuenta?
– ¿Te irritan las personas que tienen otras prioridades aparte del trabajo?
– ¿Te irritan las personas que te piden que dejes de trabajar para hacer otra cosa?
– ¿Perjudican a tu familia tus largas horas de trabajo?
– ¿Te cuesta delegar?
– ¿Piensas en el trabajo cuando conduces, mientras estás en la cama o mientras otros hablan?
– ¿Trabajas mientras comes? ¿O en la cama? ¿O el fin de semana? ¿O en vacaciones?
– ¿Crees que tener más dinero solucionará los demás problemas de tu vida?

– ¿Crees que el descanso inhibe tu productividad?
– ¿Supone para ti una tortura desconectarte del teléfono móvil o del ordenador o de internet?
– ¿Crees que para ti no hay riesgo de convertirte en un adicto al trabajo?

«Una vez escuché lo siguiente», dice Norris: «Si el demonio no puede hacerte daño, procurará que estés atareado«. 

Porque el resultado «es el mismo»: «Deterioro personal, distanciamiento personal, dilapidación de la productividad e incluso degradación moral«.

«Creo que podemos ser trabajadores sorprendentemente productivos, pero no creo que para ello debamos sacrificar la salud, la familia y la vida personal en el proceso», concluye Chuck Norris. Y remata con un testimonio personal: «Soy la prueba viviente de que un perro viejo puede aprender muchas lecciones en este área».

Valoraba más haber pisado donde pisó Cristo

Lo confesó durante un viaje a Jerusalén 

Neil Armstrong valoraba más haber pisado donde pisó Cristo que aquella huella sobre la Luna 

Fue un hombre muy religioso, contrapunto de la pretensión de Khruschev de que Yuri Gagarin «no había visto a Dios» en el espacio. 

Actualizado 26 agosto 2012 

C.L. / ReL

Corrían los años sesenta, y en la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética era importante «ser el primero». Los rusos, con Yuri Gagarin, fueron los primeros en conseguir que un hombre completara un viaje espacial completo. Fue en 1961, y Nikita Khrushev aprovechó la ocasión para una ocurrencia atea, proclamando en una reunión del Politburó: «Gagarin voló al espacio, pero no vio a Dios allí». El héroe ruso murió en 1968 en un accidente de avión, sin llegar a ver la siguiente gran hazaña de la navegación extraterrestre.

El 21 de julio de 1969 el Apolo XI, con aquella histórica tripulación (Neil ArmstrongEdwin «Buzz» AldrinMichael Collins), llegó a la órbita de la luna, y cuando el módulo tocó su superficie Armstrong descendió, dejó su huella y pronunció en directo, para millones de telespectadores, aquella frase: «Un pequeño paso por un hombre, un gran paso para la Humanidad«. 

Tras los pasos de Cristo

Su fallecimiento este sábado a los 82 años ha recordado sobre todo este momento, aunque también que llegó a la NASA tras un brillante historial militar que incluye 78 misiones de combate como piloto naval en Corea.

A diferencia de Gagarin, Armstrong era un hombre muy religioso y profundamente cristiano. Quizá la historia más conocida en ese sentido es la que sucedió en Jerusalén en 1988.

Neil visitó Jerusalén ese año, y le pidió a Thomas Friedman, un profesor experto en arqueología bíblica que le hizo de guía por la ciudad, que le llevase a un lugar donde pudiese tener la certeza de que había caminado Jesucristo.

El profesor, una de cuyas alumnas, Ora Shlesinger, ha relatado la historia más de una vez, llevó a Armstrong a los restos de escaleras del templo construido por Herodes el Grande que aún se conservan. «Estos peldaños constituían la principal entrada al templo», le dijo: «No hay duda de que Jesús subió por ellos».

Armstrong se concentró entonces profundamente y rezó durante un rato. Al terminar, se volvió a Friedman, y, emocionado, le dijo: «Para mí significa más haber pisado estas escaleras que haber pisado la Luna«.

La diferencia entre la Madre Teresa y el Dalai Lama

El domingo habría cumplido 102 años 

La diferencia entre la Madre Teresa y el Dalai Lama o Billy Graham, según su biógrafo judío 

La forma en que recordamos a una figura religiosa dice mucho sobre nosotros mismos, sostiene David van Biema en el «Time». 

Actualizado 25 agosto 2012 

ReL 

En septiembre se publicará en España un libro que ya fue un éxito en inglés: La Madre Teresa: La vida y las obras de una santa moderna, de David van Biema,  columnista del Time que le dedica a la fundadora de las Misioneras de la Caridad un artículo en el último número de la revista, con ocasión de acercarse el 102º aniversario de su nacimiento, un 26 de agosto de 1910 (murió el 5 de septiembre de 1997). Se titula «Por qué la Madre Teresa todavía importa», y lo encabeza una reflexión: «La forma en que recordamos a una figura religiosa dice mucho sobre nosotros mismos«.

Una vida rica antes y después de morir

Van Biema es judío, y por tanto no habla como católico. De hecho, empieza explicando que se le ocurrió el artículo planteándose una cuestión: «¿Cómo recuerda la gente secular a un santo?»: «Intenté imaginar lo que yo sabría sobre esta mujer hace quince años, si no me dedicase a escribir de religión para vivir. Probablemente que era buena con los pobres. Poco más. Una amiga de Lady Di. Llegué a la conclusión de que, a no ser que fuese un piadoso católicos, sabría muy poco. Y eso me condujo a considerar la diferencia entre la forma en que la Iglesia católica trata su meritoria muerte y la forma en la que lo hace el común de la sociedad».

Van Biema enumera entonces la apertura del expediente sobre sus virtudes heroicas, la investigación sobre su posible santidad, el reconocimiento en 2002 de un milagro y su beatificación en 2003, la consideración sobre un posible segundo milagro para canonizarla…: «Hay obstáculos y pasos adelante, disgustos y triunfos, a través de los cuales la vida de Teresa después de morir, se convierte casi en tan rica como antes de morir. Año tras año se conduce a los creyentes a través de un proceso que define y pone a prueba su significado para la Iglesia«.

Graham o el Dalai Lama

Los no católicos, sin embargo, olvidan rápidamente. «Los americanos somos lo contrario del niño de la película El sexto sentido: no vemos muertos», dice con ironía, con la excepción del tratamiento a los presidentes y a Martin Luther King: «Es como si, cuanto más polarizada y fragmentada se hace nuestra sociedad, menos acuerdo hay sobre a quién deberíamos recordar«.

¿Qué pasa con otros líderes religiosos? El predicador Billy Graham ha figurado en el Top 10 de los hombres más admirados en 55 de los últimos 56 años. Pero, cuando muera, «¿quién salvo los evangélicos recordará por qué lo era?». El Dalai Lama recibió el Premio Nobel de la Paz en 1989, pero «¿qué quedará en la retina pública salvo su sonrisa y la frontera del Tíbet?». «Los límites religiosos que tales figuras derribaron en vida por la pura fuerza de su personalidad o de sus actos se cerrarán de nuevo sobre sí mismos en las paredes de la tumba», afirma Van Biema.

Análisis de «trabajó por los pobres»

En el caso de Madre Teresa, lo ve distinto, y analiza qué decimos cuando decimos que «trabajó por los pobres»: «Cuando decía ´los pobres´, la Madre Teresa subtitulaba ´los más pobres de los pobres´, creando una nueva categoría y una correspondiente obligación moral, identificada primero en los peores barrios de Calcuta y luego -¡sorpresa!- casi en cualquier lugar a donde mires. 
También intensificó el concepto de ´trabajar con´, lanzando a sus religiosas a una íntima, sistemática y en ocasiones brutal convivencia con los más pobres». Por último, «con su habilidad para las relaciones públicas y sus viajes incansables, transformó ese humilde mandato en instituciones: miles de escuelas, orfanatos y hospicios en casi todos los países del mundo». Y todo ello, junto al hecho, revelado tras su muerte en su correspondencia, de que hizo todo eso «a pesar de una devastadora sequedad espiritual de cuarenta años».

«Trabajó con los pobres», concluye Van Biema, «es un lema que me ayuda a evocar algo más que un rostro cuando intento recordar por qué la Madre Teresa sigue siendo importante para un judío secular como yo mismo. Y -sucede a veces- cuanto más lo evoco, más me parece que vale la pena evocarlo».

Consejos Útiles

No olvidar el contexto…

Unos consejos a quienes desean que el Señor venga pronto y castigue al mundo 

Monseñor Charles Pope recuerda sólo debe desearse la segunda venida en arrepentimiento y humildad, y que llegará tras una intensa persecución. 

Actualizado 25 agosto 2012 

C.L. / ReL 

Charles Pope es licenciado en informática, se ordenó sacerdote en 1989, se especializó en Sagradas Escrituras, ejerce como párroco de San Cipriano en Washington, D.C., y aloja su blog en la página web de la archidiócesis. Tiene la virtud de decir las cosas convenientes de forma caritativa pero muy clara, sin importar si molestan o no: hay que predicar «a tiempo y a destiempo«, pedía San Pablo (II Tim, 4, 2).

Y en uno de sus últimos post aborda una cuestión en forma de pregunta: «¿Estás realmente preparado para la venida del Señor?».

El contexto del deseo de la segunda venida

Porque hay en su círculo muchos cristianos (y entre ellos, «hermanos católicos») que hablan «con gran convicción de que el Señor puede venir pronto, o al menos traerá un gran castigo sobre el mundo; hay casi un deseo de que eso ocurra», dice.

Y ese deseo tiene desde luego una base bíblica. El Nuevo Testamento se cierra en el Apocalipsis con unas palabras muy claras. «¡Ven, Señor Jesús!». Y la misma liturgia incluye, en el embolismo que sigue al Padrenuestro en la misa, una oración sobre esa venida: «Líbranos Señor de todos los males y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres del pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la venida gloriosa de nuestro salvador, Jesucristo».

Hay, pues, concluye monseñor Pope, un deseo «apropiado» de la segunda venida del Señor. Sin embargo, «tampoco debemos olvidar el contexto de ese deseo. El contexto lo constituyen el arrepentimiento y la humildad, lo constituye nuestra necesidad de ser purificados y apartados del pecado para estar preparados» para ese día del Señor.

Las palabras del Apocalipsis, pues, suceden «sólo tras un periodo de intensa purificación para la Iglesia», con «sufrimientos purgativos y persecuciones a los fieles». El deseo de esa venida, pues, tiene que estar enmarcado por una gran humildad, suplicando la gracia de la misericordia no sólo sobre nosotros, sino sobre el mundo entero, para que nosotros y el mundo estemos preparados antes de que el Señor venga».

¿Estaríamos entre los escogidos si viniese ahora?

«El peligro que hay que evitar en nuestro deseo de la venida del Señor», aconseja monseñor Pope, «es una noción triunfalista de que ´Dios le dé al mundo el castigo que merece´. Porque al pedir a Dios que aplaste a los malvados, no deberíamos presumir con demasiada facilidad que nosotros no estaremos entre los aplastados«.

«Dios es santísimo, y en su segunda venida, o incluso en una venida sobre el mundo en forma de ´mero´ castigo, podría no incluirnos necesariamente a nosotros en el círculo íntimo de los bendecidos, sea cual sea el elevado concepto que tengamos nosotros de nosotros mismos. Insisto, Dios en santísimo, y hay muchas razones para no desear estar presentes en el Gran y Terrible Día del Señor», continúa, y recuerda la advertencia del profeta Amós (5, 18): «¡Ay de los que ansían el día de Yahveh!».

Monseñor Pope insiste en que para el cristiano es legítimo y obligado «esperar a su Hijo Jesús que ha de venir de los cielos, a quien resucitó de entre los muertos» (I Tes 1, 10), sólo insiste en el contexto: arrepentimiento y necesidad de la gracia salvadora de Dios. «¡Sí, Señor, ven!», concluye: «Pero, por favor, prepáranos para ese grande y terrible día, el día del sobrecogimiento. ¿Qué podré alegar en mi debilidad? ¿Quién intercederá por mí?…Líbranos del orgullo que nos hace olvidar que necesitamos tu misericordia todos los días, como la necesitan nuestros enemigos y quienes te rechazan».

Pinche aquí para leer el artículo completo. (En inglés.)