El amor de la pareja

Un gran concierto vital; el amor de la pareja

Descubramos al novio que llevamos dentro, aquellas largas citas, ayunas de nadie más.

Sabemos todos que comunicar es algo más que hablar y escuchar. En el trato humano, comunicarse es, en primer término y por encima de todo, medio insustituible para alcanzar la verdad. Es clave para resolver los problemas que se puedan plantear, en las diversísimas circunstancias personales y de relación.
 
Hablar y avenirse es, por lo que respecta a la familia, un precioso instrumento para facilitar el amor, haciendo partícipes a los más próximos de los propios sentimientos, de las propias necesidades, alegrías, expectativas y esperanzas.
 
Somos conscientes de que, para robustecer y progresar en la convivencia diaria se precisa una cierta sintonía. Pues bien, para entendernos hemos de asegurar dos asuntos. Por un lado, «querer-buscar» un conocimiento efectivo de la realidad, saber de las cosas tal como son. Y de otra parte, un respetuoso reconocimiento de la dignidad de las demás personas, por encima de prejuicios y particularismos.
 
Ocurre que ahora, sólo lo automático, lo rápido, lo inmediato es lo considerado bueno. Pero, no olvidemos que en la comunicación familiar y entre personas que se aprecien, existe una lógica de tiempo y espacio que nos lleva mucho más lejos. Hemos de aprender a saber esperar la reflexión, dar tiempo a una respuesta, a una mejora, a una decisión libre y responsable. Eso, aunque sea sobre algún pequeño asunto, es entrenamiento de convivencia, es ternura y cálida presencia.
 
Es así que surge, más encendida que nunca, la necesidad de poner en gran valor el trabajo del hogar y la familia, de esmerarnos en un reparto de tareas prudente y generoso, de evitar estereotipos machistas y también feministas. Amar adelantándose a lo que necesite el otro, comprender sus diferencias, quererlo o quererla en su integridad.

Pareja Romantica

Por ejemplo, si una esposa comprende la falta de orden material del marido significa que le ayudará a mejorar, se lo dice, tiene paciencia e incluso sonríe al ver los esfuerzos que él hace. Idéntica actitud ante el desarrollo de virtudes en los hijos, facilitará en ellos la mejora real, espontánea, agradable, deportiva; con esfuerzo, por supuesto.
 
En el itinerario del amor es seguro que aparecen dificultades. Puede ocurrir que alguien pase temporadas de especiales complicaciones de salud, anímicas, laborales, etcétera. Pero, como el amor de verdad está centrado en la persona del otro, no nos puede ser ajeno cualquier asunto que le afecte, poco o mucho, a esa otra persona.

El peligro de la dejadez
 
La verdad que ha de haber en el amor, se convierte en mentira si hay dejadez para saber cómo se encuentra él o ella; si nos desentendemos de cómo interpreta las acciones o datos que recibe por nuestra parte. Afinar en la compenetración del «equipo» es ocupación diaria. Y en ocasiones, tal vez precise esfuerzos extras para evitar fijaciones y susceptibilidades.
 
También es verdad que, en ciertos momentos y circunstancias, algún desconsuelo o alguna ausencia nos van a resultar impulso de buena reflexión. Nos motivarán para retomar, con un tierno guiño, el amor y la esperanza compartidos.
 
No dudemos que se puede, y se debe, encontrar caminos para enamorarse otra vez de la propia esposa o esposo.  Urge abrir vías de comunicación. Es verdad que hay períodos de sequedad sentimental pero, precisamente éstos son los que hacen más maduro al amor, pues vamos a trabajar mejor los sentimientos y las pasiones.  Así, la razón nos atrae para querer más y más, con toda la persona, cuerpo, afectos y voluntad.
 
Pero, en todo caso, descubramos al novio o novia que todos llevamos dentro. Cultivemos nuevamente aquellas largas citas, ayunas de nadie más. Eso nos facilitará ser más hombres y mujeres, para después ser mejores padres, madres, esposas y esposos.  

No es un momento: es un proceso
 
Por otra parte, vale la pena recordar que el amor matrimonial no es un momento, un hecho estático en la vida de las personas. Es un estado en desarrollo, que evoluciona. Tan es así, que el verdadero amor es creciente. El tiempo que vaya transcurriendo y las pruebas por las que pase el amor, consiguen acrisolarlo, hacerlo más limpio y elevado. Es un amor enamorado, incluso con estupendas pasiones, amor entero.
 
La relación de pareja se refuerza superando y canalizando las tensiones, perdonando y aprendiendo a perdonar.  Para ello, es imprescindible establecer hábitos estables de trato sincero. Facilitemos que nuestro cónyuge nos explique su opinión, sus inquietudes, que los problemas que puedan aparecer sean objeto de estudio, no de discusión, que nos adelantemos a cambiar o rectificar. Eso es un buen punto de partida para la rectificación del esposo o la esposa. Y siempre, el olvido de sí y la amorosa aceptación del otro.
 
Dios quiera que, cada día, todos aprendamos un poco más a avenirnos. Y que, de las tensiones, como de los buenos instrumentos musicales, saquemos estupenda armonía.

Recuerdo de un fundador

martes, 27 de noviembre de 2007
Pablo Cabellos Llorente


Las Provincias

El 28 de este mes de noviembre se cumplen veinticinco años de la erección de Opus Dei en Prelatura personal. No deseo ahora abordar aspectos jurídicos, sino evocar a san Josemaría Escrivá de Balaguer, que no contempló en la tierra ese sueño por el que tanto rezó desde el día que «vio» la Obra, el 2 de octubre de 1928.

San Josemaria Escriva, fundador del Opus DeiPasaron más de cincuenta años repletos de oración y penitencia, hasta que esta institución de la Iglesia católica encontró su lugar propio en el derecho abierto por el Vaticano II.

Me parece justo recordar al fundador porque vivió heroicamente la fe para sacar adelante una labor secular, que por entonces no cabía en el código de la Iglesia. Vivió de fe porque se fió completamente de Dios, sabiendo que, si le hacía un encargo, le proporcionaría el cauce para llevarlo a cabo. Eso sí, no sin trabajo, no sin sufrimiento e incomprensiones. Padeció enseguida el mal entendimiento de eclesiásticos que le llamaron soñador, o de determinados religiosos que propagaron que era un hereje atrevido por predicar el encuentro con Cristo en las tareas comunes de las mujeres y hombres corrientes.

Luego fue tildado de conservador por ser fiel a la Iglesia, incluso a aquellas personas que no le trataron bien. Es muy ilustrativo leer un capítulo del libro En los alrededores de Jericó -cardenal Herranz- en el que explica, con gran destreza y finura y sin cargar las tintas, sus últimas luchas por salvar la identidad del Opus Dei («Cóncavo o convexo» se titula el capítulo). No es pequeño fruto -decía el Crisóstomo- el desprecio de la gloria humana; es entonces cuando uno está libre del yugo de los hombres.

Fue heroico el silencio de su fundador ante la acusación injusta. Él quiso ocultarse y desaparecer sin defender nunca su persona. Podría haber armado más de un escándalo, pero prefirió ser él la piedra de escándalo para no poner a nadie en la picota.

Sí salió en defensa de sus hijos espirituales como cuando acudió valientemente ante un jefe de Estado, no para tratar de temas políticos en los que no entraba, sino por la acusación de esa persona de que un hijo suyo no tenía hogar ni familia. O debió escribir una seria carta a un ministro del Movimiento para  proteger a la Obra de los injustos ataques de su prensa.

Amó extremadamente la libertad y hubo de sufrir dolorosas presiones por defender la de sus hijos que trabajaban libremente en actividades políticas y económicas nunca condenadas por la Iglesia, criterio por el que siempre se rigió.

Es necesario ser muy libre para entender a san Josemaría y el espíritu que difundió. Quizá quedan algunos que viven de aquellos u otros tópicos, que ignoran la libertad religiosa de los hombres y la plenísima libertad de los miembros del Opus Dei en cuestiones temporales. Precisamente, también sirve a este efecto la figura jurídica de la prelatura: deja clarísimo que sus miembros son cristianos corrientes y, por tanto, gozan de la misma libertad que sus conciudadanos, sin necesidad de acudir a instancias diversas de las que ellos tienen: partidos, sindicatos, asociaciones profesionales o culturales, etc.

No le gustaba al fundador que, por el hecho de pertenecer a la Obra, agrupasen a sus hijos para referirse a tareas sociales, políticas, económicas, culturales, etc. Sencillamente, porque no existe ese agrupamiento, no cabe en quien ama la libertad -perdón por la insistencia- hasta ser, como afirmó el filósofo y teólogo Cornelio Fabro, un maestro de libertad cristiana. Si se juzga al Opus Dei -igual que a la entera Iglesia- con categorías políticas, ajenas a lo sobrenatural, se le trata errónea o tramposamente.

Es cierto que cuanto vengo apuntando no es el meollo de la vida de san Josemaría. Su distintivo fue buscar, encontrar y amar a Cristo, y ayudar a realizar lo mismo a los demás, en la familia, en el trabajo, en el descanso, en cualquier tarea humana honesta. Por eso logró que el resto de las cosas -aunque sufriendo- le saliera por una friolera, sin perder nunca la alegría. Sin embargo, la libertad y responsabilidad personales están metidas en la médula de ese afán de santidad vivido en la calle, de forma laical y, por tanto, hecho con el propio albedrío. Sin libertad no hay vida civil, sino sucedáneos reales o ficticios, pero tampoco hay real vida cristiana.

