Sí, se puede

Un libro de nueve historias de coraje y superación

22/05/2010 | Silvia Laforet*

El amor es, para los autores del libro, la fuerza vital que nos sostiene.

En una época en la que la palabra “crisis” parece perseguirnos, es necesario abrirse a nuevas posibilidades de resolución de nuestros problemas. Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos sentido o sentiremos que perdemos pie; que una circunstancia, un sentimiento, una enfermedad o una dificultad profesional, económica o personal pueden con nosotros, haciendo que dudemos incluso del sentido de nuestra existencia o haciendo muy difícil la consecución de una vida plena.

La propuesta del libro es aprender a transformar la adversidad en una ocasión de cambio y crecimiento, modificando nuestras actitudes ante lo que nos ocurre. Y fomentar el amor, el amor a nosotros mismos, a los demás, a todo lo visible e invisible, como la mejor medicina para la curación personal y colectiva.

Con la vida en los talones narra en siete capítulos la vida de nueve personajes con nombres y apellidos, seres humanos tan extraordinarios y tan cotidianos a la vez como podríamos ser cualquiera de nosotros, que se han visto atrapados en distintos problemas de toda índole y han sabido desarrollar su coraje, su capacidad de sobrevivir, regalando además una actitud vital generosa y ejemplar; ellos y sus amigos, familiares, médicos y terapeutas, esa red de afectos que debemos desarrollar y cuidar para sostenernos unos a otros en el camino de la vida.

Manos a la obra

En cada capítulo, tras la narración, en todos los casos ajustada a la realidad tal y como estas personas han tenido el valor y generosidad de narrarla a los autores, se apunta una breve reflexión sobre los temas esenciales que nos pueden ayudar a sentirnos mejor y hacer sentir mejor a los demás: la familia, la amistad, el amor de pareja, la fe en Dios, el correcto uso de la libertad, la generosidad, la empatía, la profesionalidad de los que cuidan y curan, la voluntad, la sensibilidad, el respeto, la confianza, la curiosidad, la sinceridad…; todos los valores que nos hacen humanos y que a menudo perdemos de vista.

En las páginas de este libro podremos conocer a hombres y mujeres de todas las edades, muy diferentes entre sí, con circunstancias muy heterogéneas, con vidas aparentemente muy distintas, pero que llegan a la misma conclusión: a una aceptación carente de resignación, una aceptación activa que les lleva a ponerse manos a la obra, a la obra de su vida, apoyados por muchas otras personas, protagonistas también que han sabido estar del modo adecuado en el lugar y momento adecuado.

Podremos conocer a Alejandro, un joven músico de rock and roll y geólogo de profesión que hace años tuvo que superar una adicción durísima: el alcoholismo. Su emocionante relato nos hace entender que el adicto no es sólo el borrachín que dormita en el banco de un parque. El alcoholismo está latente en todos los estratos de la sociedad, y más aún en momentos de crisis. Y no siempre es fácil reconocerlo. Y las adicciones, físicas y psíquicas, con las que muchas personas creen llenar los vacíos de sus vidas son cada vez más numerosas. “El adicto es aquel que no es libre de elegir”, nos dice Alejandro. Y todos deberíamos reflexionar con él si realmente somos tan libres como creemos.

También conoceremos a tres personajes entrelazados: María del Mar, Juan Andrés y el médico de ambos, el doctor José María Villalón. El doctor Villalón es el mejor ejemplo de un médico entregado y generoso y un ser humano extraordinario. Traumatólogo, director médico del Atlético de Madrid y padre de doce hijos, ha contribuido enormemente a la elaboración de este libro, a través de sus pacientes y de su propia actitud hacia ellos. Mar y Juan Andrés fueron víctimas de errores médicos muy graves, alguno de ellos inevitable y otros fatalmente cometidos, que les privaron de la movilidad de una de sus piernas y otras consecuencias muy duras. Su actitud de superación es inmensa. Y el doctor Villalón aún sigue junto a ellos en su lucha.

Por su parte, el doctor Poveda aparece en las páginas de este libro junto a dos de sus pacientes: Carlo y José Antonio. La vida de Carlo, un hombre ya anciano, es larga, azarosa y casi increíble. Y sus circunstancias le llevaron a la depresión más profunda y a varios intentos de suicidio. Su fe, su coraje, su confianza y la intervención generosa y acertada de su terapeuta hicieron posible que Carlo siga viviendo y viviendo en paz.

José Antonio, un joven que pasó los primeros treinta años de su vida sin recibir un diagnóstico para sus numerosos malestares y que por ello llegó también a desear acabar con su vida, encontró la respuesta, de la mano del doctor Poveda, en la porfiria, una enfermedad rara y desconocida, como tantas otras sobre las que poco se sabe y poco se investiga, pero que hacen la vida imposible a miles de personas. En la actualidad José Antonio es un hombre sano y feliz.

Conoceremos también a una familia ejemplar: Emilio, Matilde y sus seis hijos. El mayor sufre un tipo de autismo, el síndrome de Asperger, y el quinto, Juan, una parálisis cerebral profunda. Además, ambos padres son profesores; Matilde, especialista en niños con necesidades especiales. Ahondar en su vida cotidiana y todos los obstáculos que han superado y siguen superando es una aventura vital que merece la pena vivir. Y su testimonio rebosa fuerza, fe, amor y alegría.

Imprescindible

En realidad, todos son imprescindibles. Como las vidas de Rosa y Miriam, unidas sin conocerse en uno de los capítulos más vitalistas. Rosa, una ‘joven’ de casi noventa años que ha estado gravemente enferma desde los veinte y que nos da una lección de alegría, de actividad imparable, de resolución y voluntad y nos repite una y otra vez que “no hay tiempo que perder y pierdes el tiempo si no haces lo que sí puedes hacer”.

*Silvia Laforet es coautora del libro Con la vida en los talones.

** Reportaje íntegro en el número 278 del semanario, desde el 21 de mayo en los quioscos

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Un comentario en “Sí, se puede”

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: