Siempre ten presente

Bendición

Hoy la Madre teresa de Calcuta nos deja este pensamiento:

«La piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años…
Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tiene edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida. Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas… Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en tí. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!»

BEATA MADRE TERESA DE CALCUTA

Movilización política de los católicos

Rouco llama a la movilización política de los católicos

«El laicismo quiere eliminar la fe»

Por José Manuel Vidal

RD Domingo, 18 de noviembre 2007

El cardenal Rouco Varela puso el «broche de oro» al IX Congreso Católicos y Vida Pública. Aclamado a la entrada y a la salida. En su conferencia quiso denunciar claramente «el laicismo que quiere eliminar la fe». Un laicisimo que quieren «imponer por la presión social, cultural y política». Frente a eso, llamó a los cristianos a «implicarse en la viad pública y política en la defensa de su fe». Una consigna corroborada por el presidente de la ACdP, Alfredo Dagnino: «Es imprescindible la movilizaicón apostólica de los laicos católicos».

Cardenal Rouco Varela

 En el transcurso de su intervención, el cardenal ha definido cómo debe entenderse la actuación del católico en la vida pública. En este sentido, ha reseñado que el católico «no debe limitarse a ser un fiel cristiano, sino alguien que vive su vocación de cristiano secularmente, es decir, en el mundo». Este obrar del católico ha de hacerse enmarcado en «una recta concepción del Estado que impida que se pueda llegar a una identificación entre lo público y lo estatal». También pueden ser de interés público, ha aclarado, «entidades que no proceden del Estado».

En su ponencia, que el mismo arzobispo ha definido como «un resumen práctico» del Congreso convocado bajo el lema ‘Dios en la vida pública’, ha descrito las condiciones que han de concurrir para que se pueda dar una efectiva participación del católico en todos los ámbitos, porque «la vida pública no se ciñe a la vida política, implica a toda la sociedad». Sobre este particular, adquiere gran importancia a juicio de Rouco Varela la exigencia de una libertad religiosa efectiva, porque, ha señalado, la transmisión de la fe depende de que ésta «pueda ser mostrable con libertad y en libertad».

Otra exigencia que el Cardenal ha planteado como ineludible para el católico de hoy tiene que ver con la «necesidad de un retorno al derecho natural», algo que, como ha recordado, ya sucedió en la Europa de posguerra «para salir de la oscuridad». También ha aludido a la responsabilidad para con la verdad natural del matrimonio y la familia, que representa «el primer y más necesario compromiso del seglar católico en la actual sociedad española». Una obligación que interpela a la responsabilidad prioritaria de los padres sobre todo el proceso de educación de sus hijos. «Estos -ha subrayado- no son ni del Estado ni de la sociedad, son de sus padres».

El cardenal Rouco Varela también ha apelado a la plena conciencia del católico sobre cuestiones como el terrorismo, sobre las que «no debe caber ninguna duda de su valoración ética, de sus causas y sus consecuencias».

Pese a las dificultades que se ciernen para los católicos para su desarrollo en la vida pública, entre las que se refirió especialmente a un laicismo radical, «que como doctrina política llega a cuestionar derechos fundamentales como el derecho a la vida». A su juicio, «el laicismo como ideología envuelve a la sociedad actual. Un laicismo que se exhibe en el más rancio ropaje del siglo XIX».

Más aún, según Rouco, este laicismo «pretende eliminar de hecho y de derecho toda presencia de la fe y de la Iglesia en la sociedad». Además, «intenta presionar a los ciudadanos y niega los principios morales de una conciencia rectamente formada» e imponerse cultural, social y políticamente.

A pesar de todo, la «Iglesia está esperanzada y mira sin miedo hacia el futuro», siguiendo el célebre grito de Juan Pablo II «No tengáis miedo», que es «nuestro motor espiritual», dijo Rouco.

A continuación, el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Alfredo Dagnino, abundó en la visión socio-política que ha presentado Rouco Varela. Así, ha proclamado la necesidad de que los católicos lleven a cabo una regeneración moral «que pasa en primer lugar por los hombres apostólicos, que piensan, que se comprometen, que no sucumben a la dictadura del relativismo». «Una regeneración que pasa por la afirmación de la moral en la vida de nuestras democracias. No nos debe dar miedo la moral», ha concluido.

Antes de comenzar su intervención, el cardenal de Madrid hizo referencia al nombramiento del padre Juan Antonio Martínez Camino como su obispo auxiliar, para que asuma «la tarea que venía asumiendo el recordado Eugenio Romero en la archidiócesis de Madrid».

Llamada a venezolanos a dar voto de conciencia

A medio mes de referendo

Mons. Porras llama a venezolanos a dar voto de conciencia este 2 de diciembre

Señaló que Gobierno es intolerante al no querer que se debata reforma constitucional

CARACAS, 16 Nov. 07 / 07:20 pm (ACI).- El Arzobispo de Mérida y presidente de la Comisión de Medios de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), Mons. Baltazar Porras, llamó a los venezolanos a votar con conciencia este 2 de diciembre, cuando se realice el referendo para aprobar o rechazar el proyecto de reforma constitucional del Presidente Hugo Chávez.

En declaraciones a Unión Radio, el también Primer Vicepresidente del CELAM señaló que ese día la población no puede ir a votar de «manera ingenua», pues se trata de un hecho que atañe a todos. «Esto no es un problema a favor o en contra del Gobierno», aclaró.

Asimismo, Mons. Porras, pidió estar atentos al accionar de los órganos responsables del acto electoral, para que actúen de acuerdo a ley y así controlar «lo que es una postura de abuso unilateral por parte del órgano electoral y todo los que están involucrado en este proceso».

Intolerancia gubernamental

El Arzobispo también criticó la intolerancia del Gobierno, que a través de la Asamblea Nacional, aprobó investigar a los colegios católicos por supuestamente exhortar a la lectura del documento de la CEV en contra de la reforma.

«Todo esto hace ver mucho más claro el que haya esa intolerancia y ese irrespeto generalizado a todas las instituciones, incluida la Iglesia, y esto último de ayer de la AN es ciertamente patético y dramático«, expresó.

Mons. Porras lamentó que los legisladores, en vez de dedicarse a problemas como la violencia, busquen esta cortina de humo al amedrentar a los obispos para así «desviar la atención de algo que a todos nos preocupa, que nos tiene que ocupar en estos días». Esto es «intolerancia», denunció.

«Esto pone más en evidencia lo inaceptable de esta propuesta (la reforma constitucional), que a lo único que lleva es a que aumente más y más todo tipo de ataques contra todas las personas», señaló.

Ancianos y enfermos no son «un problema»

Evangelio de la vida

Ancianos y enfermos no son «un problema», aclara el Papa a «mentalidad eficientista»

Bendicto XVIVATICANO, 17 Nov. 07 / 11:56 am (ACI).- Al dirigirse esta mañana en el Vaticano a los participantes en la 22° Conferencia Internacional del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud, el Papa Benedicto XVI hizo un encendido llamado al respeto irrestricto de la vida y dignidad humana de los enfermos y ancianos que muchas veces son marginados por ser considerados un «peso» y un «problema» por la «mentalidad eficientista» de hoy.

El Santo Padre resaltó la actualidad del tema «La pastoral en la atención de los enfermos ancianos» debatido por la Conferencia, «que debido al aumento de la edad media, interesa a una población cada vez más numerosa, que tiene múltiples necesidades y, al mismo tiempo, indudables recursos humanos y espirituales».

En su alocución, el Pontífice denunció que «la mentalidad eficientista de hoy tiende a menudo a marginar a estos nuestros hermanos y hermanas que sufren, como si fueran un ‘peso’ y ‘un problema’ para la sociedad». Sin embargo, precisó, «el que tiene el sentido de la dignidad humana sabe que ellos deben ser respetados y sostenidos mientras afrontan serias dificultades ligadas a su estado».

«Aún más, es justo que, cuando es necesario se acuda al empleo de cuidados paliativos, que si bien no logren curar pueden aliviar los sufrimientos que derivan de la enfermedad. Además, junto con los indispensables cuidados clínicos, hay que mostrar una concreta capacidad de amar, porque los enfermos necesitan comprensión, consuelo y constante aliento y acompañamiento», dijo el Papa.

Juan Pablo II y el sufrimiento

Después de recordar que para los cristianos la muerte es el «tránsito hacia el abrazo del Padre celestial, lleno de ternura y de misericordia» y la importancia de la familia y de los Sacramentos para sostener a los ancianos, aún más cuando están enfermos, el Papa evocó el testimonio de Juan Pablo II.

«En numerosas ocasiones, mi venerado predecesor Juan Pablo II, especialmente durante su enfermedad ofreció un ejemplar testimonio de fe y de valentía, exhortó a los científicos y a los médicos a esmerarse en la investigación para prevenir y curar las enfermedades enlazadas con el envejecimiento, sin ceder nunca ante la tentación de acudir a prácticas que abrevian la vida anciana y enferma, prácticas que de hecho serían formas de eutanasia«.

«Que no olviden los científicos, los investigadores, los médicos, los enfermeros, así como los políticos, los administradores y los agentes pastorales que ‘la tentación de la eutanasia, se presenta como uno de los síntomas más alarmantes de la ‘cultura de la muerte’, que avanza sobre todo en las sociedades del bienestar'», prosiguió.

Finalmente, Benedicto XVI pidió un «compromiso general» para que la vida humana «sea respetada no sólo en los hospitales católicos, sino en todo lugar donde se ofrecen cuidados médicos» y subrayó que «ante el sufrimiento y la enfermedad los creyentes están invitados a no perder la serenidad, porque nada, ni siquiera la muerte, puede separarnos del amor de Cristo».

«En Él y con Él es posible afrontar y superar toda prueba física y espiritual y, justo en el momento de mayor debilidad, experimentar los frutos de la Redención. El Señor resucitado se manifiesta en cuantos creen en Él, como el viviente que transforma la existencia dando sentido salvífico también a la enfermedad y a la muerte», concluyó.

Sostenimiento de la Iglesia

Si ningún contribuyente español marca la casilla, la Iglesia no recibe nada

MADRID, 18 Nov. 07 / 02:37 pm (ACI).- El vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, comentó la reciente campaña publicitaria de la Iglesia en este país para promover su sostenimiento y explicó que si «ningún contribuyente marcara la casilla de la asignación a la Iglesia», ésta «recibiría cero«.

«Ha habido un cambio en el modelo de colaboración que presta el Estado a la Iglesia a través del sistema de asignación tributaria. Desde el uno de enero la Iglesia recibe a través del Estado lo que los contribuyentes deciden marcar. Es decir, si ningún contribuyente marcara la casilla de la Iglesia, la Iglesia recibiría cero para su sostenimiento«, explicó Barriocanal

Si bien «en los últimos cinco años, uno de cada tres contribuyentes marca la asignación de la Iglesia Católica«, el vicesecretario afirmó que «esperamos subir este porcentaje».

«Muchas veces se proyecta una imagen distorsionada de la Iglesia», y la realidad es que «existen más de 40 000 entidades religiosas en España» cubriendo un amplio campo social, señaló Barriocanal quien considera que éste es un buen momento para «explicar qué es» y qué hace la Iglesia en España.

«En España -prosiguió- hay 69 diócesis, 22 700 parroquias, 850 monasterios de clausura y entre 13 000 y 14 000 entidades religiosas», así como «20 000 sacerdotes desempeñando su labor ministerial, 18 000 misioneros, 12 000 monjas de clausura, 60 000 religiosos, más de 70 000 catequistas. Estamos hablando de cifras muy importantes», aseveró.

«La Iglesia no es una ONG» sino que «trabaja para anunciar el evangelio, la buena noticia de Jesucristo para que esa persona que ha recibido esa fe pueda vivirla en la Iglesia, y cuando estas personas descubren en el otro el rostro de Cristo y a partir de ahí aparece toda la inmensa actividad social que realiza la Iglesia», concluyó.

Pureza en los jóvenes

Castidad es piedra angular en vida de centros educativos, recuerdan obispos de EEUU

WASHINGTON D.C., 18 Nov. 07 / 12:35 pm (ACI).- La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) dio a conocer un nuevo programa para hacer de la castidad «la piedra angular en la vida del campus católico», al finalizar su Asamblea Plenaria recientemente celebrada en Baltimore.

Según el sitio pro-vida LifeSiteNews.com, la USCCB presentó el programa «Formación catequética para la vida de castidad: Lineamientos para el currículum y el diseño de publicaciones» que servirá básicamente para la formación de alumnos en secundaria.

De acuerdo a los prelados estadounidenses, este programa apunta a la educación «en la moralidad y la virtud» centrándose en la formación de los jóvenes en la fe y la moral que se requieren para la vida casta. El documento de 14 páginas reconoce además «el rol primario de los padres en la instrucción de los niños en materias de sexualidad humana».

Tras precisar que «la educación para la castidad es más que un llamado a la abstinencia», los obispos resaltan «el rol primario pero no exclusivo de los educadores de niños» y enfatizan que otros formadores «cumplen sus responsabilidades en nombre de los padres» y con su consentimiento y autorización.

«Es emocionante y alentador ver que los obispos de Estados Unidos están buscando reforzar el compromiso de las escuelas y parroquias católicas en la enseñanza de la castidad», comentó por su parte Dawn Eden, director del programa Amor y Responsabilidad de la Sociedad Cardenal Newman.