Si quieres, puedes ver maravillas

Actualizado 31 mayo 2010

En el panorama religioso no faltan en estos días noticias que comentar, como siempre, algunas más dulces, otras más agrias y algunas sin duda agridulces, pero tampoco faltarán comentaristas para hacerlo. Por un momento prefiero olvidar (no en la intención ni en la oración, sólo en el post) la Educación para la Ciudadanía, la ley del aborto, los curas pederastas, Cajasur, Zapatero, los Legionarios de Cristo y la Piedad de Juan de Ávalos en el Valle de los Caidos para, hablar de otros temas.

Me ocurrió que buscando noticias en distintas web católicas descubrí una marea de cosas hermosas que están pasando en la Iglesia universal y que pueden parecer pequeñas noticias, pero que en su conjunto forman un mosaico de gran belleza que sólo el Espíritu Santo puede realizar. A veces, acostumbrados a darle vuelta a las mismas cosas de siempre en las páginas de noticias religiosas (blogs, comentarios) nos olvidamos de estas pequeñas grandes cosas de las que os propongo algunas para que veáis las maravillas que pasan en la Iglesia:

-Parece que ha sido un gran homenaje el que le han hecho en Vinh City, en el norte de Vietnam, a la hermana Martha Nguyen Thi Lan (en la foto), que ha cumplido 84 años. Así a lo lejos nos puede sonar una religiosa más, pero no en aquellas tierras. Ella es un símbolo de sufrimiento, supervivencia y perseverancia e la fa, una auténtica confesora de la fe. Es la última superviviente de las religiosas que en aquella diócesis fueron víctimas de la persecución comunista de los años 60. Concretamente, en 1964, siendo superiora de un convento de 20 religiosas y 30 novicias, fue acusada de actividades anticomunistas por resistirse a cerrar el convento y enviada a un campo de reeducación hasta el año 1975. Vio morir a otras hermanas en los distintos campos en los que estuvo y pasó esos años trabajando del día a la noche en campos de arroz y siendo adoctrinada en el comunismo en los ratos libres. Rezaba todos los días el rosario para que la persecución acabase pronto y consolaba a la compañeros del campo. Hoy, jubilada, se dedica a la adoración del Santísimo y a elaborar medicinas con hierbas del campo para ayudar a la gente.

-Muy lejos de allí, en Irlanda, uno de los barrios con mayor índice de criminalidad de todo el país, concretamente en la ciudad de Limmerick, ha dejado de ser tal, y ello por obra de unos religiosos franciscanos llegados nada menos que del Bronx, en Nueva York. Se trata de los Franciscanos de la Renovación (en la foto), fundados por el padre Benedict Groeschel, una especie de reforma de los capuchinos, caracterizados por un carisma especial de absoluta pobreza, mucha oración y el trabajar en las calles de las ciudades, en las zonas más degradadas. Lo que llevan años haciendo en Nueva York, lo han comenzado a hacer en Limmerick con resultados sorprendentes: En unas calles en las que los niños no se atrevían a jugar por miedo a la violencia, ahora han vuelto a jugar, y los ancianos a pasear, y la gente a sentirse segura, y ello por el apostolado ejemplar de estos hombres que, como San Francisco, van llevando paz y alegría por donde pasan.

-Una crisis que llevaba semanas enfrentando a Sri Lanka y la India, ambos países para nada católicos ni en su cultura ni en su mentalidad, al final pudo resolverse gracias a la Iglesia Católica. Se trataba de una cuestión acerca de ciertos pescadores del primero que habían sido detenidos por el segundo, por pescar donde no les correspondía por las leyes internacionales. Pues bien, después de un bloqueo en la situación de la crisis, que no parecía poderse arreglar, gracias a Caritas de uno de los dos países, institución de la que se fían todos prácticamente en el mundo entero (hasta nuestro gobierno), días atrás se reunieron los ministros de ambos gobiernos para arreglar la situación. No sabemos si después de todo ello le darán las gracias o no a Caritas, imagino que sí, aunque no creo que a dicha institución le importe demasiado.

-De los Jesuitas a veces nos fijamos en la crisis por la que pasan -que es, por desgracia, evidente- pero no nos fijamos en el mucho bien que hacen en el mundo entero, que es algo más callado y anónimo. Aunque no falta quien se da cuenta y lo agradece: Nada menos que en Afganistán, el gobierno ha nombrado a un padre Jesuita de la India como consejero del ministerio de educación. Por un lado, en un país islámico dicho reconocimiento es algo por lo menos admirable, por otro lado, el nombramiento refleja el aprecio que en dicho país se tiene a los Jesuitas por la labor en el campo de la educación que algunos de ellos, concretamente los de la provincia religiosa de Calcuta, llevan algunos años realizando, concretamente desde el 2002, después de caer el régimen de los talibanes. Algunos, todo lo que pasa en Afganistan lo vemos sólo por la tele, otros, por amor a Dios, se han ido para allá a echar una mano, a pesar de los peligros.

-En India, los homenajes a los sacerdotes se han repetido por todas las diócesis del país durante este año sacerdotal, con un tono general de agradecimiento hacia ellos por la labor que realizan. Ha habido iniciativas de distintos tipos, como el de una diócesis en la región de Bengala, que ha promovido la “adopción” espiritual de los sacerdotes por parte de los fieles, de modo que cada día en familia rezan el rosario y hacen oraciones especiales por el sacerdote que hayan adoptado. En otra diócesis han hecho un acto diocesano de agradecimiento por la labor sacerdotal, con participación de laicos y religiosas. Por otro lado, durante todo este año se ha promovido especialmente la oración por los sacerdotes en el sepulcro de la Beata Teresa de Calcuta, que tanto los amó.

-Se acaba de inaugurar en la diócesis de Kinshasa (Congo) el nuevo laboratorio de análisis y despensa médica construida por la Congregación de los Siervos de la Caridad en Plateux de Bateie, en la Ciudad Guanella. El centro médico, hecho posible gracias al financiamiento de la ong italiana “Movimiento por la Cooperación Internacional” y de otros benefactores, dispone de una pequeña farmacia y de una sala de observación y consulta. Está dotado de corriente eléctrica, gracias a los paneles solares y al grupo electrógeno con que cuenta la Ciudad Guanella. Las patologías más frecuentes en esta zona son la malaria, la fiebre tifoidea, las enfermedades pulmonares, gastritis, amebas, parásitos intestinales y los casos de fiebre del sueño. El centro de salud está abierto a todas las edades y constituye una respuesta a las necesidades concretas de una población de algunos miles de personas, hasta este momento obligada a ir a Kinshasa, que dista a 120 km de Plateaux, para atender cualquier necesidad.

-También muy lejos de allí, en el remoto y atribulado Nepal, acaban de llegar una religiosas del Verbo Divino procedentes de Corea (en la foto) para abrir un centro de salud en un villorrio perdido entre las montañas y ayudar a las gentes que viven en aquella zona de Katmandú. País torturado por las luchas, golpe de estado, gobierno totalitario, etc., en vez de ser abandonado de la mano de Dios, ha recibido últimamente mucha ayuda de la Iglesia Católica, mirada con respeto por la gran acción que realiza.

-Por último, de entre las muchas cosas que me gustaría contar, es hermoso leer cómo en la diócesis de Hong Kong la Legión de María ha llevado a cabo durante el mes de La Virgen que hoy termina una campaña de visitar las casas con la imagen de la Virgen de Guadalupe y rezar el rosario con las familias, para promover la devoción a la Virgen y la oración en familia. En esto nos dan ejemplo a muchas diócesis de vieja raigambre en nuestra querida Europa, donde mucha gente ha perdido ambas: devoción a la Virgen y oración en familia.

Son todas éstas, y muchas más que podríamos destacar, pequeñas noticias que se hacen grandes porque muestran como nuestra Iglesia está viva y llena de maravillas, las que hace el Espíritu Santo. Solo hace falta mirar y es fácil verlas.

Madre Teresa de Calcuta y Garabandal

Actualizado 31 mayo 2010

La Madre Teresa de Calcuta nunca se definió explícitamente sobre la autenticidad de las apariciones, no podía hacerlo porque estaba sometida, como debemos estar todos, a la Autoridad de la Iglesia, pero sí mostró gran interés por este lugar privilegiado, hasta el punto de escribir al Sr. Obispo de Santander, y ofrecer oraciones por todos y cada uno de los sacerdotes de la Diócesis, cosa que el Sr. Obispo agradeció bastante y se lo hizo saber a todos sus sacerdotes. Ofrecemos las cartas de ambos.

—————————————————


La Madre Teresa, en una carta del 10 de noviembre de 1987 le comunica a Monseñor Don Juan Antonio del Val, Obispo de Santander de 1971 a 1991, lo siguiente:

«Era en 1970, hace 18 años, cuando oí hablar por primera vez de las apariciones de San Sebastián de Garabandal en España.

Algunas veces me parece que hace mucho tiempo y otras que fueron ayer. Desde el principio sentí que los sucesos eran auténticos» .

Madre Teresa tuvo siempre gran interés por las Apariciones de Garabandal, fue amiga personal de las videntes. Humildemente expone al Señor Obispo sus deseos en una carta que dice así.

Excelencia:

Con el deseo de saciar la sed de Jesús en la Cruz por Ud. y por cada uno de sus sacerdotes me agradaría ofrecer, individualmente a cada uno de Uds., la ayuda espiritual de una Hermana nuestra. A través de María la Madre de la Iglesia, esa Hermana ofrecería a Jesús todo lo que ella es y tiene por Ud., o por el sacerdote que recibiere esa adopción como lo hiciera Santa Teresa de Lisieux.

De este modo, el Jesús que agoniza y es flagelado, coronado de espinas o crucificado en sus sacerdotes, podrá encontrar una Verónica que le ayude en su camino hacia el Calvario.

Así le será posible a Jesús lograr un nuevo Pentecostés, no sólo para la Diócesis de Ud. sino para toda la Iglesia.

En consecuencia y como signo de la aceptación de mi ofrecimiento a Ud. envíeme por favor, lo antes posible, los nombres de todos los sacerdotes de su diócesis.

Le ruego tenga presentes a mí y a todas nosotras en sus oraciones y en el Sacrificio Eucarístico.

Dios le bendiga.

M. Teresa, M. C.

Respuesta del Obispo de Santander a la Madre Teresa de Calcuta.

M. Teresa y Hns. Misioneras de la Caridad

Calcuta. India.

Al recibir su carta me recogí ante el Señor en alabanza y acción de gracias.

El ofrecimiento misionero de Ud. y sus Hermanas en «todo lo que son y tiene» por cada uno de los sacerdotes de esta diócesis y por mi, es una gran misericordia del Señor con todos nosotros.

Su alusión de Ud. en este ofrecimiento a Santa Teresa de Lisieux me ha conmovido: es la Santa que más me dice como pobre de Yahvé.

Lo que el Señor ha hecho con Ud. y sus Hermanas Misioneras de la Caridad en la Iglesia, me ha llenado de gratitud ante Dios hace bastantes años, a veces lo he predicado a sacerdotes, religiosos y seglares.

Hace mucho una convicción espiritual me estaba diciendo que algún día llegaría esta comunicación mutua y fraterna entre nosotros.

Al enterarse mis sacerdotes de su carta de Ud. me han comentado no pocos lo que tantas veces le he pedido al Señor; que El nos preparase el camino de una futura fundación en esta diócesis con sus Hermanas Misioneras de la Caridad.

Ante el reto del secularismo, de la desunión y la falta de esperanza que encontramos aquí, en occidente, los que hemos trabajado por el Reino de Dios, su carta ha supuesto para nosotros como una nueva luz y empuje evangélico.

Con nuestra oración Eucarística queda de Ud. y sus Hermanas Misioneras de la Caridad, atentamente en el Señor.

Juan Antonio del Val
Obispo de Santander.

P.D. Acompañan a esta carta los nombres de todos los sacerdotes y religiosos con cargo parroquial en esta Diócesis de Santander. España.



Cripta de la Catedral de Santander

Carta del Obispo Don Juan Antonio del Val dirigida a los sacerdotes de la Diócesis, publicada en el Boletín Oficial del obispado de Santander.

Queridos sacerdotes diocesanos:

Con alegría os presento, a continuación, una carta de la Madre Teresa de Calcuta. Me acaba de escribir con una propuesta de generosidad evangélica con nosotros que me ha llenado de alegría, acción de Gracias a Dios y nueva esperanza para el Año Nuevo.

En el gesto de la Madre Teresa de Calcuta se adivina una predilección del amor de Dios con nosotros los sacerdotes de la Diócesis de Santander.

Me pide los nombres de todos los sacerdotes de la Diócesis para entregar cada uno de esos nombres a otras tantas Misioneras de la Caridad -Instituto de la Madre Teresa de Calcuta-. Cada hermana, a través de Maria la Madre de la Iglesia, ofrecerá a Jesús todo lo que ella es y tiene, por cada uno de nosotros en una adopción misionera, como lo hizo Santa Teresa de Lisieux en otra parte.

Ante este ofrecimiento, queridos hermanos sacerdotes, nos abrimos de nuevo a la conversión para ser hombres de Dios en servicio a los hermanos desde nuestra Iglesia.

Cuando oremos, cuando demos pasos positivos en la comunión eclesial entre todos nosotros, cuando participemos en las reuniones de arciprestazgo y sector, cuando hagamos los retiros o ejercicios espirituales, cuando participemos en la formación permanente diocesana y, sobre todo, cuando seamos pregoneros del Evangelio, ministros de la Eucaristía y perdón, pastores del Pueblo de Dios, cuando suframos y trabajemos por el Reino de Dios, al recordar que una Hermana Misionera de la Caridad desde cualquier parte del mundo está dando al Señor, por cada uno de nosotros, todo lo que es y tiene en su servicio «a los más pobres de los pobres», la esperanza cristiana brotaría renovada en nosotros los sacerdotes diocesanos, nos abriremos más a la disponibilidad, a la gracia de Dios y a la luz del Espíritu haciendo «algo hermoso para Dios», según expresión frecuente de la Madre Teresa.

La Madre Teresa de Calcuta describió una vez a petición de los periodistas la jornada-tipo de una Misionera de la Caridad. Es bueno recordar esto para saber quienes nos van a ayudar desde ahora en adelante. En síntesis es así:

Empezamos nuestra jornada en Calcuta a las 4:30 de la mañana con la oración, la meditación y la Misa. Nuestra Comunidad está muy unida. Seguidamente, puesto que cada una de nosotras no dispone más que de un par de saris, uno de ellos tiene que lavarse cada día para recambio. A las 7:30 algunas de las Hermanas salen al «hogar del moribundo abandonado». Otras van a los dispensarios y hogares para leprosos. Otras van a trabajar en la cocina, para preparar nuestra comida y la de los pobres. Otras van a visitar a familias necesitadas y con enfermos. Otras a enseñar el catecismo. Y así sucesivamente, es decir, se esparcen por toda la ciudad.

Las hermanas se desparraman por toda la ciudad Rosario en mano. Tal es nuestro hábito de rezarlo: mientras caminamos por las calles. Nunca nos acercamos a la gente sin rezar. El Rosario ha constituido y constituye una fuerza y protección.

Después de la comida del mediodía tenemos examen de conciencia, rezamos el Oficio Divino y el Vía crucis.

Seguidamente todas las Hermanas tienen media hora de siesta porque hasta entonces todas han permanecido de pié. Hacia las dos de la tarde tenemos media hora de lectura espiritual, luego tomamos una taza de té. A las tres las Hermanas profesas salen de nuevo. De 6:15 a 6:30 todas están de vuelta otra vez.

De 6:30 a 7:30 tenemos la adoración al Santísimo Sacramento expuesto.

A las 7:30 cenamos. Tras la cena, durante 20 minutos, nos dedicamos a preparar el trabajo para el día siguiente. De 8:30 a 9 tenemos recreo. Todo el mundo habla entonces en alta voz porque todo el día hemos estado trabajando.

A las 9 tenemos la oración de la noche y preparamos la meditación para la mañana siguiente.

Todas las semanas tenemos un día de retiro.

Por esto doy gracias a Dios en nombre de todos, porque este gesto de la Madre Teresa de Calcuta con nosotros es un buen regalo de Año Nuevo que comienza, y nos expresa ya la fuente de esperanza y de renovación que esto va a traer a nuestra Iglesia diocesana.

Vuestro Obispo con saludos de Año Nuevo.

Juan Antonio del Val
Obispo de Santander.

——————————————————–

Vemos que en estas cartas no se definen sobre la autenticidad de las apariciones, como no podían hacerlo al estar sometidos al criterio de la Iglesia sobre el asunto. En próximo capítulo publicaremos la definición de la Jerarquía sobre los fenómenos “sobrenaturales” de Garabandal, y nuestro criterio sobre tema tan delicado.

Juan García Inza
juan.garciainza@gmail.com