Medjugorje y la pobreza en el mundo

Actualizado 12 febrero 2011

Este domingo celebramos la CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE EN EL MUNDO organizada por Manos Unidas. Creo que todos estamos concienciados  de la gravedad del problema. Si en España, país desarrollado, muchos están bajo el umbral de la pobreza por la crisis económica, nos podemos imaginar lo que ocurre en esos países que no saben lo que es el desarrollo económico, que están en una crisis endémica desde siempre.

Me he acordado de la  ocasión en  la que la Virgen María en Medjugorje  le mostró a Jelena, una de las jovenes de Medjugorje que tiene un trato especial con la Virgen, la cruda realidad de la pobreza del tercer mundo. Se quedó impresionada. Así lo cuenta.

En 1989: Jelena explica: «Alguna cosa me decía que aquella vez tendría una visión triste; por lo cual, rogué a la Gospa que no se apareciese aquella tarde, porque no quería estar triste. Pero ella contestó: -«Tú debes ver las miserias este mundo. Ven, te las mostraré. Contemplemos África«. «Y me mostró gente que construía casas de arcilla. Los muchachos transportaban paja. Después vi una madre con su niño: lloraba. Se levantó y fue a otra casa a pedir que le diesen alguna cosa de comer, porque su niño se moría de hambre: le respondieron que ya habían gastado incluso la poca agua que les había quedado. «Cuando la madre volvió junto a su hijito, lloraba, y el niño le preguntó: -Mamá, ¿por qué nosotros tenemos hambre? «La madre solamente lloraba, y el niño murió. «Después se me apareció otra casa, en la que otra mujer, también de piel oscura, veía que no tenía nada para comer. Los niños se habían comido las últimas migajas, y no quedaba nada. Y todos -había muchos delante de la casa- decían: -¿Hay alguien que nos quiera, hay alguien que nos dé un poco de pan? «La madre del niño que había muerto se preguntaba si había alguien que la quisiese.

«Después, la Gospa me dijo que me mostraría Asia. Allá había guerra. Vi grandes ruinas y allí cerca un hombre que mataba a otro. Era terrible. Disparaban entre sí, y los hombres gritaban de miedo. «Después vi América. Allá me fueron mostrados un muchacho y una muchacha muy jóvenes. Fumaban, y la Gospa me explicó que era droga; me mostró también a algunos que se la inyectaban. Sentí un gran dolor en la cabeza cuando vi a un hermano que apuñalaba a otro en el corazón. La víctima era un soldado. «Al final vi a algunas personas que rezaban y eran felices, y quedé un poco consolada. ¡Entonces la Gospa los bendijo a todos!»

Jelena afirmaría (dieciocho años, gentil y bonita, según la describen): -«Estoy convencida de que el Bien vencerá. Para esto ruego, para esto vivo; ésta es mi esperanza». Mirjana, otra vidente, diría: -«Antes yo no sabía que existieran cosas de este género: apariciones de María. No había oído hablar nunca de Lourdes, Fátima y otros casos similares. El día de la primera aparición, pensé:

-“¡Pero estas cosas no existen!  Ahora veo de una manera diferente la peligrosa situación del mundo: especialmente me dan pena los jóvenes. Creo que muchos de ellos no han tenido nunca la ocasión de conocer a Dios. Quisiera transmitir a los jóvenes una petición de la Gospa: -«Si no logran creer en Dios, que pasen al menos cinco minutos al día en el silencio y en la meditación, y reflexionen sobre este Dios que ellos dicen que no existe». «Yo ruego siempre por ellos; me dan pena, porque son jóvenes como yo, y piensan que es una vergüenza creer en Dios. Para mí, personalmente, la fe es una realidad purísima y bellísima».

No dejes de ver este vídeo:

www.youtube.com/watch

Más de 2.000 personas arropan a «Iesus Communio»

El cardenal Rouco y el nuncio, presentes

Más de 2.000 personas arropan a las 181 monjas del nuevo carisma contemplativo «Iesus Communio»

En la Catedral de Burgos se ha oficializado el nacimiento de un nuevo Instituto religioso llamado a renovar la vida contemplativa.

Actualizado 12 febrero 2011

Efe

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, y el nuncio del Papa en España, Renzo Fratini, han rubricado esta tarde en la catedral de Burgos la «puesta de largo» del nuevo instituto de religiosas «Iesu Communio».

Ambos han oficiado una ceremonia que ha presidido el arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, junto al arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, y el obispo electo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa, hermano de la fundadora del nuevo instituto, Sor Verónica.

La ceremonia, en la que también han participado decenas de sacerdotes, se ha celebrado en la nave central de la catedral, a la que sólo se podía acceder con invitación, mientras miles de fieles han podido seguir la ceremonia desde las naves laterales, mediante pantallas de un circuito interno.

El momento más emotivo se ha producido justo al principio, cuando casi dos centenares de religiosas, con un hábito que aparenta ser de tela vaquera, la mayoría muy jóvenes, han accedido a la nave central entre los fieles.

El Nuncio del Papa, Renzo Fratini, ha leído, casi al inicio del oficio religioso, la carta que el Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, el cardenal Franc Rodé, envió al arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, el pasado 4 de el diciembre junto con el Decreto de Aprobación del Instituto.

Con las hermanas arrodilladas, el arzobispo de Burgos ha realizado tres preguntas semejantes a las que se hacen en el rito de la profesión, aunque se trata de un acto de carácter simbólico, dado que las religiosas no profesan de nuevo en este momento porque la Sede Apostólica, al transformar la comunidad en el nuevo Instituto, ha concedido que la profesión que hicieron en su día mantenga plena validez.

El arzobispo bendijo las cruces de las religiosas y los anillos que llevarán a partir de hoy.

Se trata de alianzas blancas que simbolizan la victoria del resucitado y que llevan grabado el nombre del instituto «Iesu communio».

Una de las religiosas ha leído un escrito en el que ha suplicado en nombre de la comunidad la intercesión de todos los santos, para que  Iesu Communio «crezca y se fortalezca envuelto y abrazado en la comunión de la Iglesia».

Sor Verónica, la fundadora del nuevo instituto religioso, ha aprovechado las palabras finales del oficio religioso para recordar que «ha sido un largo camino el que nos ha traído hasta este día» y que «poco a poco, Dios ha ido desvelando su designio» sobre esta comunidad.

María José Berzosa, la que se ha convertido en la fundadora del instituto Iesu Communio, ingresó en la orden de las Clarisas en Lerma en 1983, a los 18 años.

En 1994 fue nombrada maestra de novicias y consigue un incremento notable de novicias que acaban recibiendo los hábitos hasta que en 2004 los franciscanos ceden a esta comunidad un monasterio en La Aguilera porque ya tenían problemas de espacio.

En 2009, sor Verónica es elegida abadesa de la Orden de las Hermanas Pobres de Santa Clara de Lerma y Aguilera, constituida por una comunidad de 181 religiosas, cuya media de edad es 18 y 35 años.

Tras diversos trámites, el 4 de diciembre de 2010, la comunidad, repartida en ambos monasterios burgaleses logra el visto bueno del Papa para formar el nuevo instituto religioso Iesu Communio, del que sor Verónica es fundadora y superiora general.