El sacerdote en el cine

martes, 02 de febrero de 2010
Alfonso Méndiz


JesucristoEnElCine.blogspot.com

Como anexo bibliográfico al post publicado anteayer, ofrezco a continuación una serie de artículos recientes sobre la imagen de los sacerdotes en la gran pantalla. Todos los textos que comento están en Internet y pueden consultarse pinchando sobre el título:

La figura del sacerdote en el cine”, de José M. García Pelegrín, en Cinemanet: Artículo que explora la reciente atención a la figura del sacerdote en los filmes de los últimos años (2002-Almudi.org - Alfonso Méndiz09): especial atención a El noveno día” (2004), La duda” (2008) y Gran Torino (2008).

La figura del sacerdote en el cine del siglo XXI”, Foros de Cinemanet: A partir del artículo anterior, se creó un foro en la web de Cinemanet que reflexionó sobre la figura del sacerdote en la historia del cine: se recogen sobre todo películas antiguas: «Yo confieso«, «Amén«, «El exorcista«, «El cardenal«, «Púrpura y negro«, etc.

Cine y vocación”: Web con abundante material didáctico para el discernimiento vocacional. Ficha técnica y guía de análisis de un amplio abanico de filmes con valores y una decena de películas directamente relacionadas con la figura del sacerdote. Pensada para cine-forum con chicos que se plantean su posible vocación sacerdotal.

Testigos de Cine”, de Peio Sánchez, en Alfa y Omega nº 663, 12-XI-2009: Reportaje sobre el DVD Los sacerdotes católicos en el cine. Historias de fidelidad y servicio, elaborado por el sacerdote y Profesor de Teología Peio Sánchez con motivo del Año Sacerdotal.

Figuras sacerdotales en el cine”, de Luis García Orso, en Cine y Espiritualidad, 21.IX.2009: Artículo que recoge una breve síntesis de diez películas cuyo protagonista es un sacerdote o religioso: desde “El padrecito” (1964) hasta “La misión” (1987) o “El crimen del padre Amaro” (2002).

¿Sexo con niños y animales en EpC?

¿Sexo con niños y animales en EpC? Dos asociaciones denuncian que se enseña en un instituto de Córdoba


‘Córdoba Educa en Libertad’ denuncia que en una clase de ESO se intenta convencer a los alumnos de que la zoofilia y la homosexualidad son naturales

La naturaleza nos da el sexo para que lo utilicemos con otra niña, con un niño o con un animal. Eso es lo que supuestamente enseñan en el Instituto Maimónides de Córdoba a adolescentes de 13 y 14 años (3º de ESO) dentro del programa de la asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC).

Así lo han denunciado la organización ‘Profesionales por la Ética’ y la plataforma ‘Córdoba Educa en Libertad’, que agrupa a los objetores a EpC de la región, cuyos responsables aseguran que “la educación afectivo-sexual se camufla en el currículo oficial en objetivos, contenidos y criterios de evaluación que hacen referencia a ‘la educación afectivo-emocional, las relaciones interpersonales, la homofobia, la orientación sexual, los sentimientos y emociones, la ternura, la crítica de normas y valores morales aprendido’”

Según informaba Aciprensa este martes, 2 de febrero, la plataforma de padres de familia señala que “el carácter esencialmente adoctrinador de EpC explica la oposición que ha encontrado en numerosos padres que han objetado, llegando incluso a los tribunales”.

No es una novedad

Aunque a primera vista pueda parecer una aberración, no es la primera vez que este tipo de propuestas surgen de alguna organización social o incluso política.

Sin ir más lejos, en mayo de 2006 nos hacíamos eco de una información según la cual un nuevo partido político en Holanda defendía legalizar el sexo con niños y animales.

Uno de los fundadores del partido Caridad, Libertad y Diversidad (NVD, en sus siglas originales), Ad van den Berg, aseguraba que “es la mejor forma de que los niños dejen de tener curiosidad por algo prohibido”.

Este mismo personaje defendía también el consumo de drogas blandas y duras y pretendía que se rebaje de 16 a 12 años la edad penal para que los menores puedan mantener relaciones sexuales con adultos.

¿Por qué no liberalizar también la pederastia? “¡Vamos a sacudir a La Haya para que despierte!”, advertía desde su página web.

La zoofilia, prohibida

Precisamente, la cámara alta del Parlamento holandés acaba de aprobar la prohibición del sexo de humanos con animales, así como la producción o distribución de pornografía animal, según un resumen de la ley publicado en el sitio de Internet de esta institución.

Según informa la agencia Reuters, Internet perderá así potencialmente una de sus principales fuentes de videos de zoofilia debido a esa prohibición.

Dada la naturaleza ilícita del producto, es difícil encontrar cifras precisas de las ventas de videos sobre pornografía animal, pero el diario holandés Algemeen Dagblad publicó una encuesta de 2007 que mostraba que los distribuidores en los Países Bajos eran responsables de alrededor de un 80 por ciento de los videos de zoofilia a nivel mundial.

El proyecto de ley se presentó en abril de 2007 y fue aprobado por la cámara baja en julio de 2008, aunque tardó en llegar a la cámara alta para su aprobación final. Aún no estaba claro cuándo entraría la ley en vigor.

El sexo con animales era legal en los Países Bajos, siempre que se pudiera comprobar que los animales no resultaban heridos.

¿empieza el viaje «virtual»?

El Papa en Gran Bretaña: ¿empieza el viaje «virtual»?


El diario británico The Daily Telegraph publica en su versión on line la noticia del discurso que el Papa ha dirigido hoy a los obispos de Inglaterra y Gales, que concluyen en Roma su visita “ad limina”. Entre otras cosas, Benedicto XVI se ha referido de pasada a su futuro viaje a Gran Bretaña: es un modo de confirmarlo, pues se habla de ello desde hace meses. Aunque no ha añadido más datos, con la alusión de hoy se asegura que irá. Se supone que la visita será del 16 al 19 de septiembre y que en el transcurso de su estancia allí presida la beatificación del cardenal John Henry Newman (en el grabado).

Lo que me ha llamado la atención es que, en los párrafos finales, la crónica se hace amplio eco de la opinión contraria a la visita formulada por una asociación llamada «National Secular Society». El diario presenta esa única opinión sin ningún contrapeso informativo. Casi como si hubiera enganchado al texto la nota de prensa en la que esa asociación muestra su “resentimiento” ante la visita de “alguien que desea imponernos una agenda reaccionaria de cambio social”.

Tengo la impresión de que con ese gesto, el diario conservador británico acaba de inaugurar el peculiar clima periodístico que posiblemente acompañe los preparativos de la visita del Papa durante estos ocho meses largos. Deseo equivocarme, pero -en el fondo- esa actitud agresiva tampoco es una novedad. Los viajes de Benedicto XVI se han visto precedidos habitualmente de numerosas polémicas, en su mayor parte construidas por algunos medios que piensan que la religión no es noticia a no ser que salten chispas. Polémicas que, en la mayoría de los casos, se han desvanecido cuando se lograba que (por fin) el viaje “real” ocupara el puesto del viaje “virtual”.

«Catholic Voices»

«Catholic Voices», una iniciativa de comunicación de los católicos británicos


Continuamos con Gran Bretaña y el próximo viaje del Papa. Me parece una señal significativa el hecho de que los católicos británicos se estén organizando para que el viaje del Papa sea una buena ocasión para presentar al gran público la realidad del catolicismo. Ese es el sentido de la iniciativa Catholic Voices: crear un equipo de personas bien preparadas, capaces de participar con mordiente en los debates mediáticos y públicos sobre temas candentes, que de seguro no faltarán en los próximos meses.

Los promotores de Catholic Voices afirman que cuentan con el apoyo de los obispos locales, pero que no se trata de una iniciativa institucional (está promovida por una asociación llamada The Catholic Union of Great Britain). Informan de que a partir de marzo, unos veinte o veinticinco católicos, procedentes de todo el espectro de la Iglesia, estarán disponibles para ayudar a los medios a tratar los temas que surgirán con ocasión de la visita del Papa (prevista para septiembre).

Desde luego, la idea habría encantado al cardenal Newman, cuya beatificación se llevará a cabo durante el viaje del Papa (se supone, porque este dato todavía no es oficial). Newman, como recuerda la página de Catholic Voices, deseaba que hubiera laicos, hombres y mujeres, capaces de presentar la fe con inteligencia en la arena pública, y de mostrar que la armonía entre fe y razón está en la base del catolicismo.

Miles de fieles llenan la catedral de Valencia

Miles de fieles llenan la catedral de Valencia en la misa presidida por el prelado del Opus Dei

Por SIC el 5 de Febrero de 2010

valenciamisapreladoopusdei

MONS. JAVIER ECHEVARRÍA RESALTA EN UNA CONFERENCIA LA IMPORTANCIA DE UN “LENGUAJE EFICAZ Y ATRACTIVO” EN LOS SACERDOTES
valenciaconferenciaescrivá

Miles de fieles han abarrotado esta tarde la Catedral de Valencia durante la misa que ha presidido el prelado del Opus Dei, monseñor Javier Echevarría, en honor de su fundador, san Josemaría Escrivá de Balaguer, según ha informado la agencia AVAN.

Muchos de los fieles han seguido la eucaristía de pie, al estar repletos los bancos, desde los pasillos laterales del templo, que han permanecido también llenos durante toda la ceremonia. Para facilitar el seguimiento de la liturgia, han sido instaladas varias pantallas de televisión en el interior de la Seo.

Junto con monseñor Echevarría, han concelebrado el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, los obispos auxiliares, monseñores Esteban Escudero y Enrique Benavent, así como una quincena de sacerdotes.

Conferencia a los sacerdotes valencianos

El prelado del Opus Dei, monseñor Javier Echevarría, ha estado en Valencia para impartir una conferencia a los sacerdotes. En su intervención y acompañado de Mons. Carlos Ososro, arzobispo de Valecia y de sus obispos auxiliares, el prelado del Opus Dei ha animado a los sacerdotes a dar testimonio de Dios a través de sus buenas obras y, también, mediante un “lenguaje eficaz y atractivo”, durante una conferencia que ha pronunciado esta mañana en Valencia y que ha sido organizada por la Facultad de Teología San Vicente Ferrer y la Biblioteca Sacerdotal Almudí.

A partir de reflexiones del papa Benedicto XVI, ha subrayado que la misión de los sacerdotes de predicar la Palabra de Dios “no consiste en decir muchas palabras, sino en hacernos eco y ser portavoces de una sola ‘Palabra’, que es el Verbo de Dios hecho carne por nuestra salvación”, ya que “no hemos sido enviados a anunciarnos a nosotros mismos o nuestras opiniones personales, sino el misterio de Cristo”.

El prelado del Opus Dei, que ha ilustrado su intervención con varios ejemplos de la vida y el pensamiento de san Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, ha recordado que los presbíteros deben reproducir la imagen evangélica del Buen Pastor, que “da su vida por las ovejas”. Así, citando unas palabras del Papa, ha señalado que los sacerdotes deben ejercer la caridad, desprenderse de sí mismos y “estar a disposición del Señor en cada momento, aunque otras cosas parezcan más atractivas y más importantes”.

Además, “realizarse como sacerdote significa estar plenamente unido a Cristo, identificarse con Él en el ministerio sacerdotal y en toda la conducta”, ha resaltado el prelado, que ha añadido que “se trata de ser transparentes, para que los fieles vean al Maestro, al Redentor, sin sentirse atraídos a fijar su mirada en la persona del sacerdote”.

En ese contexto, monseñor Echevarría ha citado a san Josemaría Escrivá, quien “salía al paso de la equivocación de quienes piensan que los cristianos desean ver, en el sacerdote, un hombre más. No es verdad. En el sacerdote quieren admirar las virtudes propias de cualquier cristiano, y aún de cualquier hombre honrado: la comprensión, la justicia, la vida de trabajo —labor sacerdotal en este caso—, la caridad, la educación, la delicadeza en el trato. Pero, junto a eso, los fieles pretenden que se destaque claramente el carácter sacerdotal”.

El prelado ha recordado también que la diócesis de Valencia es una “tierra que san Josemaría Escrivá de Balaguer llevaba muy dentro del corazón”. De hecho, “aquí tuvo lugar la primera expansión del Opus Dei fuera de Madrid, donde había nacido en 1928”, ha explicado. Además, el santo español dirigió varios retiros espirituales y “mantuvo una amistad fraterna con sacerdotes ejemplares”, ha añadido. Entre ellos ha citado a los arzobispos Prudencio Melo y Alcalde, José María García Lahiguera y Miguel Roca Cabanellas, así como a Antonio Rodilla, vicario general y luego rector del Seminario, o al siervo de Dios Eladio España.

También se ha referido a Joaquín Mestre, secretario del arzobispo Marcelino Olaechea, que fue “testigo de la fama de santidad que el fundador de la Obra gozó en vida”. En el proceso canónico para la beatificación de san Josemaría Escrivá, Mestre “testimonió lo que le repetía don Marcelino al final de su vida: ‘Si yo muero antes que don Josemaría, di que siempre lo he considerado un sacerdote santo’”.

La conferencia del prelado del Opus Dei, titulada “Identidad sacerdotal-piedad sacerdotal” y presentada en el Centro Cultural La Beneficencia por el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, se enmarca dentro de los “Diálogos de teología” de la Biblioteca Sacerdotal Almudí. La entidad dedica este año el ciclo a la figura de los presbíteros con motivo del Año Sacerdotal, convocado por el Papa al cumplirse 150 años de la muerte de san Juan María Vianney, conocido como “el Santo Cura de Ars”, patrón de los párrocos.

Algunas películas con las que disfrutar

Actualizado 6 febrero 2010

No sale Maribel Verdú ni Victoria Abril enseñando partes de su cuerpo respectivamente, ni hacen apología de la homosexualidad, ni los curas que salen son pederastas, ni su director es Vicente Aranda o Almodovar, ni están producidas por Sogecable, pero a cambio son  emocionantes, llenas de valores, y sobre todo son amenas e interesantes.

Convicción Tv hace un gran servicio rescatándolas

San Ignacio de Loyola

Película que nos narra la vida de este Santo, un hombre que abandonó las armas de caballero para formar la Compañía de Jesús con la misión de expandir el nombre de Cristo.

Diálogo de Carmelitas

Imperdible película que nos muestra el martirio de las dieciséis monjas carmelitas (incluyendo una novicia) del monasterio de Compiegne en el año 1794, por las fuerzas del terror instauradas tras la Revolución Francesa y su Tribunal Revolucionario. Le Dialogue des Carmélites.

Un Hombre de dos Reinos

Película sobre Santo Tomás Moro, quien gana la palma del martirio por la fidelidad a su deber para con Dios, acatando la autoridad, en tanto legítima y negándose a obedecer, sin hacerle afrenta, en aquello que ilegítimamente se le ordenaba.

Balarrasa

Conversión, Moralización y Caridad. Una bella historia, que a pesar de los años sigue vigente.

Marcelino Pan y Vino

Un clásico que las nuevas generaciones deben conocer.

Hablemos del Opus Dei

Un lector de mi Blog me solicita que hable del Opus Dei. Con mucho gusto intentaré informar de algo que conozco bastante bien. Soy sacerdote diocesano, asociado a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz que pretende ayudar a los sacerdotes  en su vida espiritual y humana.  Desde los años sesenta conozco la Obra, y siempre me gustó su espíritu. Por ello hablo de ella con gusto y gratitud.

No soy ni forofo, y menos aún fanático. Sigo un camino que Dios me hizo ver y noto la ayuda que recibo por la Gracia de Dios. Sé que muchos no comprenden el Opus Dei, y algunos puede que tengan reservas mentales sobre este camino. Debo decir que todo lo formado por humanos tiene las limitaciones propias de nuestras flaquezas personales. Y sin duda hay fallos. Y si esos fallos se deben a nuestra condición de pecadores nos impulsan a pedir perdón y buscar la absolución en el Sacramento de la Penitencia. En el Opus Dei, como en otras instituciones y realidades eclesiales, hay muchos santos, pero hasta ellos mismos son pecadores y pueden fallar en cualquier momento.

El Opus Dei es una partecita pequeña de la Iglesia que intenta difundir en el mundo la llamada universal a la santidad de todos los bautizados. Algo que hoy es doctrina común, pero que cuando nació la Obra en el año 1928 no se comprendía. La labor que ejerce en el mundo esta institución es como una gran catequesis, en la que intenta poner al alcance de los que se acercan a los medios de formación el tesoro común  de la Verdad revelada y enseñada siempre por la Iglesia.

Después cada uno debe traducir esa doctrina en vida, para que la fe vaya acompañada de las obras. Es lo que todos conocemos por testimonio y apostolado. En el Opus Dei no se funciona con consignas, sino por propuestas tomadas del Evangelio, del Catecismo de la Iglesia Católica, del Magisterio ordinario de la Jerarquía,  de las enseñanzas vividas y trasmitidas por San Josemaría y otros santos. La santidad es la garantía de que el camino es querido por Dios y, por tanto, es seguro.

¿A quién dirige el Opus Dei su mensaje y apostolado? A todos los cristianos que, desde una concepción secular de su fe cristiana, están en disposición de asumir la llamada universal a la santidad. Niños, jóvenes, casados, célibes, sacerdotes, seminaristas… Todos somos hijos de Dios, y Dios nos ama a todos.  Están abiertos para todos los caminos divinos de la tierra.

De un modo especial esta catequesis cristiana tiene muy en cuenta el mundo de la cultura, del arte, de las ciencias, del trabajo honesto, de los medios de comunicación, de la familia, de la juventud, de la política, de la economía… Mundo difícil, pero del que nunca debe estar Dios ausente. Tarea de todos es intentar implantar el Reino de Dios en todas las actividades de los hombres.

Como dice San Pablo, la Iglesia es como un cuerpo con muchos miembros. Cada uno de ellos tiene una función concreta, y todos colaboran al bien del cuerpo entero. En la Iglesia hay carismas para todos los gustos. Muchos modos de seguir a Cristo con la Verdad. Lo importante es que nos respetemos, nos queramos y nos complementemos para, entre todos, hacer posible que la Iglesia cumpla con su misión.

Estoy escribiendo esto en la fiesta de la Conversión de San Pablo, día en que se clausura el Octavario por la Unión de los cristianos. Pienso que para invitar a los cristianos a la unión, hace falta que antes estemos unidos los católicos. Cada caminante siga su camino, pero en la misma dirección, buscando la misma meta que es Cristo. Y siempre reconociendo nuestros fallos y perdonando con caridad al hermano que se equivoca.


Muchas gracias por el tiempo que ha empleado en leer este post.

Para mayor información sugiero  entre en la dirección de la página oficial del Opus Dei:

http://www.opusdei.es/

Juan García Inza
juan.garciainza@gmail.com

La Marcha por la Vida en Marzo

LA CITA ES EL PrÓXIMO 7 DE MARZO

La Marcha por la Vida ya se publicita en autobuses municipales de Madrid

La Marcha por la Vida que tendrá lugar el próximo 7 de marzo principalmente en Madrid y en decenas de ciudades en toda España e Iberoamérica, ya está en movimiento. Cuatro autobuses municipales de Madrid ya lo anuncian.

Actualizado 5 febrero 2010

La asociación Hazte Oír, promotora a través de su plataforma Derecho a Vivir, ha contratado durante este mes de febrero los soportes publicitarios de cuatro autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) para difundir por las calles de la capital propaganda sobre la próxima manifestación convocada para el domingo 7 de marzo a favor de la vida.

Un portavoz del Área de Movilidad y Seguridad del Ayuntamiento de Madrid explicó a Europa Press que esta organización ha contratado los soportes publicitarios del 1 al 28 de febrero en cuatro autobuses y que el mensaje publicitario en sí cumple los requisitos que marca la Ley de la Publicidad, informa Ep.

Según informó la organización, los carteles con el lema de ´España Vida Sí, Marcha por la Vida´ viajan a bordo de los autobuses de las líneas 1, 27 y Circular. En el cartel, se puede ver la imagen de un feto con el fondo de fotografías de personas. También se indica que la manifestación tendrá lugar al mediodía entre la Plaza de Cibeles y Puerta del Sol.

Amenazados con el despido si no se convierten al Islam

NUNCA HA HABIDO TANTOS CRISTIANOS ENLA ZONA

Miles de trabajadores católicos son amenazados con el despido si no se convierten al Islam


En Arabia Saudí, la cuna de Mahoma, viven más cristianos que nunca, entre ellos cientos de miles de filipinos católicos. También son cristianos buena parte de los palestinos, libaneses, srilankeses e indios que nutren las empresas del país. Los miles de trabajadores católicos en Arabia Saudí sufren un constante acoso de sus jefes.

Actualizado 5 febrero 2010

Es «público cautivo» para el Ministerio de Asuntos Islámicos de Arabia Saudí, que cuenta con 50 centros y unos 500 empleados dedicados a animar a los extranjeros a convertirse al islam.

«He visto numerosos emigrantes filipinos aceptar el islam bajo presión laboral», denuncia en la agencia AsiaNews la enfermera filipina Joselyn Cabrera, que trabaja en el hospital de Riyadh. «Unos meses después de contratarte, tus jefes te dan un ultimátum y te dicen que has de convertirte al islam para conservar tu empleo. Es una elección muy dura», explica. Joselyn ha visto al menos cincuenta casos de conversiones por presiones en el trabajo. «Incluso a mí me han presionado mis compañeros musulmanes, pero yo siempre les he dicho que  permaneceré católica. Hasta ahora no me ha pasado nada», añade.

Prohibido rezar en casa
En Arabia Saudí no se permite la existencia de ninguna parroquia ni iglesia. Viven allí al menos 400.000 católicos, probablemente muchos más, a los que la ley les impide reunirse para rezar, incluso en casas particulares. También es ilegal que enseñen el catecismo a sus hijos, más de cien mil niños.

La situación es menos opresiva en los otros países del Golfo Pérsico, donde el proselitismo (y la evangelización) están penalizados o restringidos, pero se permite el culto cristiano en las iglesias y las casas. El obispo católico de Arabia, el franciscano suizo Paul Hinder, es pastor de un rebaño de, al menos, 1,3 millones de católicos repartidos por Emiratos Árabes (15 parroquias), Bahrein (1 parroquia), Qatar (2 parroquias), Yemen (4 parroquias) y Omán (4 parroquias). Para ello, cuenta con 40 sacerdotes, la mayoría de ellos filipinos, indios y cingaleses.

Su vecino, el obispo de Kuwait Camillo Ballin, inauguraba el viernes pasado la cuarta parroquia del país, dedicada al santo misionero Daniel Comboni, evangelizador del Sudán.
Ballin tiene diez curas para atender a unos 160.000 católicos con misas en árabe (para libaneses y palestinos), en tagalo (para filipinos), y en malalayam, tamil, konkani y cingalés para los indios. En la liturgia, los libaneses usan a menudo el rito maronita y los indios el rito siromalabar y el siromalankar. En cuanto a la vida religiosa, además de los franciscanos, siempre ligados a Tierra Santa y Oriente Medio, abundan las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa. Sólo en Yemen, las monjas del sari blanco tienen cuatro casas.

Sin embargo, la mayor parte de los católicos del Golfo viven en Arabia Saudí, una teocracia donde el Corán y la Sunna (Tradición) son, oficialmente, la Constitución del país.

Si hubiera libertad

Si llegase la libertad religiosa a los países del Golfo, cientos de miles de cristianos, quizá millones, podrían hablar y testimoniar sin miedo a represalias, tanto a la población nativa como a sus compañeros inmigrantes. Los retos de esta iglesia emigrante se abordarán en el Sínodo de Oriente Medio del 10 al 24 de octubre.

Conservar la fe aún perdiendo casi todo lo demás

¿Puede conservar la fe quien ha perdido casi todo lo demás?


La riqueza de ser pobre

Hay quien la considera parte del paisaje urbano y ni siquiera le mira a la cara. Otros, recelan ante la posibilidad de que sus bendiciones no sean más que una treta para conseguir limosna. Y no falta quien opina que forma parte de una red de mendicidad organizada que se lucra a costa de la buena voluntad de los viandantes. No sería, por desgracia, el primer caso. Sin embargo, Lenuta no ha entrado en ese juego. Su fe es firme, a pesar de haberse visto abocada a la pobreza. Y no es la única: muchos indigentes encuentran su riqueza en Cristo, «porque sólo Dios llena el corazón de cosas que valen de verdad»

La banda sonora de casi cualquier gran ciudad es de lo más sugestiva: hombres-anuncio que gritan: ¡Compra y venta de oro!; camareros en zonas turísticas que preguntan si quiere usted unas cañas, una de bravas, una de morcilla; manifestantes sindicales que braman ¡contra el capital y la privatización!; conductores que mentan a la familia de un motorista y motoristas que devuelven los recuerdos familiares a un conductor; mujeres que venden un amargo buen rato por diez euros; cláxones, gritos, palabras atropelladas… Y de pronto, entre el bullicio, sigilosamente, se cuela un Dios le bendiga. No viene de un sacerdote, ni de una religiosa. Por sorprendente que parezca, en el corazón de ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia, quienes regalan bendiciones, hablan de Dios sin remilgos laicistas y terminan las frases con un Dios se lo pague son, por lo general, los pobres. Y aunque la picaresca se sirve vilmente de los sentimientos religiosos para dar lástima y conseguir limosna, no siempre es un mero ardid. Quizá porque mentar a Dios ya no es una buena estrategia de marketing, e incluso muchos católicos recelan, sobresaturados, de quienes viven de la mendicidad.

En un escenario de crisis generalizada, con más de cuatro millones de parados, con Cáritas denunciando que en un año ha duplicado sus ayudas, y todo salpimentado con un programa político y cultural que tiene en el laicismo militante su ariete, muchas personas se sorprenderían al comprobar cómo, quienes más sufren los efectos de la crisis, lejos de alejarse o culpar a Dios de sus males, se aferran con más fuerza a su fe y descubren en la Cruz una riqueza hasta entonces desconocida para ellos.

Benditódolos, Señor…

Lenuta es un buen ejemplo de una fe impoluta envuelta en ropas sucias. Rumana de origen, lleva varios años en España junto a parte de su familia, intentando ganar algo de dinero para ayudar a su marido y a sus hijos, que están en su país. Aunque llegó con la promesa de un trabajo, su situación irregular la orilló en la indigencia. Aun así, la pobreza en España es menos dura que en Rumanía. Sentada en la puerta de una céntrica iglesia madrileña, besa las manos de quienes le dan limosna, saluda a todo aquel que pasa y bendice a quien se para a charlar con ella. Benditódolos, dice en un casi ininteligible castellano, para bendecir a toda la familia de la persona que le ayuda.

Pero Lenuta no se limita a apostarse en los escalones del templo a mendigar unas monedas o unas latas de comida. Cuando no pasa la gente, se arrebuja en el atrio del templo, mirando hacia el altar -donde con frecuencia está expuesto el Santísimo-, y reza con devoción. Y tampoco es infrecuente encontrarla dentro de la iglesia, orando. «Le pido por mi familia, por quienes duermen conmigo en el parque, y por todas las personas que me ayudan. Hay mucha gente buena que me ayuda a comprar medicinas», dice enseñando un relajante muscular para sus dolores de pierna. Hace unos meses, pudo operarse de la cadera en su país porque los vecinos del barrio le dieron dinero para el viaje y para su operación.

Los turistas pasan junto a ella; también jóvenes de estética anti sistema y ropa de marca. En otros tiempos, se consideraba la riqueza como un don divino. Hoy, en el Occidente opulento, quien más tiene, más se aleja de Dios, más le reprocha, más le recrimina. En la Europa del laicismo militante, en la que muchos que deberían estar agradecidos se desentienden de Dios o le desafían, ¿no sería razonable que quien se ve desposeído de todo tuviese la tentación de darle la espalda a la fe? «Sólo Dios sabe por qué, sólo Él sabe hasta cuando estaré así, sólo Él llena el corazón de cosas que valen de verdad. Si Él no me ayuda, nadie me ayuda. Si Él me ayuda, los demás me ayudan. Hay gente buena que ayuda, porque Él también les ayuda. Virgen me cuida», cuenta. Cuando le decimos que pronto haremos una peregrinación y que rezaremos por ella, junta las manos, cierra los ojos y responde: «Yo rezo por el viaje. Tráigame un rosario. Y pida a Jesús y a María por la familia de Lenuta. Benditódolos, Señor, benditódolos…» Y nos besa las manos.

La ayuda que no se acaba

No lejos de donde está Lenuta, Adam vende (es la voluntad) un periódico hecho por indigentes, y pide una ayuda para comer, por favor. Mide cerca de 1’90, es robusto y va aseado. El ancho de sus brazos confirma que ha trabajado durante varios meses en la construcción, hasta que la crisis se llevó por delante la empresa en la que trabajaba, su puesto de trabajo y la posibilidad de regularizar sus papeles. Porque Adam es sudanés, y vive en Alcalá de Henares con sus padres y hermanos, todos sin trabajo, a causa de la crisis. El desempleo se lo ha robado todo…, menos la fe, la esperanza y la sonrisa. Será porque en Sudán, según nos cuenta mezclando el inglés y el español, ha pasado momentos muy duros, perseguido por los islamistas radicales, a causa de su fe cristiana, y sabe que ha salido adelante. «Vamos -su familia y él- al templo, leo la Biblia y hablo con Dios todos, todos los días. El dinero va y vuelve, pero Dios está siempre. Pides pan para cada día y lo da. ¿Por qué pedir más o quererle menos? No sé si mañana estaré aquí, o tú estarás aquí, pero sí sé que hoy me da lo que necesito. ¿Por qué no me lo va a dar mañana?», dice con naturalidad.

Como es lógico, quiere encontrar trabajo para no depender de nadie, «aunque tú piensas que ahora tienes que vivir así, y no pasa nada malo. Necesito ayuda de la gente, pero esa ayuda se acaba. Sólo Dios ayuda siempre, y esa ayuda no termina nunca», comenta mirando al cielo. Pasa un viandante y vuelve a ofrecer su periódico y ayuda para comer. Tiene hambre y se nota. Alguien le acompaña a un bar, le compra un bocadillo y un refresco, y se va. Antes de despedirse, Adam dice: «Gracias, señor, Dios le bendiga». Y el viandante contesta que ni siquiera cuando paga por comprar algo le bendicen.

Claro que hay días duros

Pero no nos engañemos. Nadie quiere verse forzado a vivir en la pobreza. Y no es fácil asumir esa situación, ni entender el sufrimiento. La esperanza ante la miseria no se ve del mismo modo cuando vives entre cartones, y así lo reconoce Florín, un joven europeo del Este, que tiene la mirada curtida por la preocupación y la piel, por el frío del invierno. Su hijo está enfermo y vive en su país, con su mujer. Él vino a España para ganar dinero y darle lo mejor a los suyos. Pero como no había trabajo, ahora tiene que pedir limosna para alimentarse él, conseguir un billete de vuelta a casa, y ahorrar algo de dinero para no volver con las manos vacías. «No sé cuando se arreglará esto. No es fácil. Hay días duros, mucho…», confiesa con un débil tono de voz. Y no habla de la falta de dinero.

Pero Florín no tira la toalla de la fe: «Yo rezo. Pido a Jristós (Cristo) por mi hijo, mi familia y por mí. Me ayudará, porque me ha ayudado mucho antes. Aunque no sea lo que quiero, me dará lo mejor para mí y para los míos. Vine por intentar dar lo mejor a mi hijo -duda, busca las palabras, baja la voz-, pero…, lo mejor…, no era como pensaba. Lo intenté yo, a mi forma, pero Él sabe y lo hará bien a su forma. Aunque yo no entienda, Él entiende y da lo mejor».

Tú eliges siempre

Junto a Florín, otro indigente se mueve con torpeza y blasfema, completamente borracho. «¿Ves? Tú eliges siempre -dice Florín-. Con dinero o sin dinero. Hay gente que roba, miente, se emborracha… Depende de tu corazón. Yo no quiero preocupar a mi familia o mis amigos -indigentes, como él-. Todo mundo tiene problemas. Pero yo tengo a Dios, y Dios quita problemas y ayuda. Da lo mejor, aunque no entiendas. Es difícil entender, así que es mejor vivir y ya. Aceptar. Te fías y ya. Si yo no puedo ayudar a mi hijo, Dios ayuda a mi hijo. Y yo… -una moneda que cae en su vaso de cartón le hace interrumpir la frase-. Gracias, señora, Dios la bendiga», dice, casi inaudiblemente. Y responde, sin saberlo, a aquella pregunta de san Agustín: «¿Qué es lo que tiene el rico, si no tiene a Dios? ¿Y qué le falta al pobre, si tiene a Dios?»