Archivo

Archive for the ‘Testimonios’ Category

Misa del quinto aniversario de la muerte de Juan Pablo II

PRESIDIDA POR BENEDICTO XVI

La misa del quinto aniversario de la muerte de Juan Pablo II será el lunes santo


Al coninicidir la fecha exacta (2 de abril) con el Viernes Santo, el Vaticano ha adelnatado al Lunes Santo la celebración de un misa con motivo del quinto aniversario del fallecimiento de Juan Pablo II, que será presidida por Benedicto XVI.

Actualizado 24 marzo 2010

R.B./ReL

El 29 de marzo, a las 18 horas, Benedicto XVI presidirá en la Basílica Vaticana la santa misa en el quinto aniversario del fallecimiento de Juan Pablo II, según ha anunciado monseñor Guido Marini, maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias.

En realidad, Karol Wojtyla falleció el 2 de abril de 2005, pero en este año la fecha cae en Viernes Santo, motivo por el cual la misa de sufrago del Sumo Pontífice se ha anticipado al Lunes Santo.

Durante la oración de los fieles de esa celebración eucarística, está previsto que se eleve en polaco esta súplica: «Por el venerable Papa Juan Pablo II, que ha servido a la Iglesia hasta el límite de sus fuerzas: para que desde el cielo interceda para infundir la esperanza que se realiza plenamente participando en la gloria de la resurrección».

También se rezará en alemán por Benedicto XVI «para que siga, tras las huellas de Pedro, desempeñando su ministerio con perseverante mansedumbre y firmeza para confirmar a los hermanos», informa Zenit.

En español se rezará después «por quienes estamos reunidos para recordar al Papa Juan Pablo II: para que sepamos amar y servir a la Iglesia como él la amó y sirvió, dando testimonio de la fe en Dios y ofreciendo su amor a todos».

El «Equipo A» de la JMJ

TODOS TRABAJARÁN DESINTERESADAMENTE

Un empresario, un astrofísico, un coronel, varios sacerdotes… el «Equipo A» de la JMJ

Monseñor Franco, coordinador general de la JMJ y obispo auxiliar de Madrid, ha presentado públicamente a su equipo, formado por ocho personas, cuatro sacerdotes y cuatro laicos. Todos realizarán su labor sin contraprestación económica.

Actualizado 24 marzo 2010

R.R./ReL

A diferencia de otras JMJ, los miembros del Comité Organizador ofrecen su colaboración con carácter voluntario, sin contraprestación económica, y todos ellos tienen una contrastada experiencia profesional.

El Comité cuenta con los siguientes miembros:

Gregorio Roldán, secretario general y encargado de la acogida, fue uno de los organizadores del encuentro de Juan Pablo II con jóvenes madrileños en Cuatro Vientos en 2003.

Joaquín Díaz, director de Logística. Es coronel de aviación con gran experiencia en coordinación de equipos y en organización de eventos.

Javier Cremades, director de los Actos Centrales. Cremades es sacerdote del Opus Dei y ha sido capellán de varias facultades de la Universidad Complutense de Madrid, y actualmente rector de la iglesia del Espíritu Santo.

Ángel Matesanz, sacerdote de la diócesis de Madrid, responsable de la preparación pastoral, es doctor en Teología con especialidad en Catequética.

Félix Carbó, responsable del programa cultural de la JMJ. Empresario con una dilatada carrera profesional, recientemente ha publicado el libro “El Pórtico de la Gloria, y es el comisario de la exposición del mismo nombre en Santiago de Compostela.

Javier Igea, sacerdote madrileño licenciado en Teología por la Universidad Gregoriana y doctor en Astrofísica por la Universidad de Nueva York, es responsable de las actividades relacionadas con la JMJ en el resto de España.

Fernando Giménez Barriocanal, director financiero de la JMJ, es decano de Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid y vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española.

Yago de la Cierva, director de comunicación de la JMJ, es periodista con una amplia experiencia en información televisiva sobre la Iglesia, y profesor de comunicación de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz.

Monseñor César Franco se refirió también a la próxima visita que realizará el Papa a tierras españolas en noviembre de 2010, y que supone una gran alegría para toda la Iglesia española: «Sin duda será muy positiva y preparará para la JMJ de Madrid».

Monseñor Franco ha actualizado los datos disponibles sobre la JMJ y ha explicado que el primer departamento que se ha constituido ha sido el de Comunicación. En la sesión estaban presentes los responsables de las áreas de Medios, Web, Redes, Marketing, Voluntarios, Contenidos, Patrocinios y Coordinación, como se ve en la foto adjunta.

Posibilidad de crear una nueva diócesis para Medjugorje

LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN CUENTA CON LAICOS

El Vaticano podría barajar la posibilidad de crear una nueva diócesis para Medjugorje


El santuario de Medjugorje, al que acuden cada año millones de peregrinos, se ha convertido en uno de los más visitados del mundo. Dentro de los planes de la comisión investigadora, podría estar el de la configuración de una dióceiss exclusiva para el santuario. En todo caso, la última palabra sobre las supuestas apariciones la tendrá Doctrina de la Fe.

Actualizado 24 marzo 2010

Mar Velasco/La Razón

La institución de una comisión internacional de investigación y la posible creación de una nueva diócesis son señales significativas del interés del Vaticano en tomar cartas en la cuestión de Medjugorje.  Roma  indaga  las apariciones que mueven a millones de peregrinos hacia un pequeño rincón de Europa donde, desde hace veinte años, seis videntes reciben mensajes de la Virgen que alientan la fe católica en una zona castigada. Pero no será esta comisión la que tome una decisión definitiva, sino que remitirá su trabajo a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que tendrá la última palabra.

Aunque el Vaticano no se ha pronunciado sobre los integrantes de la comisión, fuentes consultadas han revelado que entre los miembros se encuentran los cardenales Puljic, arzobispo de Sarajevo; Bozanic, arzobispo de Zagabria y el emérito Julián Herranz. También formaría parte de la comisión el jesuita y psicólogo francés Tony Anatrella y otros expertos en mariología, varios de ellos laicos.  Pero la noticia más significativa  es, sin duda, la ausencia en esta lista del actual obispo de Mostar, Ratko Peric, convencido de la «no sobrenaturalidad» del fenómeno. Según el vaticanista Andrea Tornielli, la Santa Sede está estudiando, además, la posibilidad de crear una nueva pequeña diócesis que incluiría  a Medjugorje en su territorio, sustrayendo así el santuario a la diócesis de Mostar y a su obispo, Ratko Peric, contrario a las apariciones, como también lo fue en su día el obispo Zanic, que pastoreaba la diócesis en la etapa de las primeras apariciones y que consideraba a Medjugorje «el mayor fraude de la historia de la Iglesia». Sin embargo, según varios testimonios, el entonces Papa Juan Pablo II estaba convencido de su autenticidad.  Al parecer, el pasado mes de septiembre la decisión de crear una nueva diócesis estaba pendiente de ser tomada, pero fue retrasada a causa de la oposición del propio Peric.

¿Un veredicto definitivo?
Jesús García, periodista y autor del único libro sobre el fenómeno publicado en España («Medjugorje», editado por LibrosLibres), considera positivo que se haya apartado al obispo local de la comisión de investigación: «Monseñor Peric, obispo de Mostar, es un excelente obispo para una realidad tan complicada como es la de la Iglesia en Bosnia y Herzegovina, pero en el tema de Medjugorje se mezclan algunos asuntos históricos que hacen aconsejable estudiar el caso con algo más de perspectiva que la meramente local», asegura, al tiempo que propone a Medjugorje como un «modelo de parroquia», donde los sacramentos son el auténtico centro de la vida espiritual.

Aunque muchos fieles aguardan un veredicto  rápido y concluyente sobre la cuestión de las apariciones,  es difícil que la Congregación para la Doctrina de la Fe emita una palabra definitiva acerca de la sobrenaturalidad de los fenómenos que se han vivido y se siguen viviendo en Medjugorje. No es costumbre de  la Santa Sede pronunciarse sobre presuntas apariciones en curso: «El único movimiento posible», sostiene Tornielli, «es recordar, en términos más claros, lo que ya hicieron los obispos yugoslavos en su día, es decir, que no consta la sobrenaturalidad, pero que podría ser aceptada en un futuro y dar a entender, al mismo tiempo, que no hay pruebas ni indicio de fraude o hechos diabólicos, como afirman algunos».

La conversión de un ex gay

«SOY FRUTO DE MI BIOGRAFÍA Y DEL AMOR DE DIOS»

La conversión de un ex gay: «La primera vez que sentí a Dios como Padre me sobrecogió»


Una vez descrito el «submundo gay» con toda su crudeza, la segunda parte del relato de Pablo es un recorrido por el proceso «largo y doloroso» que le ha llevado a recuperarse «de las heridas de la experiencia gay». Pablo, de haberlo sabido, «nunca hubiera elegido este camino de espinas», pero, reconoce, «soy fruto de mi biografía y del amor de Dios por mí».

Actualizado 24 marzo 2010

Nicolás de Cárdenas/ReL

La publicación de la primera parte del testimonio de Pablo, un hombre que vivió largos años como homosexual, ha supuesto un reguero de especulaciones entre los lectores de ReL sobre la autenticidad de sus opiniones, e, incluso, de su misma existencia a tenor de la foto utilizada. La importancia de esta experiencia vital y nuestra intención de compartirla cuanto antes con nuestros lectores, nos llevó a utilizar una imagen alegórica al no disponer en ese momento de la propia de Pablo. Pues ya está aquí su imagen real, aunque con su identidad protegida.

A lo que no da la espalda Pablo es a su futuro, a la esperanza que llena su vida en la actualidad, tras un camino de conversión que fue madurando con el tiempo y que se vió reforzado por la ayuda de especialistas.

«Soy un afortunado»
Quejoso, Pablo reconoce que «si de adolescente hubiera tenido la ayuda oportuna (de mis padres, educadores, amigos, profesionales) me hubiera evitado una historia de sufrimiento y degradación y hubiera salido adelante en poco tiempo y con facilidad». Sin embargo, asegura, «no fue mi caso y veo que a pesar de eso soy un afortunado, pues la mayoría de las personas con tendencia homosexual, sin esta ayuda, están condenados a vivir una vida con un estilo insano que no respeta a la persona».

El padre como modelo
Durante su infancia, Pablo «lograba mucha empatía con las niñas», mientras que no se terminaba de sentir integrado en el mundo varonil, sin llegar a ser nunca un niño con usos o dejes afeminados, hasta el punto de que «tampoco sufrí exclusiones por parte de nadie», dice. Sin embargo, tiene asumido que «me faltó un impulso externo que me sacara del mundo femenino y me introdujera en el masculino. Mi padre, enfermo y de carácter reservado, no fue un modelo que yo aceptara como digno de imitar, ni me apoyaba en mis proyectos o en mi día a día».

Doble vida
Pese a esas circunstancias, que identifica como raíz de las carencias afectivas que desembocaron en el comportamiento homosexual, Pablo tuvo algunas novias tras algún contacto homosexual en su primera juventud, aunque no mantuvo relaciones sexuales con ellas. De esta manera, asegura, «llevaba dos vidas: una donde honradamente intentaba llevar una relación seria, y otra, en la que intentaba curar mis heridas afectivas, de identificación, a través del contacto con hombres». Y añade: «en cada encuentro, ya fuera por encontrarme con hombres más experimentados que yo, ya fuera por mi curiosidad, iba un paso más allá en las experiencias que adquiría». Pablo ya había entrado en una espiral de la que le ha costado mucho salir.

Dios a la medida
A pesar de todo, «intenté compaginar mis creencias religiosas con mi situación y hasta estuve en asociaciones gay que se autodenominaban cristianas», asegura Pablo. «Duré poco: a la queja continua contra la sociedad por supuestas discriminaciones y homofobias hacia el sector gay, se unía la rebelión contra la Iglesia. (…) Del odio a la Iglesia se pasaba automáticamente a una desfiguración de Dios, que acababa siendo un ser a nuestra medida».

Madre Teresa y Juan Pablo II
En esa circunstancia, estuvo acudiendo a misa durante 15 años «por costumbre» pero «alejado de los sacramentos». La «profunda admiración» por las figuras de la santa Teresa de Calcuta y del venerable Juan Pablo II, hicieron que no cortara radicalmente con su fe: «Aunque para los gays fuera éste el enemigo número uno, yo veía en ambos una coherencia en palabras y obras que me producía un gran respeto».

Saunas, bares, parques, baños: insaciable
Pero, reconoce, «como quien no actúa como piensa acaba pensando como actúa, me fui metiendo más y más en el mundo gay». Así, primero frecuentó «saunas -por el anonimato-; más tarde pasé por bares, parques, baños de grandes almacenes, discotecas, cuartos oscuros…». En todo ese periplo iba experimentando nuevas cosas, pero algo fallaba: «Nunca estaba satisfecho».

Aún más, asegura: «Era un círculo vicioso, necesitaba más: identificarme con un hombre, conocer el hombre de mis sueños; a la vez esa relación nunca podría existir porque es un pensamiento absolutamente neurótico. No podía buscar fuera de mí lo que estaba dentro de mí: mi masculinidad. Nunca nadie jamás me iba a poder saciar».

Preguntas
El vertiginoso mundo ausente de afectos, valga la paradoja, llenaba a Pablo de vacío e insatisfacción. En esa circunstancia «es muy fácil dejarse llevar y no hacerse preguntas. Pero en mi caso se me empezaron a agolpar. Y esa fue mi salvación». Su salvación, y el comienzo de un proceso que reconoce como «durísimo» pero que «no cambiaría por nada del mundo».

Algunas de las preguntas que se le acumulaban eran: «¿Por qué no hay sinceridad en el submundo gay? ¿Por qué una pareja no sacia? ¿Por qué la gente arriesga su salud por un polvo? ¿Por qué esa continua amargura, ese sarcasmo, esa intolerancia? ¿Por qué si charlas y te lo pasas bien ante una copa no vuelves a ver a la persona, aunque te dé el teléfono? ¿Y por qué tampoco lo ves si tras la conversación el sexo es satisfactorio? ¿por qué esa superficialidad y esa hipocresía?».

Por encima de estas preguntas, Pablo también observaba «que ese no era solo mi caso: era y es el caso de todos los gays que he conocido y que conozco. De todos. No podía ser casualidad que todas esas vidas fueran una vida con pequeñas variaciones. Había algo que no me cuadraba».

Sin fórmulas mágicas
Pablo aún se lo pregunta pero la respuesta puede estar en el dicho: «el que tuvo, retuvo». A pesar de que «mi relación con Dios estaba rota», Pablo decidió entrar a formar parte de un grupo en una parroquia. Allí, recuerda, «encontré gente que me escuchaba y rezaba por mí». Y las contradicciones, como las preguntas, se amontonaban. Por una parte, «no podía dejar la vida gay» y «la cosa iba a más: estimulantes, sexo en grupo…». Por la otra, «veía que “eso ” no era lo que yo quería».

A esto se sumaba cierta incomprensión, incluso de la gente de bien, que «no comprende el hecho homosexual» y a la que lo desconocido, le produce rechazo. «Ese fue un punto de lucha importante», recuerda Pablo: «Dar a entender a los demás que nadie tenía que darme fórmulas mágicas (las mujeres) ni desconfiar (los hombres). Lo que realmente podían hacer por mí era estar allí, conmigo, rezar mucho por mí», explica.

Perdonar y perdonarse, ayuda
Aquél distanciamiento afectivo de su padre, referido al inicio de este testimonio era más importante de lo que podía haber sospechado. «Había estado emocionalmente ausente de mi vida y yo lo había juzgado y rechazado» como modelo, recuerda Pablo. Pero un amigo, le recomendó que hablara con él y le pidiera perdón. «¿Perdón yo a él? ¡Si acaso debería ser al revés!» espetó Pablo a su consejero, aunque admite que tenía razón. «Yo no tenía ningún derecho a construirme mi padre a mi medida, a exigirle que fuera diferente, como yo lo deseaba, como lo hubiera necesitado», asegura, al tiempo que explica con alegría que su relación ha evolucionado desde la indiferencia a «que hoy sea mi padre, la persona más importante de mi vida».

«Sentí a Dios como Padre»
Ese distanciamiento de su padre, están en la base de toda la experiencia vital de Pablo y él lo expresa con total claridad: «El rechazo a mi padre de la tierra tuvo una consecuencia inmediata: el rechazo al Padre, a Dios-Padre. Un día, harto de todo, me metí en el primer lugar gay que pillé. No lo conocía y resultó ser un local de sadomasoquismo. Después de ver lo que había, salí casi vomitando. Poco antes de llegar a casa, llorando y asqueado, me enfrenté por desesperación a Dios. Y fue allí, en mitad de la calle y de la noche, la primera vez en mi vida en que sentí a Dios como Padre. Fue algo que me sobrecogió».

«Sanar como hombre»
Esa experiencia fue definitiva. Tal como la revelación a Saulo de Tarso en el camino de Damasco. El mismo que adoptó el nombre de Pablo y extendió la fe en Cristo hasta la muerte.

Nuestro Pablo, que explica que «no era ni es mi objetivo salir de la homosexualidad para entrar en una heterosexualidad herida, sino sanar como hombre en todas las facetas de mi persona: cuerpo, mente y espíritu», comenzó a leer títulos como « Homosexualidad y esperanza», «Comprender y sanar la homosexualidad», «Quiero dejar de ser homosexual: casos reales de terapia reparativa» y «Cómo prevenir la homosexualidad: los hijos y la confusión de género». Además, empezó a trabajar «a fondo, y me están ayudando muchísimo, cada día más» a través de las webs Es posible la esperanza, Narth y Courage Latino.

Sin embargo, ese deseo de «sanar como hombre» no es trabajo de un día. «Mi vida estaba tan enraizada en las prácticas homosexuales, que me era muy difícil, tan difícil como que me ha constado tres años de análisis y trabajo de mis heridas, de llorar, de gritar pidiendo ayuda, de, a veces, desesperarme y querer tirar la toalla». Pero ese trabajo, ha sido tan «exhaustivo» como «imprescindible» para ayudar a Pablo «no sólo a conocerme a mí, sino a conocer, comprender y amar a los demás».

La última oportunidad
Porque la tarea titánica no sólo se trataba de reorganizar su interior, sus afectos y sus deseos, sino de aprender de nuevo a tener una vida social en un contexto alejado de lo que Pablo ha definido reiteradamente como el submundo gay. Además, y pese al reconocido beneficio de esas lecturas y páginas de Internet, Pablo se enfrentaba a una avalancha de información que era incapaz de procesar: «Fui cayendo en la autodestrucción psíquica y física» y pensaba: «Dios no me quiere. Sí que me quiere pero yo no Le correspondo. yo no Le quiero. No me merezco Su amor». Era, asegura, «un proceso lógico dentro de mi estado».

En esa situación casi insostenible, un amigo le recomendó acudir a a un profesional especialista en terapia reparadora «y que apostara mi vida a dos cartas: a dios y a ese psicólogo». «Me entró un miedo atroz», reconoce, «¡Pero no me quedaba otra! Era una lucha a vida o muerte, quizá mi última oportunidad. Lo recé y decidí hacerlo».

«Ser el patrón de mi barco»
Pablo tiene un objetivo desde que comenzó la terapia: «Ser feliz, ser el patrón de mi barco, no ir a la deriva de mis impulsos y mis heridas» y su castidad actual es fruto de ello. Ha reorganizado su vida, desde las cosas más básicas como respetar las horas necesarias de sueño. «Tras sólo seis meses, veo que estoy redescubriéndome como persona, en mis aspectos positivos y negativos. Pero ambos aspectos forman parte de mi ser: ese soy yo. Y estoy aprendiendo a quererme como Dios me quiere: como soy», asegura Pablo.

«Castidad gozosa»
Así, Pablo mira al futuro con gran esperanza: «Tengo un mundo nuevo ante mis ojos. Y como resultado de todo ello estoy viviendo una castidad gozosa, positiva, afirmativa». «La atracción por los hombres se ha reducido hasta casi desaparecer», asegura Pablo, que concluye: «Todo este proceso largo, doloroso, ha valido toda la pena». Eso, a pesar de que «de haberlo sabido al principio, jamás hubiera elegido este camino de espinas». Pero no reniega de sí mismo: «Soy el fruto de mi biografía y del amor de Dios por mí, de su misericordia infinita».

Cuatro lecciones
De toda su experiencia, Pablo extrae cuatro lecciones muy significativas:

  1. «Salir de nosotros mismos, dejar atrás nuestro egoísmo, nuestro narcisismo, es algo que nos puede hacer mucho bien».
  2. «La homosexualidad es una de las consecuencias de heridas afectivas concretas; otra persona con las mismas heridas puede no sufrir consecuencias o que estas sean de otro cariz.»
  3. «Las heridas afectivas no son un coto privado de nadie. Soy un privilegiado por poderlas haber visto y haber podido hacer algo con ellas, en lugar de pensar que «eso» es lo máximo que tiene preparada la vida para mí».
  4. «Que a veces necesitamos maestros y guías que nos enseñen a amar y perdonar».

Y una conclusión
Dice Pablo: «Si yo he salido adelante, cualquiera puede hacerlo. Cualquiera que lo quiera de verdad, que busque los medios, que confíe en Dios y que se deje ayudar. Está en tu mano tu felicidad: ¡no la dejes escapar!». Y presta su ayuda, para quien quiera tomar la mano que ofrece, a través de este correo electrónico: un.testimonio@hotmail.com

Porque, como dice una canción de la cantante Rosana, que le causó un gran impacto a Pablo: «Tengo miedo de que el miedo, te eche un pulso y pueda más, No te rindas, no te sientes a esperar…»

Martirio de un matrimonio católico en Pakistán

ÉL FUE QUEMADO Y ELLA VIOLADA

El terrible martirio de un matrimonio católico en Pakistán que se negó a abrazar el Islam


Frente al rechazo de convertirse al Islam, una pareja de esposos cristianos de Paquistán ha sufrido terribles violencias: él fue quemado vivo, ella violada por la Policía. Las torturas sucedieron por negarse a convertirse al Islam como le exigía su jefe.

Actualizado 23 marzo 2010

La agencia Asia News informa sobre este terrible episodio sucedido en Rawalpindi, poco lejos de la capital paquistaní, Islamabad, donde el matrimonio cristiano trabajaba en las dependencias de un rico hombre de negocios musulmán, fue sometida a torturas ante sus tres hijos, de edad comprendida entre los 7 y los 12 años, por un grupo de fundamentalistas apoyados por la Policía.

El episodio sucedió el pasado viernes, 19 marzo, en la propiedad de Sheikh Mohammad Sultan, donde Arshed y Martha Masih trabajaban como chófer y como limpiadora, y vivían con sus hijos. En enero, los líderes religiosos locales y el dueño impusieron a toda la familia la conversión al Islam. Frente al rechazo de los Masih, los fundamentalistas les prometieron «consecuencias terribles».

Arshed Masih propuso abandonar el trabajo y la casa, pero Sultan aseguró que en este caso le habría «matado».

La semana pasada unos ladrones irrumpieron en la propiedad de Sheikh Mohammad Sultan, robando 500.000 rupias (unos 6.000 dólares). La policía abrió una investigación, pero no inscribió al matrimonio en el registro de los sospechosos. Con todo Sultan propuso no hacer recaer las acusaciones contra los Masih en el caso de que se convirtiesen al Islam, añadiendo que de lo contrario «no verían más a sus hijos».

Los Masih rechazaron de nuevo la conversión, y el viernes pasado tuvo lugar la tragedia. Arshed, 38 años, está ahora ingresado con quemaduras en el 80% de su cuerpo tras haber sido quemado vivo. Según los médicos «no sobrevivirá». La mujer Martha, según informan fuentes locales a AsiaNews, «fue violada por los agentes» y se encuentra también hospitalizada, en el Holy Family Hospital de Rawalpindi.

El Gobierno del Punjab ha ordenado una investigación sobre lo sucedido. «Los culpables serán arrestados», ha declarado Rana Sanaullah, ministro de Justicia del Gobierno local. Tras el episodio, diversas organizaciones cristianas en Rawalpindi y Lahore han convocado para hoy una serie de manifestaciones de protesta.

La mujer que sigue los pasos de Eduardo Verástegui

AMBOS COMPARTEN ALGO BELLÍSIMO

Karyme Lozano, la mujer que sigue los pasos de Eduardo Verástegui


Karyme Lozano es una conocida actriz mexicana de telenovelas. Desde hace un tiempo y siguiendo el ejemplo de su amigo Eduardo Verástegui, con quien sirve en la organización «Manto de Guadalupe», ha decidido vivir la abstinencia sexual, que considera «algo bellísimo que yo no conocía antes».

Actualizado 23 marzo 2010

En una entrevista concedida al diario puertorriqueño Nuevo Día, Lozano relata que antes «yo me reía y me burlaba de la castidad, pero ahora Dios ha hecho milagros en mi vida. Dios existe y obra milagros todos los días, lo que pasa es que no queremos verlo a veces».

Seguidamente comentó su admiración por Verástegui, quien ya lleva seis años de abstinencia sexual. «Cuando yo lo veo y siento esa paz que tiene, esa tranquilidad que le viene desde muy adentro, yo me pregunté: ¿qué tiene él? Yo quiero tenerlo», recoge ACI.

«He descubierto en la abstinencia algo bellísimo que yo no conocía antes. Me he dado cuenta que no tengo drama en mi vida ahora. Quisiera que cuando encuentre al hombre ideal, que sea el hombre de mi vida, casarme y que sea para siempre», señaló.

Lozano también ha dicho estar en contra del aborto, así como decidida a ayudar a las mujeres embarazadas a acoger la vida de sus bebés. Hace unos días Karyme Lozano participó junto a Eduardo Verástegui en un gran evento en Guatemala en el que siete mil jóvenes entre 12 y 25 años prometieron vivir la castidad. En ese encuentro la actriz compartió su experiencia de conversión y su firme decisión de vivir cristianamente, de acuerdo a las enseñanzas de la Iglesia.

Milka, Ivan, y las videntes desconocidas de Fátima

Actualizado 30 enero 2010

Una pequeña lesión en el brazo aumenta mi torpeza frente al teclado, lo cual no quita para que me sigan llegando noticias desde Medjugorje, traídas casi siempre en la maleta de un peregrino audaz o en la memoria de un sacerdote desubicado por lo que ha conocido.

De todos modos, teniendo el brazo escayolado, mi propósito hoy no es otro que responder a una pregunta de un lector sobre el fenómeno del que en este blog se escribe:

¿Qué ha pasado con aquellos dos muchachos que dijeron ver a la Virgen María el primer día y que no volvieron a verla los siguientes?

Se llaman Milka e Ivan, y viven ambos en Medjugorje. Ellos no ven el no haber tenido más apariciones como una ‘maldición’ o una pena, sino que al contrario, viven muy felices por haber tenido ese don un día de su vida. Y seguramente también, aliviados por haberse visto eximidos o relegados de llevar la cruz que supone ser vidente…

Antes de que nadie empiece a torcer el gesto en esta especie de juego del escondite de la Virgen María con éstos dos videntes, conviene recuperar de un libro firmado por Javier Paredes, titulado Santos de pantalón corto ( Homo Legens ) una anécdota curiosa sobre la vida de los videntes de Fátima.

Resulta que las apariciones de las que fueron testigos en 1917 Lucia, Jacinta y Francisco, comenzaron dos años antes con las apariciones de un ángel, el Ángel de Portugal, dijo, que en tres apariciones en 1915 y en otras tres más a lo largo de 1916, se supone que fue preparando a los videntes para el encuentro culminante con la Virgen María para ser los portadores de una gracia de Dios muy especial.

Pero resulta que los tres primeros videntes del ángel, en 1915, no fueron Lucía, Jacinta y Francisco, sino Lucía y dos amigas suyas de la misma edad.

Sin embargo, por lo que fuese, el ángel –que actúa por mandato de Dios, no va por libre- fue cambiando de destinatarios de sus apariciones, y finalmente optó por Jacinta y Francisco pasando al anonimato aquellas dos amigas de Lucía que le vieron antes que los ya beatos. Les pasó lo que a Milka Pavlovic e Ivan Ivankovic.

La verdad es que escarbando entre la historia, en los pequeños y más nimios detalles de otros fenómenos de apariciones, se encuentran cosillas como estas que, sin querer decir nada a favor de la autenticidad de las de Medjugorje, sí que responden por sí solas a éstas cuestiones.

Toda esta información, en ocasiones sorprendente, está ahí. Solo hay que interesarse por ella, y en muchas ocasiones eliminan dudas y cuestiones sobre el fenómeno de Medjugorje o similares como el de El Escorial, Garabandal, Ezkioga, Umbe… Una de las cosas que yo he aprendido gracias al estudio de ellas, es que el fenómeno de las apariciones no tiene un patrón común. No son Lourdes y Fátima y lo que se salga de ahí no cuenta. Pocas cosas son las que unen unas apariciones de otras (hablo de apariciones auténticas, reconocidas o no por la Iglesia): Los videntes siempre son gente humilde; los videntes siempre son perseguidos, en ocasiones machacados; la síntesis del mensaje es siempre la misma (oración, conversión, penitencia, Iglesia); los frutos son buenos. Estas cuatro mínimas se dieron en Fátima, donde los niños fueron machacados por la autoridad eclesial competente; en Lourdes, donde pocas veces una vidente ha sufrido tanto como sufrió Bernadette; en La Salette, donde sus dos videntes no acabaron teniendo precisamente una vida ejemplar; en Laus, en Ámsterdam, en Kibeho, en tantas partes…

Categorías:Mundo, Religión, Testimonios
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 168 seguidores