Contra Intereconomía

Acostumbrados a diario al patrocinio con dinero público de la corrupción y depravación de los menores, al escarnio y la mofa de las creencias de los católicos y de sus representantes de la jerarquía de la Iglesia, a la proliferación de leyes inicuas atentatorias contra la vida y la dignidad humanas, nuestra piel va cogiendo grosor y crecen su tolerancia y pasividad a tan groseros ataques.

17/06/10 1:48 PM

Como no podía ser de otra forma en un país, España, donde la envidia es tantas Presidente del Grupo Intereconomíaveces motor de la acción humana, Intereconomía sufre cada día el acoso de muchos colegas, de muchos y “bien intencionados” colegas.

Aún resuenan las palabras de Rubianes en la televisión pública de Cataluña, llamando “puta” a España, el “Aznar asesino” de miles de vociferantes, el constante calificativo de fascistas, radicales, xenófobos, anticatalanes, franquistas, a quienes desde la libertad y el respeto defienden a los que todavía atesoran unos pocos gramos de sentido común y realismo.

Acostumbrados a diario al patrocinio con dinero público de la corrupción y depravación de los menores, al escarnio y la mofa de las creencias de los católicos y de sus representantes de la jerarquía de la Iglesia, a la proliferación de leyes inicuas atentatorias contra la vida y la dignidad humanas, nuestra piel va cogiendo grosor y crecen su tolerancia y pasividad a tan groseros ataques.

Viendo y sufriendo a diario todo esto parecería una broma macabra la reacción de todos los que estos días han embestido sin límites, en sus formas y en su fondo, contra la propia existencia de Intereconomía. Ellos son como aquel portaaviones que orgulloso enviaba mensajes continuos a algo que a lo lejos brillaba al frente, parecía que iban a chocar. Ésta era la cantinela: “Apártense por su bien, somos un portaaviones”. Y otra vez: “Cambien su rumbo, por su bien, somos un portaaviones y vamos hacia vosotros”.

Somos La Sexta, Cuatro, la SER, somos el Gobierno, El Periódico de Cataluña, el fiscal general del Estado, somos Bono, Garzón, Zapatero, somos los fiscales, la todopoderosa vicepresidenta Fernández de la Vega, somos el Ministerio del Interior, la Agencia Tributaria, somos la Policía Judicial, apártense por su bien, y cambien el rumbo.

Nuestra respuesta ante tanta potencia de tiro, ante tanta seguridad, ante tanto armamento pesado, sólo puede ser ésta: “Les recomendamos que sean ustedes quienes cambien su rumbo, nosotros sólo somos un modesto faro”.

Julio Ariza Irigoyen

Presidente del Grupo Intereconomía

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: