Muerte de Tony Curtis

Tony Curtis, un hombre de muchos y variados talentos que pagó caro sus excesos

Espartaco’, ‘Con faldas a lo loco’, ‘Los vikingos’… Curtis fue un actor de excelentes películas, mucho ingenio y llamativos excesos personales.

El veterano actor Tony Curtis, protagonista de películas como Con faldas y a lo loco o Fugitivos, ha muerto a los 85 años, según ha confirmado su hija, la intérprete Jamie Lee Curtis, a la revista Entertainment Tonight.

Curtis murió en la madrugada del jueves en Las Vegas (Nevada), donde tenía su residencia. Desde mediados de julio se encontraba muy delicado de salud. En esas fechas fue hospitalizado durante varios días en un hospital de esta ciudad debido a problemas respiratorios.

La oficina del Forense del Condado de Clark, en Nevada, ha confirmado que la causa de la muerte fue un fallo cardíaco. De momento se desconocen los detalles sobre el funeral.

El actor padecía una enfermedad pulmonar crónica desde 2006, cuando contrajo una neumonía que estuvo a punto de costarle la vida en diciembre de ese año y que incluso lo tuvo en coma durante varios días.

Su nombre fue un habitual en las comedias de los décadas de los 50 y 60 Intérprete habitual de numerosas comedias de Hollywood de las décadas de los 50 y los 60, como Con faldas y a lo loco (1959), Curtis tuvo que ser hospitalizado en julio pasado en Las Vegas (EE UU) a causa de problemas respiratorios.

Su carrera cinematográfica fue reconocida en 1958 con una nominación al Oscar por su papel en Fugitivos. Además, tiene una estrella en el Paseo de la Fama y fue nombrado caballero de las Artes y las Letras en 1995 en Francia.

Con más de cincuenta años de carrera y un centenar de películas como protagonista, Curtis, cuyo verdadero nombre era Bernard Schwartz, nació el 3 de junio de 1925, en Nueva York, en una familia de origen judío. Estudió interpretación en la Academia de Arte Dramático de su ciudad natal y en 1949 debutó en Hollywood con un papel de secundario en El abrazo de la muerte.

Su popularidad en el cine comenzó dos años más tarde con Su alteza, el ladrón, y protagonizó después títulos como Atraco sin huellas, Trapecio, Fugitivos y Espartaco.

Curtis contrajo matrimonio en seis ocasiones, la primera de ellas en 1951 con la actriz Janet Leigh, madre de sus hijas Jamie Lee y Kelly Curtis, también actrices. En la actualidad estaba casado con la modelo Jill Vandenberg, 45 años menor que él.

El actor estadounidense visitó España hace ahora diez años para recibir el premio honorífico «La General» por su carrera cinematográfica en el Festival Internacional de Sitges. «El cine me sigue gustando, porque es mi vida. Estoy hecho de celuloide», afirmó en aquella ocasión.

De aborto y cosas peores

Actualizado 3 octubre 2010

Blood Money: de aborto y cosas peores

Jorge Enrique Mújica, LC

España es uno de los países donde el movimiento a favor de la vida humana tiene más fuerza. La cantidad de organización y su capacidad para movilizar a millones de seres humanos en contra de las políticas anti-humanas del gobierno socialista lo han puesto de manifiesto.

En este contexto llega a las salas de cine español una película-documental sobre el negocio del aborto. Ya en otro momento hemos hecho referncia a ella desde este blog, aunque esta vez es una realidad su proyección en las salas españolas.

A continuación algunos datos relevantes dobre la película (los he tomado de La Razón, 29.09.2010) y luego el corto y algunos datos más de interés.

Dirigida por David K. Kyle y narrada por la doctora Alveda King, sobrina de Martin Luther King, esta película recoge la experiencia de mujeres que acudieron a una clínica de planificación familiar en «situación de crisis», donde les aseguraron que «matar al niño» era la «única solución».

El documental también incluye el testimonio de una empresaria norteamericana que dirigió una clínica abortiva durante varios años -se considera responsable de «más de 35.000 asesinatos» de bebés- y que asegura que proporcionaban métodos anticonceptivos defectuosos para después «vender la solución» del aborto.

El documental dice que dos de cada tres mujeres que han abortado en Estados Unidos usaban medios anticonceptivos para evitar el embarazo. La empresaria también reconoce que mintieron a varias mujeres, a las que dijeron que estaban embarazadas cuando en realidad no era así para poder intervenirlas quirúrgicamente y cobrar por ello.

Además, cuenta que en su clínica siempre intentaban convencer a las chicas de que debían abortar en ese momento para así evitar que hablaran con otras personas que pudieran quitarles la idea. «Blood Money», que a pesar del título no muestra imágenes sangrientas, también denuncia la existencia de clínicas abortivas que practican la interrupción del embarazo siguiendo unos patrones racistas.

En este sentido, critica que estas clínicas se encuentren localizadas en barrios de minorías y que la mayoría de las interrupciones del embarazo se produzcan en mujeres afroamericanas.

Los datos que muestra el documental hablan de un 28 por ciento de afroamericanos que no han nacido en los últimos años porque sus progenitores decidieron abortar, algo que, según varios expertos consultados en el film, «no es casual».


La película también se centra en las consecuencias psicológicas y físicas que han sufrido las mujeres que decidieron hacer uso de su derecho a abortar. La versión española incluye un epílogo que, según el director del Departamento de Cine de la Conferencia Episcopal, Juan Orella, «pretende demostrar que la película no es una historia americana y que en España ocurre lo mismo».

En el mismo, participan responsables de algunas asociaciones defensoras de la familia, como el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, que explican a los espectadores la importancia del derecho a la vida. Además, ofrecen su ayuda y su apoyo a todas las mujeres embarazadas, especialmente a aquellas que lo están «en circunstancias complicadas», para que «se den cuenta» de que hay otras opciones además del aborto.

Enlaces
Lista de salas donde se proyectará la película.

Web oficial de la película.

«Blood Money»

Se estrena el 8 de octubre

«Blood Money» y el acoso del silencio mediático

Actualizado 3 octubre 2010

ReL

«Blood Money, el valor de una Vida» es un largometraje-documental del cineasta David Kyle, que expone la triste verdad sobre la industria del aborto. La cinta, narrada por la doctora Alveda King, sobrina de Martin Luther King, muestra la sórdida historia del aborto en los Estados Unidos.

La película se basa en los testimonios personales de médicos y enfermeras de clínicas abortistas que cuentan lo que realmente se esconde detrás de esta “industria”. «La meta era de tres a cinco abortos por cada joven entre los 13 y 15 años», relata en la película una mujer que perteneció a la transnacional abortista, y revela que «teníamos un plan completo para promover el aborto y lo denominamos “educación sexual»».

Asimismo participan mujeres que abortaron, narrando lo que entonces les dijeron y la realidad con la que se encontraron después. El documental también incluye entrevistas a líderes pro-vida que expresan sus apreciaciones al respecto.

Adaptada a España

La versión que se estrenará en España el viernes 8 de octubre ha sido adaptada especialmente a la realidad social, jurídica y política del aborto del país.

La cinta introducirá testimonios de científicos y portavoces del movimiento provida español (participan, por ejemplo, Ignacio Arsuaga, Alcia Latorre o Beningo Blanco), así como imágenes de las recientes manifestaciones cívicas a favor del derecho a la vida y en contra de la ley del aborto.

Silencio

Pese a haber sido anunciada varias semanas atrás, el silencio parece haber sido la respuesta.

Según algunos, «un gran pacto de silencio» impide su acceso a los medios de comunicación.

El crítico de cine Alfonso Méndiz se pregunta al erspecto: «Con lo candente que está el asunto en nuestro país, ¿cómo es posible que ningún medio se haya hecho eco de tan polémico estreno?».

Van Thuân rumbo a los altares

Se abre la fase diocesana de la causa de beatificación

El cardenal vietnamita Van Thuân, víctima de la represión comunista, rumbo a los altares

Permaneció en prisión durante trece años, ocho de los cuales fue sometido a un régimen de total aislamiento.

Actualizado 4 octubre 2010

ReL

El próximo 22 de octubre se celebrará la Sesión solemne de apertura de investigación diocesana sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad del Siervo de Dios el Cardenal François-Xavier Nguyên Van Thuân, un valeroso testigo de la esperanza en medio del dolor y la persecusión por parte del régimen comunista en Vietnam.

La ceremonia tendrá lugar a las 12, en el Salón de la Conciliación del Palacio Lateranense de Roma. Intervendrán el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, quien preside la sesión y el cardenal Peter Turkson, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, informa Fides.

Para esta ocasión, se han promovido varias iniciativas para conmemorar la figura del cardenal y subrayar su fama de santidad.

A las 8:30 de la mañana del viernes 22 de octubre, en la iglesia de Santa Maria della Scala en Roma, el cardenal Turkson presidirá una celebración Eucarística por el Siervo de Dios, quién fue titular de esta Iglesia. A las 10:30, en la Universidad Pontificia Lateranense, se celebrará la ceremonia de entrega de los “Premios Van Thuân”, en su tercera edición. Este año el premio será otorgado al Dr. Juan Somavia, Director General de la Organización Internacional del Trabajo. El “Premio Van Thuân-Solidariedad y Desarrollo”, será otorgado a monseñor Giuseppe Molinari, arzobispo de L´Aquila; al padre Marcelo Rossi, un joven sacerdote brasileño; a la Fundación San Camilo que trabaja en Burundi; a las Comunidades de Haití de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Como conclusión de la jornada se ha previsto un concierto-testimonio dedicado al cardenal Van Thuân en la Basílica de San Antonio de la via Merulana en Roma, a las 19 horas.

Testigo de la esperanza en medio del dolor

Van Thuân nació en 1928. En 1975 el Papa Pablo VI lo nombró obispo coadjutor de Saigon. Este mismo año el régimen comunista de Vietnam lo arrestó, porque supuestamente contradecía esta ideología.

Permaneció en prisión durante 13 años, ocho de los cuales fue sometido a un régimen de total aislamiento. Fue liberado en 1988. Juan Pablo II le nombró en 1998 presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, dicasterio del que era vicepresidente desde 1994.

Durante la cuaresma del año 2000 predicó los ejercicios espirituales al papa Karol Wojtyla. El cardenal falleció el 16 de septiembre de 2002. Su fama de santidad se debe a la entereza con la que afrontó los momentos en los que estuvo injustamente en prisión, a la capacidad de perdonar a sus captores, así como a la profundidad y esperanza que se refleja en sus escritos. Es autor de varios libros, entre ellos «Testigos de Esperanza» y «Cinco panes y dos peces».