Compara la “guía de educación sexual” con el “pan y circo” del Imperio Romano

El obispo de Palencia compara la “guía de educación sexual” de la UNESCO con el “pan y circo” del Imperio Romano.

Advierte sobre un «plan estratégico para cambiar los valores de nuestra civilización”

En su última carta dominical, titulada “¡Fiestas, sí; pan y circo, no!”, el obispo Unescode Palencia y responsable de pastoral juvenil de la Conferencia Episcopal Española, José Ignacio Munilla Aguirre, compara la “Guía de Educación Sexual para el Empoderamiento de los Jóvenes”, elaborada por la UNESCO, con el ‘pan y circo’ del Imperio Romano. Munilla advierte que “mientras en Occidente –¡el nuevo Imperio Romano!– vivimos en una permanente fiesta, está en marcha todo un plan estratégico, perfectamente diseñado, para cambiar los valores de nuestra civilización”.

Munilla aclara que no tiene nada en contra de las fiestas, y da gracias a Dios por las recientes fiestas patronales palentinas. Pero recuerda que el Imperio Romano sometía a sus súbditos con la conocida estrategia del ‘pan y circo’: “Los espectáculos llenos de violencia en el circo, la promiscuidad sexual en las termas romanas, los interminables banquetes… resultaron ser el camino más sencillo y eficaz para conseguir que la ciudadanía perdiese toda capacidad crítica y se ‘abandonase’ a la clase dirigente”.

El prelado considera que la guía presentada por la ONU y elaborada por la UNESCO, contiene aspectos “perfectamente asumibles desde una ética natural, e incluso desde una antropología cristiana”. Pero denuncia que, “desgraciadamente, se entremezclan en él indicaciones sobre la iniciación a la masturbación a partir de los cinco años”; promueve desde la más tierna infancia “la enseñanza de la ideología de género abogada por el homosexualismo y el pansexualismo”; y para los jóvenes a partir de quince años, “propugna explícitamente la promoción del ‘derecho al acceso al aborto seguro’”.

Munilla concluye su carta explicando que “la auténtica fiesta no es una evasión de la realidad”, sino “la capacidad de mirar la existencia con esperanza”.

Católicos del bando rojo

Un libro de investigación que rompe mitos sobre los católicos en la Guerra Civil Española y que aporta nuevo material sobre casos desgarradores

El libro Católicos del bando rojo, de Daniel Arasa y publicado por Styria, rompe mitos. Entre otros acaba con el criterio generalizado de que todos los católicos militaron en un bando en la Guerra Civil Española. Fueron sin duda mayoritarios los del bando franquista, pero no eran pocos los que permanecieron fieles a la República. Arasa investigó a lo largo de varios años y descubrió muchos de estos últimos, de los que traza sus biografías del período bélico, con sus angustias, actividades, iniciativas y, en muchos casos, muertes ante piquetes de ejecución.

A pesar de ser tan amplia la bibliografía relacionada con la Guerra Civil española, nunca un libro había abordado de forma específica y con visión global los católicos que formaron parte del bando de la República durante la guerra. Existen sólo monografías sobre algunas personas concretas, entre ellas la del propio autor de este libro sobre el general Antonio Escobar (Entre la Cruz y la República), editada también por Styria.
Al estallar la guerra civil que fracturó el país, entre los católicos los había monárquicos y republicanos, muchos eran de derechas y no faltaban en las izquierdas aunque no en partidos marxistas u organizaciones de ideología anarquista, había quienes se sentían identificados con los deseos de cambio promovidos desde las instituciones republicanas y quienes se oponían a éstas, un cierto número militaba en partidos políticos diversos. Los miembros del Partido Nacionalista Vasco era unánimemente católicos y los había, aunque muchos menos, entre los nacionalistas catalanes. Otros no ejercían especial militancia política, pero no cuestionaban la República.
Al fracturarse el país con el alzamiento militar hubo católicos que quisieron continuar apoyando la legalidad republicana. Aquellos de entre ellos que quedaron en territorio controlado por los sublevados fueron ejecutados o encarcelados por considerarlos prorepublicanos o demócratas, independientemente de que fueran o no católicos. Quienes estaban en territorio de la República tuvieron que sufrir en muchos casos la persecución no por sus ideas políticas sino simplemente por sus principios religiosos. Vieron como la revolución desatada comportaba el asesinato de miles de sacerdotes y religiosos, así como de laicos sin otra acusación que ser católicos, y como eran incendiados iglesias y conventos. No les faltaron problemas de conciencia. Cada uno lo resolvió como supo o pudo. En algunos casos intentando minimizar el mal. Muchos rechazaban la persecución contra los católicos, pero no la imputaban al Gobierno de la República, o de la Generalitat en el caso catalán, sino a unas masas y unas organizaciones políticas o sindicales que habían desbordado a los gobiernos. La responsabilidad de estos estaría en políticas anteriores y en haberse dejado desbordar.
El libro desvela los casos de bastantes militares leales al Gobierno de la República, como los generales Batet, Campins, Rojo, Escobar, Aranguren, Hernández Saravia, Salcedo, el contralmirante Azarola y numerosos altos mandos militares como Pérez Salas, Ibarrola, Azcárate, Jaso, Pérez Pérez y otros, todos los cuales eran católicos. Unos fueron ejecutados por no sublevarse y otros mandaron tropas del Ejército Popular durante la guerra, algunos ocupando muy altos cargos. A cada uno se le dedica un capítulo.
Se aportan datos de los 14 sacerdotes nacionalistas vascos fusilados por los nacionales en el País Vasco, hecho ya se conocía pero se dan nuevos detalles, a la vez que se desvelan los nombres e historias de sacerdotes ejecutados por los franquistas en León, La Rioja o Mallorca de quienes nunca se había hablado. O se explica el caso de Aita Patxi, religioso pasionista vasco del que está abierto el proceso de beatificación que se ofreció varias veces a morir por otros, al igual que lo hizo el canonizado san Maximiliano Kolbe en Auswicht con las matanzas nazis. Un capítulo está dedicado a Pere Tarrés, ya declarado beato por la Iglesia, que fue capitán médico del Ejército de la República antes de hacerse sacerdote.
El libro da a conocer las peripecias de clérigos relevantes como Gallegos Rocafull, Arboleya, Lobo o Basilio Álvarez que apoyaron al bando republicano. No falta el cura Arnal que fue “secretario” del líder anarquista Durruti.
Las vivencias, tensiones e iniciativas de políticos o pensadores católicos como Ángel Osorio y Gallardo, Ventura Gassol, Alexandre Bóveda, Claudio Sánchez Albornoz, Manuel de Irujo, Luis Lúcia, Manuel Carrasco y Formiguera y diversos miembros de partidos como Unió Democrática, el PNV, la Derecha Regional Valenciana e incluso Izquierda Republicana o Esquerra Republicana de Catalunya aparecen ampliamente desarrollados.
No faltan capítulos de personalidades como el doctor Jesús María Bellido, comisario de Cultos nombrado por Negrín, de escritores o historiadores como José Bergamín o Carles Rahola, o del maestro José María Morante.
Muchos de los citados salen por primera vez a la luz pública. De otros se conocían vivencias, pero en un buen porcentaje de ellos no su condición de católicos y lo que ello determinaba. Unos fueron ejecutados por los sublevados, otros combatieron con las armas o en los campos diplomático, cultural, laboral o propagandístico. Muchos se exiliaron al final de la contienda y en su mayoría nunca regresaron.
Por tratarse de casos independientes, la bibliografía y las fuentes de información se dan al final de cada uno de los capítulos.
La investigación desarrollada a lo largo de varios años ha hecho que el autor, Daniel Arasa, haya localizado a muchos otros personajes católicos de este bando “rojo” que no aparecen en este libro y cuyas vivencias son tan importantes como las de los protagonistas del ahora publicado, por lo que el tema tendrá continuidad en un segundo tomo.

Daniel Arasa
Católicos del bando rojo
Styria
Barcelona, 2009

Hablan juntos sobre la “lucha espiritual”

Católicos, luteranos y ortodoxos hablan juntos sobre la “lucha espiritual”

Comienza en Bose (Italia) el Congreso internacional de espiritualidad ortodoxa

MAGNANO, miércoles, 9 septiembre 2009 (ZENIT.org).- La tradición cristiana habla de la importancia de la lucha para dominar las propias pasiones y el egoísmo. Un «tesoro» que la Ortodoxia ha conservado con gran celo, y que el propio Papa Benedicto XVI, en su mensaje al  XVII Congreso internacional que se celebra estos días en el Monasterio de Bose (Italia), llama a todo cristiano a cultivar.

Este encuentro reviste gran importancia dentro del diálogo ecuménico entre los cristianos, tal y como lo han manifestado no sólo el Papa (Cf. ZENIT, 4 de septiembre de 2009), sino también los patriarcas de Constantinopla y Moscú, que han enviado respectivamente mensajes de apoyo.

Bartolomé I, patriarca de Constantinopla, afirmó que estos encuentros «han enriquecido el diálogo ecuménico», y son «un testimonio elocuente de la contribución del monaquismo a las relaciones ecuménicas».

El cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, que no ha podido estar presente, subrayaba también en otro mensaje la «actualidad» de la lucha espiritual «quizás más que en el pasado», pues «tanto en la vida privada como en la sociedad somos bombardeados por muchas tentaciones que nos apartan de la relación con el Señor».

Para Kirill, patriarca de Moscú, «en el mundo vemos una lucha ininterrumpida entre las fuerzas del bien y del mal», en la que parece que estas últimas «nunca como hoy hayan sido tan fuertes».

«Cuando vemos cómo en el mundo contemporáneo se toma lo negro por blanco, la mentira se hace pasar por verdad, y que lo que en toda la historia humana se consideraba pecado ahora ya no lo es, entendemos que los fundamentos mismos de la salud moral y espiritual de la sociedad están amenazados», afirmó el patriarca.

Miedo a la muerte

Esta «lucha espiritual contra el mal» tiene lugar en el corazón de cada hombre. Así lo afirmó este miércoles, durante la inauguración del Simposio, el prior de la comunidad monástica de Bose, Enzo Bianchi, explicando que esta lucha «procede del miedo del hombre a la muerte».

«Movido por el miedo a la muerte, el hombre quiere perseverar con cualquier medio la propia vida, quiere poseer para sí los bienes de la tierra, quiere dominar sobre los demás», creyendo que así «se asegura una vida abundante, y justifica todo comportamiento dirigido a obtenerla, incluso al costo de dañar a los demás o a sí mismo», añadió Bianchi.

Es, por tanto, en el corazón «que puede comenzar la vuelta a Dios, la conversión, o sucumbir a la seducción del pecado y a la esclavitud de la idolatría».

«Es una lucha durísima para intentar tener un corazón unido, capaz de colaborar con la vida nueva operada en nosotros por el Padre, a través de la fe en Cristo muerto y resucitado, en el poder del Espíritu Santo: pero es precisamente a esta batalla fundamental a la que el cristiano está llamado», concluyó.

[Por Inma Álvarez]

Educación en valores

jueves, 10 de septiembre de 2009
Ángel Expósito Mora / Joaquín Navarro-Valls


ABC

La entrevista tiene lugar en un receso del Foro Ambrosetti, donde hubo tres intervenciones con marchamo español: los ex presidentes Aznar y González, y Joaquín Navarro-Valls, ex portavoz de la Santa Sede, cuya intervención sobre el liderazgo y los valores concluyó con Almudi.org - Joaquín Navarro-Vallsuna cerrada ovación.

¿Asistimos a una crisis de valores que ha ido aumentado en los últimos años y lo hará más en el futuro, o estamos exagerando?

Me parece que no exageramos, de momento, porque naturalmente predecir el futuro es siempre un ejercicio muy arriesgado. El tema no es sólo de la crisis de valores, este es un asunto en el que todos estamos de acuerdo. Donde hay disenso no es en el diagnóstico sino en la terapéutica. ¿Cómo se supera o se va más allá? En primer lugar el concepto mismo de valores, porque la gran confusión previa que hay hoy es leer el problema de los valores desde el interno de una ideología, entonces eso no es un valor.

Pero los valores no llegan porque sí…

El ser humano descubre los valores a través de una actitud interior que no es la del placer, que no es la del interés económico o de otro tipo. El ser humano necesita una educación a los valores, si no no se llega a ellos.

Y volvemos a la educación como eje de casi todo…

Exacto. Por ejemplo, se dice desde los tiempos clásicos que el ser humano es, para diferenciarlo de otros seres, un ser que habla. Entonces hablar es un valor, pero un momento, habla si se le enseña a hablar, si no se le enseña, no. O sea, el ser humano lo que tiene es capacidad para aprender los valores.

¿La principal víctima de ese déficit de educación es el joven o el niño?

Es quizás la más aparente. Es más dramático un viejo sin valores o con valores equivocados. Si es un niño puedo pensar que en el futuro modificará esta actitud, pero un adulto…, ya está hecho.

¿Y cómo cambiamos esa tendencia educativa?

Todo el mundo habla de formación, crisis de la educación, etc. ¿Qué es educar?, educar es literalmente introducir a una persona en la realidad, trabajo que yo puedo hacer si conozco la realidad, si no engaño al comunicar lo que es la realidad y si estoy educando a los valores. El hombre no inventa los valores, el hombre encuentra los valores. Yo no invento ningún valor, yo no invento la verdad, yo no invento la bondad, yo no invento la generosidad, todo eso me lo encuentro. Educar es simplemente introducir en ese mundo, si no conozco ese mundo, (ideólogo), si soy un ignorante de la realidad, si soy no una mente objetiva sino un ser subjetivo, entonces no puedo educar.

En ese mundo de la educación, como dice José Antonio Marina, hace falta toda la tribu, y en ese papel de la tribu desempeñamos un rol fundamental los medios de comunicación.

Sin duda, porque esto no es una novela histórica en absoluto, porque puede durar, puede estar sonando desde hace medio siglo. El ser humano tendía en las sociedades precedentes a la nuestra a un contacto directo con la realidad. Hoy ese contacto es mediado: a través de los medios, precisamente, que raramente me acompañan en el recorrido a veces sangriento de llegar al reconocimiento de los valores de la realidad, sino que me dan ya una solución y muy frecuentemente ideologizada en función de una posición. Es imposible no vivir en un contexto mediático.

Usted es una persona optimista, pero en este asunto, ¿vamos a mejor o a peor?

Si soy optimista no es por un deslizamiento emotivo. Soy optimista porque veo al ser humano, que no es un qué, una cosa, sino un quién. Tiene tales potencialidades… Yo no sólo sé qué es lo que quiero y hacia dónde me llevan mis impulsos, sino que puedo tomar una distancia y preguntarme qué sentido tiene aquello que quiero, cosa que el animal, ni siquiera el más evolucionado, puede hacer. Por eso soy optimista.

Ángel Expósito Mora. Director de ABC

Enlace relacionado:

«En España se corre mucho, se va muy deprisa, pero no se sabe hacia dónde»

Cine y familia

miércoles, 09 de septiembre de 2009
TheFamilyWatch.org

Jerónimo José Martín, conocido crítico de cine, que lleva más de diez años presidiendo el Círculo de Escritores CinematAlmudi.org - Jerónimo José Martínográficos, nos cuenta hasta qué punto la familia sigue siendo el tema preferido por las películas actuales que, sin embargo, en el caso de nuestro país resultan a veces poco equilibradas, y también aconseja a los padres cómo elegir los títulos adecuados para ver con sus hijos. Ver video.

Enlace relacionado:

Títulos en DVD – Cartelera de Cine

Sanidad ultima la venta libre de la bomba hormonal abortiva de la PDD

Mientras centra sus esfuerzos en la prevención de la gripe A

La píldora del día después tiene efecto abortivo en un 60% de los casos

10/09/2009 | Sonsoles Calavera

La libre dispensación de la píldora del día después en farmacias y sin receta está prevista, probablemente, para la segunda quincena de septiembre, según informa el Ministerio de Sanidad a ALBA. Mientras ponen al alcance de las menores esta bomba hormonal que supone la muerte de un ser humano inocente, en su efecto abortivo, Trinidad Jiménez centra sus esfuerzos en prevenir la gripe A. La PDD, vendida como ‘anticonceptivo de emergencia’ a la opinión pública, tiene efecto abortivo en un 60% de los casos.

Como informó ALBAdigital, en principio, la dispensación en farmacias de este llamado ‘anticonceptivo de emergencia’, con efecto abortivo, estaba prevista para agosto, pero el trámite que lleva a cabo la Agencia Española del Medicamento, para adaptar la información de los envases y los prospectos ha demorado la puesta en marcha de la medida. Además, el Ministerio trabaja con el Consejo General de Farmacia y Sociedades Científicas en la elaboración de un protocolo dirigido a las usuarias de la píldora que determine la información que deberán recibir en el momento de acceder al fármaco.

Como caramelos de menta

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, anunció el pasado 11 de mayo que esta píldora se vendería en farmacias, sin receta médica y a mujeres sin limitación de edad, dentro de una falsa estrategia de salud sexual y reproductiva. Desde entonces, muchos políticos han guardado silencio mientras otros lo han aprovechado para vender lo que en realidad es “una noticia nociva para la educación, que provocará más abortos”, como asegura el catedrático de Microbiología, César Nombela. Se hace más potente la voz de grandes científicos e intelectuales que dicen al Gobierno que con una campaña de educación sexual promiscua, coja de responsabilidad, no reducirán los embarazos no deseados.

Ante la inminente entrada en vigor de la dispensación libre, sin receta ni supervisión médica, de la PDD, el farmacéutico Carlos Adanero considera que “se clasifica como caramelo de menta a un medicamento y eso nunca va a ser bueno. Es ir contra la naturaleza de las cosas”. Alerta sobre sus peligros: “Si bien es cierto que los efectos secundarios no parecen ser de demasiada importancia, (sangrado, dolor de cabeza…) nadie en su sano juicio puede afirmar que no los vaya a tener y graves a largo plazo“. Además, “la experiencia con niñas menores de 16 años no está contrastada, según consta en la propia ficha técnica del producto”.

Y subraya su efecto abortivo: “Está demostrado que según el momento del ciclo en el que se tome la píldora se trata de un antiimplantatorio, esto sucede aproximadamente en el 60 % de las ocasiones, y en este caso estamos matando a un ser vivo nuevo y diferente de la madre”.
Opina que las consecuencias de la medida pueden ser catastróficas: “Esto es una aberración de tamaño descomunal. No nos damos cuenta de la dimensión que puede tomar, tanto desde un punto de vista de salud pública como de corrupción moral de la calle, como del daño moral de la pérdida de vidas de una matanza absoluta“. Destaca además, que la PDD es un buen negocio para farmacias, laboratorios y para el Gobierno: “Esto es más importante de lo que parece. Sanidad ahorra tanto en la píldora que no tiene que dar en el centro de atención a la mujer, como en el aborto posterior, y encima se las da de liberal. Mientras, la derecha no se atreve, porque hace falta tener unas convicciones morales muy serias o tener muy claro el origen de la vida, para defender esto. El Estado ahorra, la farmacia y los laboratorios ganan, y los cadáveres no son tan aparatosos y zafios como los de las clínicas de abortos… La jugada les ha salido redonda”

Rechazo de farmacéuticos

Por su parte, el Colegio de Farmacéuticos de Madrid ha criticado esta medida, que considera “desproporcionada e incompatible con el deber del Estado de tutelar los aspectos básicos de la salud de la población”. “Manifestamos nuestra preocupación por el negativo alcance sanitario que puede tener para la salud pública la autorización de la dispensación de este medicamento sin receta”, afirman en una nota.