Finalizo con unas palabras del fundador, tomadas de una apasionante y apasionada homilía, pronunciada en el campus de la Universidad de Navarra, hace cuarenta años: «Sé que no tengo necesidad de recordar lo que a lo largo de tantos años he venido repitiendo. Esta doctrina de libertad ciudadana, de convivencia y de comprensión, forma parte muy principal del mensaje que el Opus Dei difunde. ¿Tendré que volver a afirmar que los hombres y las mujeres, que quieren servir a Jesucristo en la Obra de Dios, son sencillamente ciudadanos iguales a los demás, que se esfuerzan por vivir con seria responsabilidad -hasta las últimas conclusiones- su vocación cristiana?».

María José ha saltado a la fama

martes, 27 de noviembre de 2007
www.doctorfamilia.es


María José y su hija María han protagonizado la primera operación intrauterina realizada en Europa, para corregir un problema de espina bífida en un feto de 20 semanas. La operación ha sido un éxito, gracias a las ciencia, los médicos y el coraje desmedido de María José y su madre, Mari Pepa.

«Seguir para adelante fue la decisión más sencilla de mi vida. Ni me planteé la posibilidad, de acabar con María. Después, me costó más decidir si se me operaba o no.

Tras esta decisión, el neurocirujano del Hospital Virgen del Rocío me dio dos opciones: la primera -el procedimiento más habitual en estos casos- era seguir con el embarazo, provocar el parto con una cesárea en la Maria Jose y su madresemana 32 y operar a la niña; pero en este caso, las secuelas podían ser irreversibles; la otra opción era realizar una intervención intrauterina; pero éste procedimiento estaba en fase experimental y tenía sus riesgos.

El neurocirujano me explicó que las operaciones intrauterinas, para corregir la espina bífida, sólo se realizaban en Brasil, un país donde el aborto es ilegal y acuden a la cirugía para resolver este tipo de problemas. Yo pensé que, si podía dar a la niña un poco más de calidad de vida, valía la pena; de forma que cuando yo y mi marido faltáramos -como por ley de vida tiene que ocurrir- así le daba una oportunidad a mi hija. Pero la operación tenía sus riesgos: el aumento de la tasa de mortalidad para la niña eran elevado; además, podía quedarse con parálisis o coma cerebral; y yo podía sufrir una hemorragia en el útero y quedarme en la mesa e operaciones.

Ese fin de semana estuve sopesando los pros y los contras con mi marido, aunque la decisión final era mía. Fue la decisión más difícil de mi vida. Fue un fin de semana horroroso. El domingo fui a Misa y, después, a ver una imagen de la Virgen que había allí cerca, y me dije: «pues adelante, que pase lo que Dios quiera». Pero me daba miedo por mi niña, ¡tan pequeña y desvalida! El lunes por la mañana llamé al ginecólogo y le dije que adelante.

Cuando me metieron en el quirófano, iba rezando; me dieron un Valium para que me tranquilizara. Y rezando me quedé dormida. Después, cuando desperté en la sala de recuperación me dijeron que el pronóstico de la espina bífida era el peor posible, pero que todo había ido bien. Estuve en el hospital dos semanas ingresada, con un bomba de morfina, y un catéter en la yugular. Los dolores eran intensísimos.

Tras el alta, mi vida se redujo del sillón a la cama y de la cama al sillón; medicación y todos los días al hospital para controlar la evolución de María. Y yo con la angustia de si mi niña estaba bien o no; de si todo evolucionaba según lo previsto.

El calvario duró del 31 de julio hasta el 6 de septiembre. Por fin, ese 6 de septiembre por la mañana, a las 33 semanas de embarazo, me confirmaron que la cesárea sería por la tarde. Todo fue muy precipitado. Un sacerdote amigo de la familia me trajo agua de Lourdes para bautizar a la niña, porque yo quería hacerlo inmediatamente si surgía cualquier problema; y traje la concha de cristianar. Pero gracias Dios no hizo falta.

Por fin iba a saber cómo estaba realmente María, cómo venía; me encontraría cara a cara con ella. Me pusieron la epidural y cuando sacaron a la niña la pusieron a mi lado. Sentí una alegría enorme, como cuando vi a mi primer hijo; con la diferencia de que en este embarazo no había preparado nada; siempre se compra alguna cosita, pero yo nada… porque decía: «si después sale todo bien, ya compraremos lo que haga falta». Ni tampoco había preparado a mi hijo para decirle que iba a tener una hermanita, porque no sabía lo que iba a pasar. Ahora ya se lo hemos dicho. La niña salió moviendo las piernas. Y los médicos me dijeron que todo había salido excepcionalmente bien, que respondía a los reflejos al cien por cien; que pesaba dos kilos cien y medía cuarenta centímetros.

Y yo llorando… ¡una alegría!; no me lo podía ni creer. Mi madre, Mari Pepa, es la que siempre ha tenido que estar a mi lado sin poder llorar, porque tenía que animarme, y yo sí lloraba cada dos por tres. He estado sin coger el teléfono durante un mes. A veces, sueño por la noche que todavía estoy embarazada».

Sacrilegio

Roban Sagrario con hostias consagradas en parroquia venezolana

CARACAS, 25 Nov. 07 / 01:26 pm (ACI).- El sacerdote de la Parroquia San José Obrero de la Arquidiócesis de Mérida, P. Francisco Javier Percaz, denunció el robo del Sagrario, un cáliz y un copón con hostias consagradas, de la casa Parroquial, por lo que «la comunidad realizará un desagravio ante tan inusual acontecimiento».

El delito ocurrió cerca de las 2:00 a.m. del viernes cuando uno de los sacerdotes que viven en la casa se levantó luego de escuchar ruidos extraños y vio a un hombre desconocido. «Luego se percata que en este salón dedicado a la comunidad como oratorio, no se encuentran ni el Sagrario, ni el copón contentivo de Hostias Consagradas y un Cáliz», señaló el presbítero.

El ladrón «debió haber entrado en horas tempranas y quedarse escondido, para luego realizar este hecho», indicó el P. Percaz.

Este hecho es muy extraño pues «existiendo otras cosas de valor, no fueron sustraídas», destacó el sacerdote y agregó que por eso «se puede pensar que sea un hecho que conlleve a la práctica de rituales satánicos», acotó.

Evangelizar con las nuevas tecnologías

Nueva tecnología

Profesionales católicos ofrecen recursos para teléfonos móviles

MADRID, 26 Nov. 07 / 04:31 am (ACI).- Un grupo de católicos profesionales en comunicación lanzaron un proyecto llamado apostoles.es que busca evangelizar «con todos los medios a nuestro alcance» en especial «las nuevas tecnologías» a través del envío mensajes a teléfonos móviles con citas del Evangelio, el santo del día, pensamientos, oraciones, canciones católicas, fondos de pantalla, entre otros.

Los recursos están dirigidos a «toda persona interesada en personalizar su móvil de manera que le recuerde que es cristiano» y a «proyectos fuera de la Iglesia (empresas, foros, ONG, asociaciones, fundaciones)» que «sean coherentes con nuestra forma de vivir, siguiendo a Cristo», señalaron los organizadores.

Concientes de que si alguien es cristiano «¿por qué no dar testimonio, incluso, desde su teléfono móvil?», los miembros de apostol.es piensan que dado que «todos tenemos móvil y siempre lo llevamos encima» este «es un medio de comunicación muy común y eficiente, por eso los católicos podemos utilizarlo para anunciar el gozo de seguir Cristo«.

El proyecto es un sistema de mensajes compatible con todos los operadores de telefonía a través del cual los usuarios ponen el número telefónico del destinatario, que puede recibir «citas del Evangelio, pensamientos breves que facilitan la reflexión y la oración«, música, y «un servicio integral de marketing móvil, muy útil para parroquias, colegios, comunidades, congregaciones, Diócesis o Movimientos», afirmaron.

Para conocer más de esta iniciativa ingrese a: http://www.apostoles.es/ 

Veto a ley que despenaliza aborto en Uruguay

Cumplirá promesa

Presidente Vásquez prepara veto a ley que despenaliza aborto en Uruguay

Aborto en UruguayMONTEVIDEO, 27 Nov. 07 / 12:36 pm (ACI).- El Presidente Tabaré Vázquez reiteró su posición contra el aborto legal y reiteró que vetará la Ley de Salud Sexual y Reproductiva que despenaliza su práctica en el país.

Tres semanas después que el Senado uruguayo aprobara la despenalización del aborto, Vásquez declaró que «la Ley de Salud Sexual y Reproductiva contiene elementos muy positivos que se deben rescatar, pero existen otros, con los que filosófica y biológicamente no estoy de acuerdo y por lo tanto serán vetados».

Según informa el sitio web de la presidencia uruguaya, Vázquez hizo estas declaraciones en un discurso de su gira denominada «Pueblo a Pueblo» que busca informar a la ciudadanía sobre los logros y proyectos de su administración.

La nueva norma, que debe ser aprobada por la Cámara de Diputados, permite el aborto en las 12 primeras semanas de embarazo en casos de problemas económicos, familiares o de edad, razones de salud, malformaciones o peligro de la vida de la madre.

Los analistas consideran que los diputados aprobarán fácilmente la medida, por lo que solo sería frenada por el veto del Poder Ejecutivo.

Últimos sondeos revelan que la opinión pública uruguaya está muy dividida en el tema del aborto.